Buen menú navarro en Mallorca

Por David Hermoso de Mendoza - Jueves, 25 de Enero de 2018 - Actualizado a las 06:09h

Galería Noticia

la Challenge de Mallorca echa a rodar sin una general final y con cuatro trofeos independientes. Un nuevo formato que busca primar el espectáculo etapa a etapa, ya que los equipos pueden alinear a diferentes ciclistas cada día según las características del trazado.

El atractivo de la Challenge será ver de cerca a las nuevas promesas del ciclismo, los que llegan con más ganas de brillar y hacer las cosas bien desde el principio. Junto a los cinco equipos

World Tour, la parrilla consta de 8 equipos continentales profesionales y 4 continentales, de tal forma que se prevén ritmos altos e intentos de fuga desde el primer día de competición.

Uno de los momentos más esperados será la reaparición de Alejandro Valverde tras su caída en la prólogo del Tour. No cabe duda de que el murciano tendrá el ánimo por la nubes, es un competidor nato. Nos encontramos asimismo ante otra oportunidad para constatar el florecer del ciclismo profesional navarro. La juventud se presenta en la Challenge con fuerza. El equipo Murias compite con tres navarros, Enrique Sanz, Sergio Rodríguez y Beñat Txoperena, corredores noveles pero ya con mentalidad muy fuerte y competitiva.

Otro equipo que debuta es el Euskadi, que se presenta con dos corredores navarros con gran potencial, como son Ibai Azurmendi y Diego López. Diego es el corredor más joven del equipo, con sus recién cumplidos 21 años. El corredor estellés es posiblemente uno de los corredores con más futuro del pelotón navarro. Para él es momento de aprender y disfrutar sufriendo de cada carrera. Un corredor completo y todo terreno. Otro de los navarros, ya veterano, será Imanol Erviti, que a pesar de su trayectoria y liderazgo en las filas de Movistar Team estará con la ilusión de un debutante. El menú navarro para la Challenge promete.

El autor es recuperador físico y especialista en biomecánica