Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Editorial DE DIARIO DE NOTICIAS

De la ley y la alternativa

En la disputa entre Catalunya y el Estado, Rajoy ha optado por seguir instalado en la simpleza del eslogan a pesar de que esa posición inflexible denota la debilidad de sus argumentos

Miércoles, 24 de Enero de 2018 - Actualizado a las 06:08h

rajoy sigue instalado en la inflexibilidad y la negativa a dialogar en busca de una solución al prolongado conflicto político que vive Catalunya. Su afirmación de que “no hay alternativa a la ley” como respuesta al propósito de JxCat y ERC de proceder a la investidura de Carles Puigdemont alcanza todo su significado si se realiza ayer, justo después de que JxCat retirara la petición de delegación de voto de Puigdemont y de que este reiterara sus deseos de volver a Barcelona “sin riesgo”. De hecho, esa misma afirmación denota que Rajoy ha optado por seguir instalado en la simpleza del eslogan pese a que esa posición inamovible denote en definitiva la debilidad de sus argumentos. Basta analizarla. Porque ¿qué es la ley para Rajoy? Fueron él y su partido los que en el inicio de la actual disputa entre Catalunya y el Estado recurrieron ante el Tribunal Constitucional una ley aprobada por el Parlament y por las Cortes españolas y refrendada por la sociedad catalana. Son él y sus gobiernos (también otros) los que cuatro décadas después siguen eludiendo la ley al no transferir a Navarra y la Comunidad Autónoma Vasca los traspasos pendientes, alguno tan clamoroso como el tráfico en el caso de la Comunidad Foral por doce millones de recaudación anual en multas. Son él y su partido los que día tras día aparecen cuestionados ante diversos tribunales acusados de reiterados incumplimientos de las leyes, y no para responder a una demanda social mayoritaria sino por pretender beneficios, personales o de partido. Son él y su gobierno quienes fuerzan, reinterpretan y tergiversan la ley y orientan la actuación del dependiente Poder Judicial, cuya conformación han violentado previamente con reformas legales y lecturas interesadas de la norma, para imputar delitos inexistentes y de una gravedad penal inusitada, como el de rebelión a políticos soberanistas, Puigdemont incluido. ¿No hay alternativa a la ley? La alternativa a la ley es la ley misma, su interpretación para dar respuesta a lo que la sociedad reclama. O su transformación para solucionar los problemas que a la sociedad le surgen. Y el del engarce de Catalunya en el Estado es evidente. Cierto, Rajoy apela a la mayoría social en el Estado, que parece respaldar su inflexible concepto de la autoridad legal, aunque ignora a la sociedad catalana. Obvia que repetir las mismas actitudes lleva a idénticas consecuencias.

Herramientas de Contenido

Más sobre Editorial

ir a Editorial »