Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Sección 1 de la Audiencia Provincial de Navarra

Dos años de cárcel por ocultar en una nave de Peralta una pala y una excavadora robadas

La Audiencia confirma la pena para el acusado, de 47 años, absuelto del robo

Enrique Conde - Viernes, 26 de Enero de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Una excavadora trabajando en un vertedero.

Una excavadora trabajando en un vertedero. (A. Larretxi)

Galería Noticia

  • Una excavadora trabajando en un vertedero.

PAMPLONa- La Sección Primera de la Audiencia Provincial de Navarra ha confirmado una condena de dos años de prisión del Juzgado de lo Penal número 5 de Pamplona para Raúl G.G., vecino de Pamplona de 47 años, por un delito de receptación después de que en enero de 2016 guardara en un almacén de su propiedad en Peralta una excavadora, valorada en 31.000 euros, y una pala cargadora retroexcavadora, por valor de 22.000 euros, que habían sido sustraídos anteriormente de dos empresas de la Zona Media. Sin embargo, tal y como había resuelto el juez de lo Penal, la Audiencia absuelve del delito de robo con fuerza en las cosas por la sustracción de las máquinas, acción cuyos autores no han podido ser identificados. El juez de Penal 5 manifestó que la posesión de ambas máquinas en una nave de su propiedad es un indicio de “singular potencia acreditativa” pero insuficiente para condenar al acusado por ambos delitos de robo. Ya que a ello entendía el juez que no cabía unir ningún otro indicio suficiente para concluir que el acusado era también el ladrón de las máquinas, ya que la cercanía temporal entre el hurto y la posesión de la máquina sí se daba en uno de los hechos pero no en el otro (tardó doce días la Guardia Civil en encontrarla). También es cierto que concurre una cercanía espacial, ya que la nave del acusado está cerca del lugar del robo, “pero este indicio es insuficiente, ya que siendo cierto que las dos máquinas son difíciles de transportar, no necesariamente con sus propios medios, siendo posible que se hiciera en un camión, por lo que esta cercanía del espacio no puede considerarse un indicio para valorar la participación del acusado”.

El robo ocurrió en la madrugada del 7 de enero de 2016 cuando personas no identificadas se dirigieron al aparcamiento de una sociedad cooperativa en el polígono industrial La Nava de Tafalla. Una vez allí, accedieron al interior del aparcamiento, el cual estaba vallado y cerrada su puerta de acceso con un candado, que fue violentado y, una vez dentro, procedieron a sustraer una excavadora marca Komatsu. A continuación la misma fue trasladada a un almacén que el acusado poseía en el polígono El Escopar de Peralta. El procesado, “cón ánimo de obtener un beneficio patrimonial ilícito y a sabiendas del hecho delictivo cometido, en el que no consta que hubiera participado”, recibió dicho vehículo, ocultándolo en una nave de su titularidad hasta que agentes de la Guardia Civil se personaron en la misma el 19 de enero de 2016. La cooperativa dueña de la excavadora sufrió daños por la sustracción y ocultación de la citada máquina por importe de 1.126 euros, debido al traslado que se tuvo que hacer desde la nave hasta el taller de la ITV debido a que se le había borrado el bastidor para que el vehículo fuera identificado. Asimismo, entre las 18.30 horas del 18 de enero de 2016 y la madrugada del 19 de enero, desconocidos procedieron también a robar una pala cargadora de una empresa de riegos de Falces. La tenían aparcada en un recinto vallado y, tras el robo, la máquina fue trasladada de nuevo al mismo almacén de Peralta. Ahí, el acusado la volvió a esconder hasta que fue descubierta por agentes del Instituto Armado.

La condena en primera instancia fue recurrida por el acusado, pero la Audiencia concluye que la posesión de las máquinas en poder del procesado, al hallarse en su taller y a su disposición porque le habían sido entregadas, junto con la alteración del bastidor de una de las máquinas y la falta de documentación sobre ellas, unida a la falta de constancia de los trabajos que el acusado debía realizar sobre las máquinas, no acreditándose ni quién se la entregó ni con qué fin, permiten mantener la condena del acusado”. La Audiencia le condena a pagar los gastos por el borrado del bastidor y por la imposibilidad de usar las máquinas mientras estuvieron en su almacén, pero del resto de perjuicios a las excavadoras la Au-diencia le retira su responsabilidad ya que pudieron ser causados en el robo en el que no ha quedado probado que participara.

Herramientas de Contenido