Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Los conductores son los más ‘responsables’

expertos en seguridad vial coinciden en incidir en aumentar la sensibilización y educación de los automovilistas

Un reportaje de J. Morales/M. Salvo - Jueves, 25 de Enero de 2018 - Actualizado a las 06:09h

Lugar donde una mujer fue atropellada este miércoles en la calle Fuente de la Teja.

Lugar donde una mujer fue atropellada este miércoles en la calle Fuente de la Teja. (Policía Municipal de Pamplona)

Galería Noticia

  • Lugar donde una mujer fue atropellada este miércoles en la calle Fuente de la Teja.
  • Flecha Ver anterior
  • Flecha Ver siguiente

“estamos preocupados. No hemos conseguido ser capaces de frenar las muertes en vías urbanas. Las administraciones no somos ajenas a lo que está pasando y tenemos que trabajar más intensamente en la sensibilización y formación de los conductores, como principales responsables de los atropellos”. Toño García Malumbres, jefe del Servicio de Desarrollo de Políticas de Seguridad del Gobierno de Navarra y responsable de la Estrategia Navarra de la Seguridad Vial no habla de forma teórica, sino que se basa en el análisis de los atropellos ocurridos en los últimos años en la Comunidad Foral. “Actualmente, la estadísticas nos dicen que la responsabilidad es de lo conductores. De los atropellos ocurridos el año pasado en Navarra, en la práctica totalidad el atropello se produjo porque el conductor no respetó el paso de peatones o su espacio, como ocurrió en el suceso de Las Norias en Tudela”.

En la mayoría de los casos, los atropellos se producen por distracciones, que van de la mano de un exceso de velocidad o la ingesta de alcohol y/o drogas. Por eso, el diagnóstico está claro: si queremos reducir los atropellos tenemos que incidir en la prevención, en la información, en la sensibilización, educación... Aunque en números absolutos los atropellos no son elevados, los peatones son las víctimas más inocentes y la gran mayoría de los atropellos se producen en pasos de peatones, en un territorio en el que una persona debería estar segura”.

Malumbres destaca la influencia del teléfono móvil en la producción de accidentes y alerta de que las sanciones por cometer una distracción son escasas. “Las sanciones por conducir usando el teléfono móvil son 200 euros y 3 puntos. Sin embargo, ahora la conducta típica es usar el WhatsApp junto a la palanca de cambio. Esos casos en los que el agente no llega a ver si el conductor usa el móvil, pero sí aprecia una distracción evidente, solo se sancionan con 80 euros, de modo que la capacidad disuasoria y preventiva de la sanción es muy poca. Sabemos que se está pensando en sancionar más gravemente las distracciones”.

Junto al trabajo que debe acometerse para concienciar a los conductores, Malumbres también pone el acento en el diseño de las ciudades. “Sabemos que el Ayuntamiento de Pamplona ha puesto semáforos, reorganizado estacionamientos, iluminados pasos de peatones... El plan de amabilización de Pamplona está siendo muy criticado, pero tarde o temprano se recogerán los frutos y descenderán los atropellos. Se trata de amabilizar el tráfico, poner trabas a los conductores, dar facilidades a los peatones...”.

El responsable de la Estrategia Navarra de Seguridad Vial también apunta otra causa objetiva de los atropellos mortales, como es la edad avanzada de las víctimas. “Es más fácil que muera una persona de más de 60 años fallezca por un golpe en la cabeza que una persona joven que está en una condición física más favorable para sobrevivir. De hecho, una persona de 80 años que toma Sintrón puede fallecer de un mínimo golpe en la cabeza que no tendría consecuencias fatales para alguien que no toma esa medicación”.

la FORMACIÓN, CLAVEEl papel que juegan las autoescuelas es fundamental en la formación de los nuevos conductores, a los que se enseña cómo aproximarse a los pasos de peatones, según explica Isabel Foncillas, presidenta de la Asociación Provincial de Autoescuelas de Navarra (Apana) “Al ver la señal informativa o el propio paso de cebra en el suelo hay que valorar si tiene buena visibilidad o no. Si vemos que la visibilidad es total y podemos anticipar la presencia o no de un peatón, se puede circular sin reducir la velocidad. El problema se produce cuando los pasos de cebra no tienen visibilidad por la presencia de un contenedor, de vehículos aparcados, etc. En estos casos siempre hay que pensar que nos puede aparecer un peatón y hay que adaptar la velocidad para poder detener el vehículo. Hay que contemplar, además, que el peatón pueda ser un niño o un ciclista”.

Foncillas, que indica que “no respetar un paso de peatones es una causa frecuente de suspenso”, advierte que “los peatones también deben ser prudentes, sobre todo en los pasos donde no hay visibilidad. Ciertamente tienen prioridad, pero deben pensar que un conductor puede no verlos debido a las circunstancias del paso de peatones en cuestión, aunque la responsabilidad última es del conductor”.

REDUCTORES DE VELOCIDADAnalizando los dos últimos atropellos ocurridos en Pamplona, Jesús Sukuntza, de la plataforma ciudadana 8/80 constituida el año pasado, pone en evidencia que “en Pamplona, hacen falta reductores de velocidad más restrictivos, más severos”, tipo “bandas reductoras” que “vayan colocadas de lado a lado de la vía”, porque los “cojines berlineses son una medida muy blanda, los coches se los saltan y los esquivan”, por lo que no consiguen su objetivo. También denuncia que “hay que actuar contra la velocidad”, porque, por ejemplo, en las calles 30 “se está viendo que los vehículos se saltan este límite”, y “hay que ser más duros, porque no nos consta que se esté multando”, añade. Por último, también plantea que hay que trabajar en educación vial.

Respecto a las vías de los dos últimos atropellos, describió que ambas son “rectas largas y los vehículos las cogen gran velocidad”. Así, en el caso de la calle Mendigorría, precisó que hay seis pasos de cebra, pero “sin semáforos” o pasos elevados. Pusieron “cojines berlineses”, pero “el conductor con prisa o que no quiere moderar la velocidad, los esquiva”. En el caso de la calle Canal, recordó su peligrosidad desde hace años: “Es una recta larga e incita a acelerar”.

Herramientas de Contenido