Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
Editorial DE DIARIO DE NOTICIAS

Preservar el dictamen de las urnas

La dinámica autodestructiva de Podemos continúa al alza, pues Pérez responde a su suspensión cautelar con el anuncio de una denuncia penal. Cabe exigir que las cuitas personalistas no menoscaben la fortaleza del cambio

Martes, 23 de Enero de 2018 - Actualizado a las 06:09h

podemos sigue perseverando contra toda lógica política en una deriva autodestructiva que alcanzó su cénit ayer, siquiera por ahora. Porque difícilmente puede inocularse en la sociedad la percepción de normalidad que intentó trasladar de manera voluntarista la dirección actual a través del portavoz parlamentario Mikel Buil cuando la exsecretaria general del partido, Laura Pérez, se enfrenta a una suspensión cautelar como antesala de la expulsión, acusada nada menos que de una vulneración de índole ética tratándose de una sigla sustentada en la regeneración. Y más cuando la propia exlíder anunció acto seguido acciones legales por sentirse víctima de una campaña de acoso y derribo promovida por el equipo de Eduardo Santos, así como proclamándose depositaria del mandato de los más de 46.000 votantes de Podemos sin expresar ningún viso de acatamiento del proceso disciplinario del que es objeto ni renunciar a sus portavocías, y apelando además a una puesta en común del grupo parlamentario -que continúa bajo su control- en su momento. Llegados a este punto de enconamiento personal con difusión pública, las perspectivas para Pérez desde el punto de vista orgánico se complican, pero el conflicto también amenaza seriamente la operatividad del Parlamento vigente, de hecho, hasta la presidencia de la oficialista Ainhoa Aznárez podría quedar en entredicho en función de la evolución de los acontecimientos en el seno del grupo de Podemos en la Cámara. El tripartito opositor UPN-PSN-PP se apresuró ayer a felicitarse ante la sola posibilidad de que el barullo en uno de los cuatro pilares del Gobierno de Barkos acabe desestabilizándolo, una expectativa remota en tanto que los siete parlamentarios de Podemos se comprometieron con el cambio con la misma vehemencia que los otros 19, si bien cabría despejar del horizonte y con la debida contundencia cualquier incertidumbre en aras a preservar el acuerdo programático pero especialmente el dictamen de las urnas. Más allá de que Podemos, en todos sus estratos de responsabilidad, debe apostar por la pacificación interna de acuerdo a su condición de agente clave asimismo para consolidar el cambio, pues una fuga de voto podría redundar en que UPN retorne a la Diputación. La propia cúpula madrileña tendría que involucrarse para devolver a la sigla a su prometedora posición de partida, anteponiendo a las cuitas personalistas la promoción de políticas eficientes y transparentes para la mayoría social.

Herramientas de Contenido

Más sobre Editorial

ir a Editorial »

Últimas Noticias Multimedia