“No he querido ni mirar en cuál de los dos pasos de cebra que hay murió mi hermana”

Blanca Huarte recuerda el atropello mortal, el 29 de julio de 2016, de Ana María en la Rochapea

Jueves, 25 de Enero de 2018 - Actualizado a las 06:09h

El suceso de 2016 ocurrió a las 12 del mediodía, en este paso de cebra de la Rochapea.

Paso de cebra de la Rochapea.

Galería Noticia

El suceso de 2016 ocurrió a las 12 del mediodía, en este paso de cebra de la Rochapea.

pamplona- Hace año y medio, el 29 de julio de 2016, su hermana Ana María Huarte Larumbe murió atropellada en un paso de cebra, y desde entonces Zuriñe no ha podido ni comprobar en cuál de los dos cruces de peatones situados a la altura de Bernardino Tirapu con la plaza Virrey Armendáriz ocurrió el suceso. “Suelo pasar por ahí pero no tengo ni ganas”, dice. En este caso, Ana Mari murió arrollada por un conductor de 80 años, que, según se les informó en su día, se habría despistado, ya que no dio positivo en alcoholemia. Por eso, no tiene más peros a los que agarrarse que a la fatalidad, que un día decidió que su hermana pasara por allí ese día y a esa hora, a plena luz del día, sobre las 12.25 horas, según el atestado.

“El mayor problema fue que ocurrió en el mes de julio, en pleno verano, y estábamos de vacaciones”, recuerda Zuriñe, quien añade que en ese desconcierto inicial primero “pensamos en otro hermano que tenemos en un centro”. La fallecida Ana Mari era, a sus 78 años, la quinta de 9 hermanos, con 4 hijos y varios nietos: “Cuando nos dieron la noticia, nuestra mayor preocupación era que siempre iba con el nieto, que pasaba todo el verano con ella”, pero ese día “como se dirigía a la peluquería no le acompañaba y lo dejó con una nuera”. Aún emocionada muchos meses después, Zuriñe Huarte Larumbe opina que “con el tiempo vas razonando, y dices ‘bueno se fue casi sin sufrir y en la vida hay que seguir adelante’. Y te echas estas cosas a la espalda, porque hay que darle la vuelta a una desgracia así”.

“Las vecinas nos recordaban que siempre pasaba por ese paso de cebra, vamos que no era imprudente, y encima ya había atravesado más de la mitad del paso de cebra”, se lamenta Zuriñe, quien añade que “debía de ser un señor que no veía bien, con una camioneta, un hombre de 80 años que vivía además cerca de ella”. Respecto a qué pasó, Zuriñe opina que “posiblemente” estos factores (edad, visión, etc del conductor) influyeron en el despiste, un despiste que resultó fatal.

La hermana de Ana María Huarte explica además que los abogados de la familia y del autor del atropello alcanzaron un acuerdo por lo que éste no fue juzgado. El juez condenó en mayo del año pasado a H.J.B., de 81 años, como “autor penalmente responsable de un delito de homicidio por imprudencia grave”, a una pena de 1 año de prisión y 3 años de privación del derecho a conducir, lo que, a tenor de su edad, comportó la pérdida definitiva del carné.

“tODOS RESPONSABLES”En el caso de su hermana, el conductor fue el responsable, pero Zuriñe señala que “muchas veces los peatones también tenemos la culpa, cruzamos sin mirar” o incluso “nos tiramos a la carretera, sin estar seguros de que el coche ha parado;culpa tenemos todos”. Porque, según opina, “no sé si los pasos de cebra están tan mal”, dice y añade que “yo lo veo también como conductora: gente joven que cruza a lo loco, con los auriculares puestos”. Una responsabilidad compartida de todos. - Marivi Salvo

Últimas Noticias Multimedia