Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Sobre Podemos (algunas aclaraciones necesarias)

Por Ricardo Feliu - Martes, 23 de Enero de 2018 - Actualizado a las 06:09h

Galería Noticia

Más allá de las portadas y de los titulares llamativos, más allá de las crónicas que hablan de conflictos y enfrentamiento, existe otro Podemos que conforman el partido real, el del día a día, el de hombres y mujeres apenas conocidos por los medios que con ilusión, altruismo, sin esperar nada a cambio, se

dejan la piel para sacar este proyecto político adelante. Y muchas veces en condiciones difíciles. Ser de Podemos en no pocos pueblos de Navarra es algo que significa estar marcado por los caciques de turno y sus redes clientelares que jalonan nuestro mundo rural, como un recordatorio de que hay lugares en esta nuestra tierra donde la sombra del franquismo todavía es larga y muy oscura.

Todos esos compañeros y compañeras conforman un partido rico, variado, con diferentes sensibilidades, en donde son frecuentes los debates en donde la pasión nos puede (a veces demasiado) pero con unos principios políticos y éticos compartidos. De hecho, un aspecto en el que casi nadie repara es que las diferencias entre los documentos políticos que pugnaron en las últimas primarias son más formales que de fondo. Y los documentos sobre el código ético fueron prácticamente idénticos. Por tanto no se puede hablar de una ruptura o fractura en esa clave cuando ésta no existe.

Como en toda organización, a la de hora de resolver cualquier conflicto, Podemos se ha dotado de unas reglas de juego que todo el mundo debe respetar, desde los militantes de base hasta los cargos públicos, y es la Comisión de Garantías la responsable de su cumplimiento. Este órgano es elegido en las primarias (junto con la Secretaria General y el Consejo Ciudadano) y es completamente independiente. Si cualquier miembro u órgano de Podemos considera que se ha vulnerado el código ético o el reglamento del partido, su obligación es presentar una denuncia ante ese órgano (ya que éste no puede actuar de oficio) para que tome las medidas oportunas en función de la gravedad del asunto. Y esto es muy importante porque la actividad política de Podemos se asienta sobre unos principios éticos y en la denuncia de toda forma de corrupción. Ante la mínima duda o sospecha no se puede cerrar los ojos sino actuar de manera consecuente, siguiendo los pasos establecidos para ello. Sin esos principios, hablar de gobernar para la gente, de abrir las instituciones para que éstas sean más democráticas o del rescate ciudadano se convierte en un ejercicio de retórica cínica.

Y el caso del expediente presentado por el Consejo de Coordinación y la resolución emitida por el Comité de Garantías en el caso de la parlamentaria Laura Pérez no supone ninguna excepción. Una vez que el Comité de Garantías le comunica la resolución de suspensión cautelar de militancia, después de valorar el contenido del expediente, se abre un periodo durante el cual ésta pueda ejercer su legítimo derecho de defensa y presente todas las alegaciones que considere oportunas para que, finalmente, el Comité de Garantías pueda resolver.

Un aspecto que está causando una cierta rumorología, especulaciones e interpretaciones interesadas es el contenido del expediente. Es fundamental preservar esa información por todas las partes implicadas, no solamente porque afecta a la imagen de Podemos sino porque además (y esto es lo más grave) vulnera gravemente el derecho a la defensa de la parlamentaria Laura Pérez, un derecho que hay que proteger siempre en estos casos.

El autor es secretario de Análisis Político de Podemos Navarra