Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

El Gobierno concreta su compromiso con el clima en una ley y 226 millones

El Ejecutivo reforzará desde este año una estrategia integral para reducir el efecto invernadero en un 45% para 2030
Incluye actuaciones en energía, transporte, residuos, agua y medio forestal, entre otros campos

Txus Iribarren | Miguel Ángel Galilea - Sábado, 27 de Enero de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Uno de los retos claves de la estrategia es reducir la emisión de gases por combustibles sólidos.

Uno de los retos claves de la estrategia es reducir la emisión de gases por combustibles sólidos. (MIGUEL ÁNGEL GALILEA)

Galería Noticia

  • Uno de los retos claves de la estrategia es reducir la emisión de gases por combustibles sólidos.

Pamplona- El Gobierno de Navarra se ha tomado en serio la lucha contra el cambio climático dotando lo que son hojas de rutas y planes de dos elementos claves para sustanciarlos en algo concreto: un soporte legal y un compromiso presupuestario. La consejera de Administración Local, Isabel Elizalde y el de Desarrollo Económico, Manu Ayerdi, explicaron ayer que durante este año se elaborará una ley integral -con el respaldo de Europa- y que además se ha realizado un cálculo presupuestario de lo que se necesitaría para llevar esta estrategia a cabo: 226 millones en tres años. ¿El objetivo?, reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en un 45% en 2030 con respecto a 2005. De la misma manera, aspira a que en ese año el 50% del consumo energético en la Comunidad foral proceda de fuentes renovables. Una cifra que en 2050 debería ser del 100%, ya que este es la finalidad perseguida por el Plan de Energía 2030, presentado también ayer y es una de las patas fundamentales de una estrategia que, no obstante, afecta a todos los departamentos ya que así lo requiere Europa en el proyecto LIFENADAPA adjudicado a Navarra para que lidere la lucha contra el cambio climático a nivel regional.

hoja de ruta y plan de energíaSon dos de los objetivos incluidos en la Hoja de Ruta del Cambio Climático y el Plan de Energía de Navarra 2030, aprobados recientemente por el Gobierno de Navarra, y que fueron presentados ayer viernes en rueda de prensa por el vicepresidente de Desarrollo Económico, Manu Ayerdi, y la consejera de Desarrollo Rural, Medio Ambiente y Administración Local, Isabel Elizalde. Las medidas contempladas en ambas iniciativas suponen una inversión de alrededor de 226 millones de euros entre 2017 y 2020.

El Ejecutivo foral detalló que contempla el desarrollo de una Ley de Cambio Climático y Transición Energética que prevén sea aprobada a lo largo del presente año. Esta norma daría soporte jurídico a la Hoja de Ruta del Cambio Climático que, según Elizalde, “es la herramienta que define nuestra posición y estrategia en Navarra para hacer frente a la gran cuestión del cambio climático”.

El documento compromete a la Comunidad Foral a reducir sus emisiones totales de gases de efecto invernadero en un 45% para 2030, con respecto a 2005, con el objetivo de “contribuir a que la temperatura no siga aumentando, como se ha constatado ya en las estaciones meteorológicas navarras”.

subida de la temperatura mediaLa consejera indicó que el cambio climático “ya no es algo ajeno, ya es presente” y remarcó que, según la AEMET, en Navarra “el calentamiento promedio es de entre 0,12 y 0,15 ºC por década, y se ha acentuado desde 1980”. “Si la tendencia continúa, el cambio tiene importantes consecuencias para Navarra, ya que estamos en una zona sensible, en la que la comunidad internacional prevé riesgos para la salud humana, inundaciones o incendios”, advirtió.

“Un Gobierno responsable no debe eludir el reto, debe integrar en sus políticas la perspectiva del cambio climático” y “buscar la complicidad de todos los sectores sociales, en todos los departamentos y en todas las estructuras” para que “todo tenga coherencias”. “Tenemos que hacer una transición que sea ordenada, asumible y no traumática”, destacó Elizalde apostó por “promover una cultura que reconsidere los hábitos de consumo” que “hoy ya es insostenible”. En palabras de la consejera Isabel Elizalde, “Si la tendencia continúa, el cambio tiene importantes consecuencias para Navarra. Hay que tener en cuenta que la alteración del clima va a depender, en gran medida, de la evolución de las emisiones. Si somos capaces o no de reducirlas. Y la respuesta depende de cada uno de nosotros, de nosotras, e implica a todas las actividades y a todos los sectores”, dijo.

El documento sienta las bases hacia un nuevo modelo socioeconómico y energético “con una economía baja en carbono y adaptada a los efectos climáticos, para ser un referente de desarrollo sostenible, con un territorio responsable ambientalmente y eficientemente en el uso de recursos”. Se trata de un “instrumento flexible, vivo, que permitirá su reorientación con agilidad cuando la realidad nos señale que es necesario hacerlo” en palabras de la titular de Medio Ambiente. En su definición, ha participado personal cualificado de los departamentos y expertos y expertas en distintos ámbitos, en un proceso abierto también a la ciudadanía en el que han tomado parte 600 personas.


5,5 millones de toneladas de gasesPara todo ello es clave el tema del efecto invernadero. Navarra se compromete a reducir sus emisiones totales de GEI en un 45% para 2030, respecto a las de 2005, y en 80% en 2050, manteniéndose como objetivo a corto plazo el 20% para 2020. La consejera detalló que en 2016 “las emisiones directas de gases de efecto invernadero ascienden a 5,52 millones de toneladas”, lo que supone un aumento del 5,3% respecto a 2015, “debido, sobre todo, al incremento de emisiones en el sector de generación de electricidad y, en menor medida, en el sector de combustión industrial”.

Elizalde desgranó también las actuaciones propuestas para la mitigación de los sectores no energéticos entre los que enumeró el plan director de movilidad urbana sostenible, la Ley de Residuos que apuesta por reducir su producción, el Plan de Desarrollo Rural, el Plan Forestal o el proyecto europeo Life Nadapta. Esta iniciativa, dotada con 15,6 millones en ocho años, cuenta con la implicación de varios departamentos del Go bierno y la propia UPNA.

sectores implicados

Industria. La industria es la responsable de la emisión de un tercio de los gases con efecto invernadero. El reto aquí es sobre todo el tema de potenciar las energías renovables y reducir combustibles fósiles en el consumo final. Este aspecto está contemplado en un Plan de Energía con entidad propia. Presupuesto comprometido: 43 millones en políticas de disminución de este tipo de consumos contaminantes.

Transporte. El transporte es el causante del 22% de las emisiones de CO2. Además, ha crecido un 30% respecto al punto de partida de 1990. El Plan de Energía también tiene incidencia en este ámbito con medidas concretas.

Vivienda. El sector residencial y de servicios aporta un 12% de emisiones. Sin embargo, es posible avanzar en este campo. Algunas propuestas son: mejora de la eficiencia en nuevos edificios y en rehabilitación, sustitución de calderas (ACS y calefacción) de gasoil por sistemas renovables y eléctricos. Presupuesto comprometido: 28,5 millones.

Agropecuario y forestal. Un 20% de la contaminación proviene la agricultura y la ganadería, para el que se apuesta por incidir en políticas forestales, ahorro energético, etc. Presupuesto comprometido: 142,5 millones.

Residuos. El plan de residuos, el reciclaje y la reutilización son también claves. Presupuesto comprometido: 11,8 millones.

medidas concretas

Deducciones de hasta el 30% para comprar coche eléctrico. Para incentivar la compra de coches particulares, motos o taxis.

Rebajar o estar exento de peaje. Esta medida pretende favorecer el uso del vehículo eléctrico.

Reducción de la factura de la luz hasta un 70% mediante el autoconsumo. El autoconsumo permite reducir la factura de la luz de unos 900 euros anuales a algo menos de 300. Una industria podría disminuir entre un 40% y un 85% su recibo eléctrico, con una instalación renovable adaptada a sus necesidades. Por ejemplo, para un consumo eléctrico anual de 72.000 kWh, la factura se podría reducir entre 5.000 y 9.000 euros al año. Se plantean deducciones de hasta el 30% para instalaciones minieólicas en edificios o núcleos de población.

Para cooperativas de productores y consumidores de energía. Deducciones fiscales de hasta el 30% para su creación.

Almacenamiento de energías renovables. Deducciones fiscales de hasta el 30% a proyectos de

inversión de producción y consumo o almacenamiento con energías renovables.

Herramientas de Contenido