Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Costa, primer exdirigente del PP en confesar: “El partido se financiaba con dinero negro”

El ex número dos valenciano acusa a Camps de ordenar que adjudicatarios de obra pública pagaran actos electorales, incluidos los del mitin de Rajoy | Declara que se lo reveló a Bárcenas

Jueves, 25 de Enero de 2018 - Actualizado a las 06:09h

Costa llega con su mujer a la Audiencia Nacional.

Costa llega con su mujer a la Audiencia Nacional. (EFE)

Galería Noticia

  • Costa llega con su mujer a la Audiencia Nacional.
  • Flecha Ver anterior
  • Flecha Ver siguiente

“Las decisiones más importantes de la campaña electoral de 2007 las tomaba Francisco Camps” “Campos me muestra sobres con dinero, que es de los empresarios, y me dice que era un encargo de Camps” “Yo mismo entregué sobres con 515.000 euros a Pablo Crespo para saldar la deuda con Orange Market (Gürtel)” “Quise informar a la dirección y Bárcenas me dijo: eso está prohibido en el PP y sería Filesa 2”

pamplona- “Es cierto que el PP se financió con dinero negro”. Ricardo Costa se convirtió ayer con esta confesión en el primer alto cargo aún militante popular en reconocer la financiación ilegal de su partido. El ex secretario general del PP de Valencia declaró en el juicio de la trama Gürtel, en la Audiencia Nacional, que los expresidentes de la Generalitat Francisco Camps y de las Cortes valencianas Juan Cotino encargaron financiar con dinero negro procedente de empresarios las campañas electorales de 2007 y 2008. Costa intentó que la voladura fuera controlada y, tras declarar que informó a Génova, utilizó a Luis Bárcenas como cortafuegos, al asegurar que el entonces tesorero le avisó de que ese sistema era ilegal.

El juicio de la rama valenciana de Gürtel se reanudó ayer con la declaración de Costa, para quien la fiscal pide siete años y nueve meses de prisión. El exresponsable del partido mostró su arrepentimiento, lo que puede traducirse en beneficios penales, y pidió “perdón a la sociedad española y valenciana”, además de manifestar su voluntad de colaborar con la justicia y asegurar que no se ha lucrado durante su etapa política.

“Francisco Camps y Juan Cotino le encargaron en 2006 al entonces vicepresidente de la Generalitat valenciana, Víctor Campos, las relaciones con los empresarios -la mayoría con adjudicaciones públicas en la Comunidad valenciana- que favorecían al partido”, confesó. Costa explicó con detalle, aportando nombres nuevos de empresas, fechas y cantidades exactas de dinero negro hasta ahora desconocidas, el sistema de financiación del PP de Valencia para las citadas campañas y aseguró que, en concreto, para las autonómicas y municipales de 2007 “las decisiones más importantes” las tomaba Francisco Camps, que contaba con el apoyo de un equipo dirigido por el también acusado Vicente Rambla, exvicepresidente del Gobierno valenciano. E insistió en que la decisión de encargar los actos de campaña a Orange Market, empresa de la trama Gürtel, “se produce directamente por Francisco Camps”.

Según la Fiscalía, y tal como reconocieron en el juicio los presuntos cabecillas de la trama, Francisco Correa, Pablo Crespo y Álvaro Pérez, el Bigotes, los trabajos de Orange Market por mítines y publicidad electoral se facturaban a otros empresarios para saldar la deuda del partido con esta empresa de la trama, que llegó al millón de euros. Estos empresarios tenían adjudicados contratos con administraciones públicas valencianas y por ley no podían efectuar donaciones a partidos políticos, según la Fiscalía.

Costa explicó que Camps realizó “una petición expresa para complementar” los mítines centrales de las campañas de 2007 y 2008 organizadas por el PP nacional en la plaza de toros de Valencia con intervención del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, con este tipo de financiación, por 30.000 y 90.000 euros, respectivamente. En total, 120.000 euros en “fuegos artificiales, la banda, un animador y otros extras” fueron abonados por los empresarios. “En 2006, el entonces vicepresidente del Gobierno valenciano, Víctor Campos, me citó en su despacho, donde me mostró sobres con dinero en efectivo y me comentó que era de empresarios que tenían relación con la Administración o que querían ayudar al partido y que era un encargo de Francisco Camps y Juan Cotino, que era conseller en el Gobierno valenciano”, recalcó.

Ricardo costa Exlíder del PP valenciano

Costa relató que quiso informar a la dirección del partido de este proceder y que habló en la sede central con el exgerente y extesorero de la formación Luis Bárcenas, quien le advirtió de que “era una práctica prohibida en el PP nacional y que suponía un Filesa 2”, en referencia al caso de corrupción que afectó al PSOE. El exdirigente añadió que él mismo entregó personalmente en verano de 2007 a Pablo Crespo 515.000 euros, correspondientes a tres entregas de otras tantas empresas de 150.000 (Rover Alcisa), 15.000 (Secopsay) y 350.000 euros (Enrique Ortiz), para saldar la deuda del partido con Orange Market.

Costa mencionó otra reunión que tuvo a finales de 2008 o principios de 2009 con el Bigotes en la sede de Orange Market en Valencia, donde este le preguntó si una empresa de su grupo podía emitir una factura al PP valenciano de 20.000 euros “para pagar gastos de Camps para prendas de vestir”, a lo que se negó. Esta confesión vuelve a generar dudas sobre el denominado caso de los trajes por el que ya fueron absueltos del presidente valenciano y el propio Costa.

El exvicepresidente valenciano Vicente Rambla, para quien la fiscal pide seis años y medio de cárcel, negó su intervención en la financiación irregular y recordó que Costa era “el embudo” por el que pasaba toda la información relativa a las campañas pero también mencionó a Camps, quien “tenía un enorme poder y gran influencia política en España”. - D.N.

la respuesta

Camps lo niega todo

“Sin hechos concretos”. El expresident de la Generalitat Valenciana Francisco Camps negó “rotundamente” que haya habido financiación ilegal en el PP valenciano que él presidió, así como haber dado órdenes en ese sentido. El expresidente reconoció que es “dolorosísimo” ver a quienes fueron sus colaboradores en el banquillo de los acusados, pero a las puertas del Consejo Jurídico Consultivo, del que es miembro, insistió en varias ocasiones en que “el derecho a la defensa no da derecho a la ofensa”. “Sin hechos concretos, porque no los hay, porque jamás he dado ninguna orden para que se cometiera ninguna ilegalidad”, apuntó.

Herramientas de Contenido