Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
Éric Toussaint portavoz del comité para la abolición de las deudas ilegítimas

“La deuda es un instrumento de enriquecimiento para los que ya son los más ricos”

Eric Toussaint (Bélgica, 1954) presentó ayer en Pamplona su último libro antes de ofrecer la charla sobre la deuda ilegítima ‘No debemos, no pagamos’

Elena Urabayen Iban Aguinaga - Miércoles, 24 de Enero de 2018 - Actualizado a las 06:09h

Éric Toussaint, ayer en las calles de Pamplona.

Éric Toussaint, ayer en las calles de Pamplona.

Galería Noticia

Éric Toussaint, ayer en las calles de Pamplona.

pamplona- Una historia de dos siglos de crisis de deuda soberana y de experiencias de impagos o repudios de la misma. Es lo que cuenta Éric Toussaint (Bélgica, 1954) en su último libro que presentó ayer en Katakrak, invitado por el Parlamento Social. Este experto en cuestiones de deuda y defensor a ultranza del impago de la misma cuando esta es ilegítima, acude hoy al Parlamento de Navarra para participar en la ponencia sobre la cuantía de la deuda de las instituciones navarras

¿Qué es la deuda ilegítima?

-Deuda ilegítima es una deuda contratada contra el interés general o dicho de otra manera, es una deuda contratada para favorecer el interés de una minoría privilegiada.

Se reclama que no se paguen esas deudas, ¿es posible no hacerlo?

-Claro, decidiendo el impago. No hay que esperar que un tribunal declare una deuda ilegítima nula y que sentencie que no hay que pagar. Las cosas son más complicadas. No se puede pensar que si se actúa en ese sentido eso va a desembocar en una situación sin represalias. Si es así, no hay que empezar el combate. La vida política real es que si tomas una decisión fuerte tienes que prepararte para confrontar con intereses superiores. Tu puedes tener una victoria si tienes razón pero no vas a obtener la razón sin llevar a cabo una batalla.

¿Qué importancia tiene la movilización ciudadana en este sentido?

-Toda. Si una deuda es ilegítima la ciudadanía en general es la que tiene que presionar sobre el poder político para cuestionar esa deuda porque en general es el poder político el que contrató ese tipo de deuda para favorecer empresas, amigos, sectores de la sociedad cercanas al poder, incluso pueden ser personas que pagaron sobornos al Gobierno para convencerle de contratar deuda. La gente se moviliza, presiona al Gobierno, puede haber incluso un cambio de Gobierno que promete cambiar la situación y declarar un impago después de haber identificado claramente la parte ilegítima. Es decir, llevando a cabo una auditoría identificando los elementos de ilegitimidad. También puede haber elementos de irregularidad, de ilegalidad por ejemplo el pago de sobornos o sobre la ley de como contratar deuda, de como contratar constructoras...

En Navarra ha habido un cambio de Gobierno, se cuestiona parte de la deuda pero ¿qué consecuencias tendría para el Gobierno no pagar esa parte de la deuda considerada ilegítima?

-La deuda de Navarra está contraída con los principales bancos del Estado. Declararse en impago obligaría a estos bancos a sentarse y negociar. También a dar explicaciones que no quieren dar. El impago es una forma de obligar a los acreedores a responder de sus actos pero claro, tiene que estar fundamentado con un trabajo de auditoría previo, indicando claramente las razones por las cuales un Gobierno decide de manera unilateral el impago.

¿Qué aspectos de la deuda navarra habría que revisar?

-Con los bancos, por ejemplo, Navarra está reembolsando bonos a una tasa de interés de 5,8% en un periodo en el que desde hace dos años los bancos reciben créditos del Banco Central Europeo a una tasa de 0% de interés. Por lo tanto, hay una tasa de interés abusiva que hay que renegociar con la banca. La gente lo puede entender perfectamente que no es normal reembolsar a la banca una deuda a una tasa de interés tan elevado. Habría también que analizar deudas contratadas para ciertas obras que la ciudadanía puede considerar como ilegítimas porque no han servido para favorecer el interés general sino para favorecer a empresas constructoras que querían tener contratos con la provincia. También está ahí la venta de las acciones de Iberdrola, con una pérdida importante. Habría que analizar claramente qué ocurrió al respecto.

En Navarra, el Parlamento Social ha cuantificado en 171 millones de euros la deuda ilegítima de un total de 3.372 millones de deuda. A la vista del tamaño de Navarra, ¿le parecen excesivos estos números?

-Es una cifra importante, porque con 171 millones se podría aumentar gastos, mejorando las condiciones de vida de los ciudadanos y los servicios prestados a la población. Esta tiene que ser la comparación. Si un Gobierno logra reducir de una manera significativa el pago de deuda para invertir el dinero ahorrado en gastos que sirven al interés general, la ciudadanía puede realmente verse beneficiada de una decisión de cuestionamiento de la deuda.

¿Qué le parece la norma que antepone el pago de la deuda a cualquier otra emergencia social?

-Es injusta y además el artículo 135 de la Constitución entra en contradicción con tratados ratificados por España en los 40 últimos años. Tratados que ponen el acento sobre los derechos económicos, sociales y culturales de la poblaciones y sobre las obligaciones de los estados de respetarlos. Si un Estado privilegia a cualquier precio el pago de la deuda al costo de reducir gastos sociales que son imprescindibles, esa ley que entra en contradicción con estos tratados. Cambiaron una ley bajo el Gobierno de Zapatero pero la misma ley puede ser derogada y reemplazada.

¿Quién es el gran beneficiado de todo esto?

-La banca, ciertas empresas constructoras, partidos que contratando a determinadas empresas han podido recibir comisiones... Por eso es una deuda ilegítima porque ha servido para favorecer el interés particular.

¿Es la deuda la condena del mundo moderno?

-La deuda es un pretexto, un instrumento de los poderosos que en general son también los que son los dueños de las grandes empresas. Un instrumento de enriquecimiento de los que ya son los más ricos en detrimento de la mayoría. También el nivel de endeudamiento público sirve de pretexto para llevar a cabo medidas de reducción de gasto social. Los mismos que presionan para aumentar la deuda, utilizan el argumento de la deuda pública demasiado elevada para exigir que se reduzcan los gastos sociales. Por eso es muy importante cuestionar la deuda cuando es ilegítima.

Pero sin deuda no se podrían acometer muchas cuestiones.

-Hay deudas legítimas, para gastos legítimos, proyectos legítimos y que además no sirven para enriquecer a los más ricos. Yo no estoy en contra del endeudamiento, estoy en contra del endeudamiento ilegítimo.

Hasta hace unos años se asociaba el cuestionamiento de la deuda ilegítima a deuda contraída por regímenes dictatoriales pero ahora esa realidad ya está aquí, ¿Qué ha pasado?

-En realidad en los dos siglos pasados hubo repudio de deuda contratada por regímenes democráticos, también no dictatoriales. No es una categoría ligada a la existencia o no de una dictadura. Lo que pasa es que la memoria es muy selectiva. Por ejemplo, en 1.830 en cuatro estados de EEUU hubo repudio de deuda ilegítima, la ciudadanía de los estados de Michigan, Florida, Arkansas y Misisipi se rebeló contra los endeudamientos hechos por sus estados con Gobiernos que se endeudaron con banqueros corruptos para la realización de obras públicas que no servían al interés general de la población. La ciudadanía en estos estados se movilizó y logró el repudio de estas deudas.