Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
la denuncia que publica Save The Children

Un centenar de niños han muerto por actos violentos en los últimos cinco años

Save the Children visibiliza a los menores víctimas de malos tratos, acoso escolar o abusos sexuales

Miércoles, 24 de Enero de 2018 - Actualizado a las 06:08h

Las responsables de Save The Children Laura Pérez Picarzo y Ana Sastre Campo, durante la presentación ayer de la campaña.

Las responsables de Save The Children Laura Pérez Picarzo y Ana Sastre Campo, durante la presentación ayer de la campaña. (Foto: Efe)

Galería Noticia

Las responsables de Save The Children Laura Pérez Picarzo y Ana Sastre Campo, durante la presentación ayer de la campaña.

madrid- Al menos cien niños han muerto en España desde el año 2012 en contextos de violencia, ya fuera la ejercida contra sus madres (36%), por el maltrato o el abandono de quienes debían protegerles, como consecuencia de la presión del acoso escolar o como resultado de una situación de abusos sexuales. Son la cima de miles de casos silenciados, un fenómeno que no cuenta con una ley específica que garantice la protección de los más débiles.

Es la denuncia que hizo ayer Save The Children, con motivo de la puesta en marcha de la campaña Los últimos 100, que pone rostro a un centenar de niños muertos en estos contextos desde el año 2012 y que, tal y como explicó la responsable de Incidencia Política de la organización, Ana Sastre, “representan sólo el impacto más visible de la violencia contra la infancia”. La falta de visibilidad, de hecho, es el primer handicap. “No conocemos la dimensión exacta del problema”, lamentó, para reivindicar que el punto de partida sean “estudios y análisis para dimensionar el problema”. A partir de ahí, una ley que responda a la casuística con medidas de prevención, protección y reparación, y una estrategia capaz de articularla en todo el territorio nacional.

“Se puede hacer mucho más y se puede hacer mucho mejor”, destacó Sastre, para incidir en “el riesgo de llegar demasiado tarde” a esos niños que padecen la violencia, como esos cien que la ONG ha ido recogiendo de los medios de comunicación, donde no se difunden todos los casos.

Los niños víctimas de la violencia de género contra sus madres es uno de los asuntos que Save The Children quiere que se trate a fondo en lo que esperan sea una Ley Integral de Violencia contra la Infancia, “una oportunidad”, según Sastre, para desarrollar el Pacto de Estado contra la Violencia de Género en lo que se refiere a los niños, pues aunque en la legislación actual son reconocidos como víctimas directas del maltrato machista, “es la ley de sus madres” y no contiene protección específica para ellos.

Entre esas medidas de protección, proponen que ante una denuncia por violencia de género se suspenda cautelarmente y “como medida provisional” el régimen de visitas del presunto maltratador respecto de los hijos, a quienes se declararía en riesgo que Servicios Sociales pueda monitorizar los casos. “Que no se nos pierdan en el sistema”, añadió la investigadora de la ONG, Catalina Perazzo.

Save The Children recuerda que en 2016, “poco más de un 6% de las medidas de protección impuestas fueron para suspender el régimen de visitas y la suspensión de la guarda y custodia tan sólo se dio en un 9% de los casos”. Dice que además, “todavía no existe un recuento oficial de menores víctimas de violencia de género ni hay información disponible sobre las medidas de protección jurídica y social que se llevan a cabo con los niños que han quedado huérfanos”.

También debería abordar esa ley Integral la violencia sexual contra los niños. Pocos se denuncian y solo uno de cada tres acaba en juicio oral o sentencia. “Se impone el silencio, el miedo la amenaza. Los niños no saben dónde buscar ayuda y denunciar tampoco es garantía. Los casos duran tres años en los que el niño repite hasta cuatro veces su declaración y se celebran juicios abiertos donde puede encontrarse con su agresor”, denuncia Sastre.

prescripción de delitosProponen, entre otras medidas, que el plazo para la prescripción de estos delitos -entre 5 y 10 años desde que la víctima cumple la mayoría de edad- comience a contar cuando la víctima cumpla 30 años porque entienden que ese sí es un plazo suficiente como para que se rehaga y sea capaz de verbalizar lo que le ocurrió de niño.

No obstante, el fenómeno más extendido en España es el maltrato infantil en el ámbito de la familia, algo de lo que “muchos niños ni siquiera son conscientes” y que va desde “insultos constantes, castigos y amenazas humillantes, a golpes, palizas y falta de cuidados”, como ha señalado la responsable de Incidencia Política.

Reivindican más formación a los profesionales para que detecten e identifiquen estos casos, pero también “herramientas y profesionales” a disposición de los padres para “educar a los niños sin violencia”. Por último, destacan la importancia de que esa ley aborde también el acoso escolar, una violencia entre iguales que sufre uno de cada diez niños en España, que se silencia por miedo y por vergüenza y que puede acabar incluso en suicidio, como ocurrió con algunos de los cien niños de la campaña.

Reclaman otras medidas, como mayor incidencia en prevención, campañas de sensibilización y regulación concreta. - E.P.

Últimas Noticias Multimedia