Lluvia de pan en Los Arcos con motivo de San Vicente, con 3.000 porciones y 516 botellas de vino

Las rebanadas se lanzaron desde el balcón consistorial sobre el público congregado

Martes, 23 de Enero de 2018 - Actualizado a las 06:09h

Numerosas personas acudieron a recoger los trozos de pan de San Vicente.

Numerosas personas acudieron a recoger los trozos de pan de San Vicente. (Foto: Maite González)

Galería Noticia

Numerosas personas acudieron a recoger los trozos de pan de San Vicente.

los arcos- Los vecinos y vecinas de Los Arcos celebraron ayer la festividad de San Vicente, en la que volvieron a llover los trozos de pan desde el balcón del ayuntamiento. Así, como manda la tradición, a mediodía se lanzaron cientos de porciones de pan, unas 3.000 aproximadamente, ante el público congregado. Además, se repartieron 516 botellas de vino de bodegas locales.

Tras la aurora a primera hora, la fiesta de San Vicente prosiguió a mediodía con la misa en honor al santo, que presidió Javier Leoz, párroco de San Lorenzo de Pamplona, al encontrase fuera de la localidad el párroco de Los Arcos, Javier Resano.

Después, ya en la casa consistorial de Los Arcos, se bendijo el pan, 375 barras repartidas en unos 3.000 trozos, que después se lanzaron desde el balcón. Los miembros de la corporación municipal de Los Arcos, con el alcalde Javier Chasco a la cabeza, se encargaron de lanzar el pan acompañados de los empleados municipales y de otros vecinos y vecinas. Las barras de pan las elaboraron las panaderías locales Ábrego, Romero, Pan de Los Arcos y El Buen Camino.

Bajo el balcón, numerosas personas acompañaron la tradición recogiendo las porciones. Después, a la entrada del ayuntamiento se repartieron botellas de vino de las bodegas locales Nuestra Señora del Romero, Valcarlos y Fernández de Arcaya.

La tradición de lanzar pan por San Vicente viene de épocas de escasez en las que el Ayuntamiento de la localidad obsequiaba así a sus vecinos y vecinas, recordando de esta manera que al santo le lanzaban pan por debajo de la mesa. - Maite González