Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Laura Pérez avala el cambio y anuncia acciones legales contra la dirección de Podemos

Reitera el compromiso de los 26 parlamentarios con el actual Gobierno al margen de coyunturas partidistas

Prioriza el “mandato popular” de los votos frente a las decisiones del partido

A. Irisarri / Javier Bergasa - Martes, 23 de Enero de 2018 - Actualizado a las 06:09h

Laura Pérez, durante una comparecencia tras Mesa y Junta.

Laura Pérez, durante una comparecencia tras Mesa y Junta.

Galería Noticia

Laura Pérez, durante una comparecencia tras Mesa y Junta.

pamplona- Lejos de cerrarse, la brecha abierta en Podemos Navarra tras hacerse público que la dirección del partido tiene la intención de expulsar a Laura Pérez se agrandó ayer un poco más. Lo hizo después de una comparecencia en la que la exsecretaria general de la formación morada dio a entender que no acatará las órdenes del partido, que tiene intención de continuar desempeñando su trabajo parlamentario como hasta ahora y que además emprenderá “las acciones legales necesarias” contra la dirección para defenderse en un caso que, considera, forma parte de una campaña de “acoso y derribo” y cercena el mandato popular respaldado por las 46.000 personas que votaron a Podemos en 2015, cuando Laura Pérez fue cabeza de lista de una plancha que resultó fundamental para propiciar el cambio en Navarra. Un cambio que parece ser el único valor que ambos sectores han coincidido en cuidar, ya que tanto Laura Pérez como Mikel Buil reiteraron que la actual mayoría cuenta con 26 parlamentarios, cuyo compromiso no variará pese a las coyunturas partidistas.

Pérez no se declaró abiertamente en desacato, ni tampoco quiso dar nombres. Pero su versión, por radicalmente opuesta a la que unos minutos antes había ofrecido Mikel Buil (portavoz parlamentario de Podemos después de que Eduardo Santos se hiciese con la dirección del partido en mayo de 2017), bastó para evidenciar un distanciamiento cada vez más preocupante entre dos facciones (una, la de Eduardo Santos y que dirige el partido;y otra, la de Laura Pérez y que tiene mayoría entre los cargos públicos morados de la Cámara) que amenazan con partir el grupo parlamentario.

la estabilidad del cuatripartitoNada dijo Pérez sobre si pasará a formar parte de la bancada de los no adscritos antes de que se resuelva su expediente ni si arrastrará consigo a otros parlamentarios de Podemos, pero si algo dejó claro Laura Pérez con sus declaraciones es que tiene en más estima el “mandato popular” de 2015 que las órdenes de la dirección. “El expediente se enmarca en un contexto de acoso y derribo a quienes, con lealtad al partido y al cuatripartito, hemos mantenido posturas críticas siempre manifestadas a nivel interno y hemos defendido también políticas más rupturistas dentro de Podemos, así como su democracia interna”, precisó Pérez, quien lamentó que en esta ocasión la dirección haya ido “demasiado lejos”, lo que le obliga a “agotar cauces internos y emprender las acciones legales necesarias” para su defensa.

Al margen de todo el embrollo, Laura Pérez trasladó “un mensaje de calma pese a la gravedad de la situación”, y reiteró que su “compromiso, como el de tanta gente que está detrás conmigo, es el de la responsabilidad con el cambio en Navarra, y dicho compromiso sigue intacto”. “No se va a ver amenazada la estabilidad del cuatripartito porque, como hemos dicho siempre, nuestro compromiso es con un acuerdo programático y con nuestro programa político y seguiremos actuando y votando en coherencia con ello”, aseguró.

Es la misma coherencia a la que apeló para dejar claro que seguirá desarrollando su trabajo parlamentario en las comisiones de Hacienda y Relaciones Ciudadanas que tenía asignadas hasta ahora. También en la ponencia sobre la deuda, que preside en el Parlamento y tendrá otra sesión mañana. “Creo que tengo un mandato popular que está respaldado por 46.000 personas y por lo tanto una cuestión interna, que además se ha llevado a cabo sin garantizar el derecho de defensa y sin respetar los procedimientos internos necesarios para ello, no tiene por qué afectar en absoluto a nuestra actividad”, precisó.

Por último, Pérez calificó de “rotundamente falsas” las voces que señalaban la votación en una comisión como el detonante del expediente. En esta sesión, celebrada en junio, Pérez votó para hacer una moratoria del CAP de enseñanza para evitar “el despido de 2.400 profesionales”, pretexto que se ha utilizado para alegar una especie de interés personal por parte de Pérez, que estudia para sacarse este título. Alegó, no obstante, que ella estudia el CAP desde enero de 2017 y que esa moratoria no afectaba para nada en su caso, con el que dijo apoyar “la postura del círculo de Educación” de Podemos y de “la totalidad de los sindicatos de enseñanza”.