Los pasos peatonales de los entornos escolares, los primeros en ser revisados

El Ayuntamiento acordó la semana pasada analizar el estado y seguridad de los 3.000 pasos de cebra de la ciudad

Kepa García - Jueves, 25 de Enero de 2018 - Actualizado a las 06:09h

Imagen del paso peatonal de la calle Canal donde se produjo el martes el segundo atropello mortal del año en Pamplona.

Imagen del paso peatonal de la calle Canal donde se produjo el martes el segundo atropello mortal del año en Pamplona. (Javier Bergasa)

Galería Noticia

Imagen del paso peatonal de la calle Canal donde se produjo el martes el segundo atropello mortal del año en Pamplona.

pamplona- Los pasos de cebra situados en los entornos escolares de Pamplona serán los primeros en ser revisados por el Ayuntamiento en el marco de las medidas que contempla el Plan de Seguridad Vial sobre la movilidad peatonal. Aunque el último atropello mortal ocurrido el martes en el barrio de Ezkaba ha vuelto a poner la cuestión en el debate municipal, la decisión de llevar a cabo un estudio sobre la seguridad de los pasos de peatones cercanos a los centros escolares fue adoptada con anterioridad por los directores de las tres áreas implicadas.

Así lo dio a conocer ayer la concejala delegada de Seguridad Ciudadana Itziar Gómez en el transcurso de la comisión de Urbanismo, donde se presentaron dos iniciativas para tratar sobre la seguridad peatonal. Cabe recordar que en lo que va de año ha habido dos atropellos mortales en Pamplona, en 2015 hubo dos, tres en 2016 y cuatro en 2017.

La reunión a la que hizo referencia la concejala de Geroa Bai se celebró el 18 de enero y acudieron los directores de las tres áreas: Camino Jaso (Ecología Urbana y Movilidad), Cristina Arregui (Conservación), Xabier Ibáñez (Seguridad Ciudadana) y Alexia Canto (responsable de Movilidad).

Adoptaron la decisión de elaborar un inventario de los aproximadamente 3.000 pasos de peatones de la ciudad. Se realizará una ficha de cada uno de ellos en el que se incluirán diferentes criterios (como visibilidad, ubicación o iluminación), con el fin de disponer de una descripción detallada con su índice de peligrosidad (de 0 a 5), las mejoras precisas para convertirlo en paso peatonal seguro y el coste aproximado de las mismas.

Se va a comenzar por los pasos de peatones de los entornos escolares, tomando como base las fichas que elaboró el área de Movilidad Urbana en 100 pasos de cebra.

La coordinación de los trabajos y establecer la prioridad de las actuaciones correrá a cargo del Grupo Técnico de Movilidad, creado en 2016. Estará integrado por técnicos de Conservación Urbana, Ecología Urbana, Movilidad, Gerencia de Urbanismo, Transporte Urbano de la Comarca de Pamplona, Seguridad Ciudadana y Convivencia (Policía Municipal y Protección Civil).

Ellos serán los encargados de elaborar un plan de actuaciones en los pasos de peatones seleccionados y tendrán la posibilidad de realizar reuniones monográficas con los técnicos de las áreas cuando lo consideren necesario. En cualquier caso, la actuación para la mejora de la seguridad pasiva en los pasos peatonales debe ser coherente y coordinada con el borrador del PMUS, el Plan de Ciudad 30, Plan de Ciclabilidad.

un centenar de medidasEn el marco de las intervenciones que contempla el Plan de Seguridad Vial 2017-2020, el Ayuntamiento llevó a cabo en 2017 más de un centenar de acciones para la mejora de la seguridad peatonal en las calles de la ciudad.

Se trata de un plan de actuación global que en cada barrio y vía aplica las medidas concretas y específicas necesarias, bien sean de iluminación de pasos, de adopción de medidas de calmado de tráfico, de mejora de visibilidad a través de pasos asimétricos o varias de ellas a la vez.

Durante el año pasado se crearon 5 nuevos pasos de peatones al objeto de mejorar las condiciones de accesibilidad y seguridad en travesía Francisco Alesón, Azoz, San Blas, Valle de Egüés y Grupo Urdánoz.

Además, se crearon o modificado seis pasos de peatones, transformándolos en asimétricos en la calle Lumbier, en Alexander Fleming 7, en calle La Rioja con Plaza de Yamaguchi, en Nazario Carriquiri, en San Blas 6, y en la calle Ezkaba-parque Morea.

También se realizaron nuevas semaforizaciones en la avenida de Guipúzcoa con la calle Madres de la Plaza de Mayo, en el cruce de la avenida Baja Navarra con Paulino Caballero, y en la calle Nazario Carriquiri con la travesía del Ave María. En otros puntos hubo modificaciones semafóricas: en los pasos de la calle Doctor Repáraz y Doctor Gortari con la avenida de San Jorge.

Otro bloque de medidas consistió en la realización de actuaciones para el calmado del tráfico. Así, se instalaron reductores de velocidad tipo cojín berlinés en la avenida de Juan Pablo II-Isabel Garbayo Ayala (4 módulos), Ramón Aguinaga, 6 (2 módulos), calle Ermitagaña-Malón de Echaide (2 módulos), calle Ermitagaña (Ikastola Jaso) (2 módulos), y calle Madrid (2 módulos).

También se pusieron reductores de velocidad tipo ‘lomo de asno’ en Arcadio Mª Larraona, carretera de Badostáin, Ferrocarril-Paseo Santa Lucía 32 y 60, Ximénez de Rada, Pedro de Ursúa, Biurdana, Errotazar, y c/ A y E del Polígono Industrial de Landaben.

los apuntes

Víctimas en 2018. Cirilo Artola Montón, de 90, murió atropellado en la calle Mendigorría el 10 de enero, mientras que el martes falleció de igual manera Mercedes Barquín Mendoza, de 63 años, en el barrio de Ezkaba. En la localidad de Azagra se produjo otro atropello mortal el día 13 de enero.

Línea ascendente. En 2015 hubo dos víctimas por atropello, tres en 2016 y cuatro en 2017.

La mayoría de atropellos, en los pasos peatonales. En cinco ocasiones, los peatones fueron arrollados en pasos de cebra, lo que viene a confirmar la estadística, que sitúa en los pasos peatonales más del 67% de los casos La mayoría de las víctimas tenía más de 65 años.