Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

La segunda final

Por Juan Luis Arnedillo - Martes, 23 de Enero de 2018 - Actualizado a las 06:10h

Galería Noticia

Remitiéndome a las palabras del seleccionador Jordi Ribera, España disputa esta tarde su segunda final. Tras superar con nota la primera ante Macedonia (31-20) en la inauguración de la ronda principal del Europeo de Croacia, ahora se mide a una Eslovenia a la que se le agotaron gran parte de sus opciones de meterse en semifinales después de caer contra Dinamarca (31-28). Una buena noticia para los Hispanos, aunque también un arma de doble filo, puesto que los eslovenos ya no tienen nada que perder y sí mucho que ganar.

La selección de Jordi Ribera tiene la imperiosa necesidad de ganar hoy para afrontar su duelo de mañana contra Alemania con las máximas garantías de seguir aspirando a la lucha por las medallas, aunque una derrota no le apartaría definitivamente de la pelea por los metales. Y es aquí cuando puede tener influencia el nuevo formato de competición que ha instaurado la EHF en la presente edición del Europeo y con el que no estoy muy de acuerdo. Porque a España, por pasar a la segunda fase como primera de grupo, le han venido muy bien los tres días de descanso entre su partido contra Dinamarca, disputado el miércoles, y el del pasado domingo contra Macedonia, pero ahora le toca afrontar dos choques decisivos distanciados por poco más de 24 horas. Una locura en campeonatos de semejante exigencia. Muy poco margen para la recuperación, fundamental en un torneo de calendario tan comprimido como el de un Europeo. Por eso, me muestro más partidario del anterior formato, con jornadas de tres partidos en la segunda fase (no de dos, como está ocurriendo en Croacia), porque creo que generan una mayor igualdad entre las selecciones participantes al respetar con mayor escrupulosidad los descansos de los jugadores entre compromiso y compromiso.

Pero como esto es lo que hay, a España le toca jugar esta tarde contra Eslovenia, ante la que deberá aplicar la misma receta que frente a Macedonia: una buena defensa y transiciones veloces. Ayudó a ello la soberbia actuación de Gonzalo Pérez de Vargas en la portería. De hecho, si no llega a ser por él, Eduardo Gurbindo se habría llevado el MVP de un partido en el que se destapó con seis goles. El otro navarro del equipo, Iosu Goñi, no jugó por decisión técnica, pero ha aceptado con naturalidad su rol de ayudar cuando se lo pidan. Está preparado para jugar cuando se lo digan y así también se aporta.

El autor es técnico navarro de la Federación Española de Balonmano

Herramientas de Contenido