Herrera insiste en que la cultura precisa de una financiación “suficiente y estable”

La consejera del Gobierno foral defendió en el Parlamento el Plan Estratégico de Cultura

Ana Oliveira Lizarribar Javier Bergasa - Miércoles, 24 de Enero de 2018 - Actualizado a las 06:09h

pamplona- La consejera de Cultura, Deporte y Turismo del Gobierno de Navarra, Ana Herrera, insistió ayer en que el desarrollo de la cultura “precisa de una financiación pública suficiente y estable”. Este es uno de los principios e ideas-fuerza sobre los que se asienta el Plan Estratégico de Cultura del Ejecutivo foral que la responsable del departamento defendió ante los grupos parlamentarios en una comparecencia realizada a petición propia en la comisión de Cultura de la Cámara foral.

En una intervención en la que vino a reiterar lo que tanto ella como el director general de Cultura, Fernando Pérez, ya dieron a conocer a los medios el pasado 22 de diciembre, la consejera afirmó que este plan pretende “detectar las necesidades culturales en nuestra comunidad, poner en valor los sectores culturales en Navarra y generar una hoja de ruta para la Institución Príncipe de Viana”. Herrera comparó este proyecto con un árbol con raíces, nutrientes y tronco. En cuanto a las raíces, destacó la implicación del Consejo Navarro de Cultura durante todo el proceso, a través de un grupo de trabajo específico;las aportaciones de la ciudadanía, los planes de acción de los cinco servicios de la Dirección General de Cultura y los informes sectoriales de otras legislaturas. Y especificó que durante el proceso de participación llevado a cabo antes de la realización del Plan Estratégico “se recibieron 601 aportaciones de agentes culturales del ámbito público y privado, así como del tercer sector y de la ciudadanía en su conjunto”.

Con estas fuentes, entre abril y junio de 2017 se desarrolló un diagnóstico inicial que entre agosto y septiembre se contrastó y validó en una serie de mesas de trabajo que se celebraron en distintas localidades, “para llegar a todo el territorio”, además de tres laboratorios con expertos. El resultado, o los nutrientes de este árbol, fue un diagnóstico de la situación actual de la cultura y la creatividad que se puede consultar en la web www.gobiernoabierto.navarra.es y que evidenció “los principales retos a los que nos enfrentamos”, de entre los que la consejera subrayó uno: “Considerar a la cultura como un servicio público, y, al mismo tiempo, como un sector de desarrollo económico, lo que implica una mayor consideración y visibilidad del sector cultural”. Dentro de este desafío general, se incluyen otros como la “necesidad de fortalecer la colaboración entre la Dirección General de Cultura y las áreas de Cultura de los Ayuntamientos”, así como “dignificar las condiciones laborales del sector” y “actualizar las competencias profesionales y la generación de oferta de formación adaptada tanto a las necesidades reales del mercado de trabajo como a los nuevos perfiles profesionales”. También se requiere “una mejor distribución de los equipamientos”;un mapa de recursos que “establezca centros de referencia para crear redes”;“superar la atomización del tejido empresarial cultural” y “acercar la oferta cultural al público joven y a las nuevas pautas de consumo cultural”.

Y por fin, el tronco, que viene a ser la política cultural del Gobierno y que, según la consejera, requiere, entre otras cosas, “una necesaria innovación en las formas y los contenidos, con nuevas prácticas que se adapten a una realidad en continua transformación”. Esta estructura central se apoya en una serie de principios, que, además, de la financiación estable, hablan de la diversidad cultural como “principal patrimonio” de Navarra;de una apuesta estratégica por las industrias culturales y creativas y del apoyo a iniciativas culturales que vinculen arte con proyectos de transformación y economía social y de una cultura de proximidad, o lo que es lo mismo, “puesta en valor de las casas de cultura, bibliotecas públicas y demás centros de proximidad”.

Últimas Noticias Multimedia