Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
Miguel Olagüe Roncal, de 74 años

La Audiencia deja libre antes del juicio al autor de la mayor estafa piramidal en Navarra

Ordenó la excarcelación del exasesor fiscal Miguel Olagüe Roncal, de 74 años y que ha pasado 2 años en prisión preventiva, al no apreciar riesgo de fuga

Enrique Conde / Patxi Cascante - Lunes, 22 de Enero de 2018 - Actualizado a las 06:10h

Acceso al centro penitenciario de Pamplona, en la colina de Santa Lucía.

Acceso al centro penitenciario de Pamplona, en la colina de Santa Lucía. (Patxi Cascante)

Galería Noticia

Acceso al centro penitenciario de Pamplona, en la colina de Santa Lucía.

pamplona- La Sección Primera de la Audiencia Provincial de Navarra decretó a finales del año pasado la puesta en libertad provisional, con el pasaporte retirado y la obligación de comparecer dos veces al mes en el juzgado, de Miguel José Olagüe Roncal, el exasesor fiscal pamplonés de 75 años que está acusado de haber cometido la mayor estafa piramidal en la historia de Navarra. Habría defraudado 12,9 millones de euros a un total de 50 perjudicados. Olagüe llevaba en prisión preventiva a la espera de juicio desde noviembre de 2015 y hace apenas dos meses la Audiencia celebró una vista para analizar la puesta en libertad que había solicitado su defensa. La Fiscalía y la mayoría de las acusaciones particulares, salvo una, se opusieron a la adopción de dicha medida. Pero la Audiencia decidió que en este momento del proceso, tras haber pasado ya dos años en prisión provisional y que ya no concurre un potencial riesgo de fuga, la medida adecuada era su puesta en libertad con obligación de acudir al juzgado y prohibirle la salida del Estado español.

La Sección Primera, en una resolución en la que es ponente la magistrada Begoña Argal y que firman la presidenta Esther Erice y el magistrado José Julián Huarte, recuerda que la prisión preventiva fue la medida adoptada en su momento teniendo en cuenta la gravedad tanto del delito indiciariamente perpetrado como de la pena que se le pudiera imponer al acusado. Se adoptaba esa medida para garantizar su presencia a disposición del tribunal. Pero ahora, cuando ya no se puede celebrar el juicio antes de que expire el plazo de dos años en prisión preventiva (el límite temporal que fija la ley y que para prolongarlo es necesario que lo acuerde el tribunal), “lo que implica conforme a la doctrina constitucional que el riesgo de fuga se ha minimizado, ya no tiene la entidad o gravedad que determinó en su momento la adopción y mantenimiento de la prisión preventiva”.

minoración del riesgoA ello, debe añadirse según la Audiencia, que “además del tiempo ya transcurrido, las circunstancias personales del acusado refuerzan dicha minoración del riesgo, teniendo en cuenta que lleva ya dos años en prisión preventiva, tiene 74 años, arraigo familiar, y la gravedad de la pena que se le puede imponer por razón del delito ya la conocía cuando se autoinculpó y estuvo en libertad durante un mes y medio sin que se sustrajera a la acción de la justicia. Además, “en atención a la naturaleza del delito imputado y a la vista de que el medio con el que presuntamente se cometió el delito ya no existe, no se revela en estos momentos la existencia de un riesgo de reiteración delictiva y ya no concurren los riesgos por los que se decretó la prisión”.

LE PIDEN OCHO AÑOS DE PRISIÓNEn el escrito de acusación que presentó la Fiscalía por este caso solicita ocho años de prisión para el exasesor fiscal pamplonés por idear la mayor estafa piramidal de Navarra con un total de 50 perjudicados. El acusado se autoinculpó en el juzgado, dijo que había perdido todos sus ahorros al intentar devolver los altos intereses que había prometido a los inversores y no encontrar nuevos y que, una vez que eso ocurrió, el asunto se le fue de las manos e incluso había llegado a recibir amenazas personales de alguno de los denunciantes, que habían confiado en él sus ahorros debido a que les había asesorado durante años en sus negocios. La situación se truncó de tal manera con la pérdida de nuevos inversores que llegaron las deudas y la falta de liquidez y, como expuso la juez al terminar la instrucción, “acabó la situación con el cese de abonos de intereses y sin devolución de la cantidad principal entregada”. El auto en el que se ordenó el señalamiento para juicio añadía que el hecho de que existieran devoluciones parciales a algunos de los inversores, “reforzaba la credibilidad en la fiabilidad de las inversiones”.

La juez instructora cifra en 12,9 millones de euros de pérdidas a los particulares, la mayoría de los cuales acudía a Olagüe con grandes cantidades de dinero en metálico ante la promesa de recibir generosos intereses por su inversión, que luego, después de casi dos décadas en algunos de los casos, resultó ficticia. El Ministerio Público entiende que Olagüe es autor de un delito continuado de estafa en concurso medial con un delito continuado de falsedad en documento mercantil, pero también entiende que las hijas de Olagüe son cooperadoras necesarias en la estafa, ya que como manifestaron algunos de los inversores, cuando el padre se encontraba de vacaciones, entregaban el dinero a sus hijas en la asesoría en la que trabajaban. Para las dos hijas del principal acusado la Fiscalía reclama cinco años de cárcel. La juez instructora veía también conducta delictiva en las dos hijas de Olagüe, “que colaboraban en la actuación llevada a cabo por su padre y explicaban a los interesados el objeto de la inversión”. intereses por encima del mercado.