El Plan Director del Ciclo Integral del Agua se da a conocer en la comarca

El abastecimiento y depuración son aceptables pero hay que mejorar pérdidas por fugas en la red

Lander Santamaría Ondikol - Jueves, 25 de Enero de 2018 - Actualizado a las 06:09h

El actual depósito de aguas de Elizondo, cuyo servicio gestiona Iturri-Ederra.

El actual depósito de aguas de Elizondo, cuyo servicio gestiona Iturri-Ederra. (ONDIKOL)

Galería Noticia

El actual depósito de aguas de Elizondo, cuyo servicio gestiona Iturri-Ederra.

oieregi- El palacio del Parque Natural del Señorío de Bertiz acogió ayer tarde la primera de las reuniones temáticas de zona en la que se presentó el proceso de participación del Plan director del Ciclo Integral del Agua de Uso Urbano para Navarra 2019-2030. La reunión, con información a cargo de Gregorio Berrozpe, director de proyectos y obras de Navarra de Infraestructuras Locales (Nilsa) se desarrolló en dos partes, una dirigida a la representación institucional (ayuntamientos, concejos, mancomunidades) y otra a los ciudadanos interesados en general.

De acuerdo con los estudios realizados, la situación actual de la cuenca registra consumos medios anuales de 2,2 hectómetros cúbicos en la zona Bidasoa y 1,67 hectómetros cúbicos en Baztan. De estos, el 27% y el 15%, respectivamente, corresponden a consumo doméstico;el 10% y el 4%, también respectivamente, a industrial;y alrededor de un 60% en ambos casos, a agua que no se registra (ANR) por lo que se abordará esta cuestión con el objetivo de que este porcentaje se reduzca entre el 69% y 74% en los próximos años.

Además, se tratará la previsión de demanda de agua en el futuro, comparada con la que existe actualmente. En ambos casos (Bidasoa y Baztan), la previsión es que el consumo se reduzca notablemente en la próxima década: tanto porque se solucionen las fugas de agua no registrada como por las mejores prácticas de eficiencia y ahorro en el consumo habitual, según las expectativas analizadas.

depuración y tarifas En el ámbito de la depuración, que se encuentra ya disponible y en servicio en la práctica totalidad del territorio, se abogará por el refuerzo de las redes municipales separativas. De esta forma se pretende que no mezclen aguas residuales con pluviales, para que el volumen a tratar que llegue a las depuradoras sea menor y, por tanto, “no se generen innecesarios costes tratando aguas de lluvia que no tendrían por qué llegar a la instalación, ya que están limpias”.

En cuanto al sistema tarifario, se prevé un estudio durante 2019 del coste del servicio en todas las entidades implicadas, siendo trece las entidades gestoras en alta en el caso de Bidasoa (Mancomunidad de Malerreka, Arantza, Donamaria, Etxalar, Ezkurra, Beintza-Labaien, Lesaka, Oiz, Urroz, Bera, Igantzi, Eratsun, Saldías) y diecisiete en baja (Elgorriaga, Ituren, Doneztebe, Sunbilla, Zubieta, Donamaria, Beintza Labaien, Ezkurra, Eratsun, Oiz, Saldías, Urroz, Arantza, Lesaka, Bera, Etxalar e Igantzi). En la zona de Baztan, las entidades gestoras en alta son cinco (Baztan, Urdazubi/Urdax, Zugarramurdi y dos en Bertizarana), y seis en baja (Baztan, Urdazubi/Urdax, Zugarramurdi y tres en Bertizarana).

La gestión en alta se refiere al ciclo del agua desde el punto de captación hasta la potabilizadora, mientras que la gestión en baja se utiliza para el segundo tramo del recorrido, desde la potabilizadora hasta las casas o industrias, lo que se denomina agua de boca. En general, la gestión del agua en la cuenca se cataloga de aceptable, aunque es manifiestamente mejorable y precisa de una actualización y modernización urgentes. En algunos núcleos menores de población el servicio se presta como hace medio siglo y hasta sin contadores, lo que se soluciona poco a poco.

Últimas Noticias Multimedia