EDUARDO GURBINDO

“Si jugamos así, se puede ganar la final”

El lateral navarro, que logró una plata en Polonia, buscará su segunda medalla consecutiva

Beatriz Equísoain Iraizoz - Sábado, 27 de Enero de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Los navarros Iosu Goñi y Eduardo Gurbindo, celebrando ayer el pase a la final en el vestuario.

Los navarros Iosu Goñi y Eduardo Gurbindo, celebrando ayer el pase a la final en el vestuario. (CEDIDA)

Galería Noticia

Los navarros Iosu Goñi y Eduardo Gurbindo, celebrando ayer el pase a la final en el vestuario.

PAMPLONA- La final del Europeo de Croacia tendrá a dos protagonistas navarros: Eduardo Gurbindo y Iosu Goñi. El primero de ellos ya sabe lo que es alzarse con una medalla en el torneo continental, ya que fue uno de los afortunados que se colgó la plata en Polonia junto con otro paisano, Niko Mindegia. El segundo, sin embargo, jugará su primera final en un torneo de este calibre y, pase lo que pase, regresará a su tierra con un metal en el cuello.

Eduardo Gurbindo, pieza clave en el engranaje de Ribera, no podía ocultar ayer tras el partido su enorme alegría. “Ahora mismo estoy muy contento y satisfecho”, decía. “También tranquilo, sabiendo que tenemos aún otro encuentro, que tenemos una final. La anterior la perdimos y no es una sensación para nada agradable. Queda un paso más y merece la pena que cada uno haga un esfuerzo personal para conseguir el objetivo”, añadía.

El internacional pamplonés calificaba el partido ante Francia como “muy serio y concentrado”. “Que haya esfuerzo, compromiso, que cada uno aporte lo que pueda... Así es como sacamos los partidos o los perdemos”, sostenía. Asimismo, Gurbindo puso de relieve “la defensa que hemos hecho, con la ayuda de los porteros. Es increíble la intensidad que podemos mostrar”. El jugador navarro no se esperaba “un partido así” ante Francia. “Creo que se han bloqueado, se han visto sorprendidos por nuestra defensa y se han atascado. Si jugamos así la final, tenemos muchas posibilidades de ganar”, sentenciaba.

A Iosu Goñi le costaba asimilar que jugará su primera final. “Estoy que no me lo creo”, decía. “El partido ha sido increíble. Sabíamos que iba a ser muy complicado, pero hemos jugado nuestras cartas y ellos no han tenido su mejor día”, valoraba del partido. El lateral izquierdo de Barañáin insistía en que disputar la final de mañana ante Suecia es “como un sueño, aún no me lo creo”, y se mostraba “contento” por estar más minutos sobre la pista en esta recta final. “Tampoco ha sido mucho, pero es mejor estar que no estar. Evidentemente me gustaría aportar más al equipo y, si el seleccionador confía en mí, yo responderé”, concluía.

Últimas Noticias Multimedia