Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Una amante de lo ajeno en el cajero automático

condenan a una mujer que devolvió una cartera olvidada en un cajero de pamplona. entró un minuto después de la víctima y, al devolverla, faltaban 115 euros y lotería.

Un reportaje de Enrique Conde

Jueves, 25 de Enero de 2018 - Actualizado a las 06:09h

Fue en pleno centro de Pamplona, junto al Corte Inglés. Una mujer acudió a un cajero automático próximo para realizar una retirada de efectivo. Iba cargada de bolsas. Era el 2 de enero de 2017, fecha de prisas y de recados pendientes. El caso es que la mujer se olvidó la cartera en el propio panel numérico del cajero automático. Abandonó la estancia y, apenas unos instantes después, se percató de su descuido. Si bien la Policía Municipal de Pamplona le devolvió a los días la cartera, la afectada observó que en esta faltaba algo importante. En concreto 115 euros en efectivo y dos décimos de Lotería que había adquirido. Estaba segura de haberlos guardado, pero al recibir de vuelta la cartera, una semana después en objetos perdidos, allí dentro ya no estaban.

Por estos hechos, a otra mujer, una clienta que accedió al cajero apenas un minuto después, le ha salido caro el hurto. Fue condenada en el Juzgado de Instrucción 4 de Pamplona por un delito leve de hurto, sentencia ahora confirmada por la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Navarra. Debe pagar una multa de 360 euros, indemnizar a la otra mujer con 155 euros (los 115 que llevaba en metálico y los 40 que se había gastado en los dos décimos de lotería), además de abonar las costas procesales. La condenada recurrió alegando que hizo entrega de la cartera que se encontró al primer policía municipal que vio y que la entregó tal y como la encontró. Reconoció que abrió la cartera para mirar si contenía documentación, pero que no tuvo noticias de que hubiera dinero y lotería hasta que la citaron en el juzgado. Que no sabe qué pudo pasar entre el día 2 que se la encontró y el día 9 que la Policía se la devolvió a su dueña, pero que no se puede saber si es verdad que la cartera tenía dinero o no. La alegación no le sirvió en el juicio y tampoco ahora en su recurso. La Audiencia dice que en el atestado puede verse que la acusada entró al minuto siguiente al cajero y que nadie lo había hecho antes desde que la denunciante se dejó la cartera. Sus argumentos, “al limitarse a negar su autoría”, pero sin cuestionar la concreta valoración de la prueba, “no pueden ser atendidos”.

Herramientas de Contenido