Editorial de DIARIO DE NOTICIAS

Decisión salomónica, Rajoy desautorizado

El Tribunal Constitucional avala que Puigdemont puede ser investido president, aunque condiciona su candidatura a que esté presente en el Parlament, lo que añade presión sobre el independentismo

Domingo, 28 de Enero de 2018 - Actualizado a las 06:01h

la resolución adoptada ayer por el pleno del Tribunal Constitucional mediante la que acuerda no prohibir la candidatura de Carles Puigdemont a la Presidencia de la Generalitat, aunque la condiciona a su presencia física en el Parlament previa autorización judicial, es una decisión aparentemente salomónica que no termina por aclarar el panorama en Catalunya y supone una desautorización en toda regla al Ejecutivo de Mariano Rajoy. El fallo tiene pleno sentido jurídico respecto a que salvaguarda, en principio, el derecho fundamental de Puigdemont a ser investido president pese a que se encuentre en busca y captura, derecho que mantendría en tanto en cuanto no se encuentre inhabilitado por sentencia firme. Sin embargo, y pese a que el TC únicamente debía pronunciarse sobre si admitía o no a trámite el recurso presentado por el Gobierno español contra la candidatura de Puigdemont, los magistrados traspasan esa línea y ni siquiera resuelven aún si aceptan o no la demanda. Pero sí ponen condiciones a la validez de esa candidatura, para lo que, de modo preventivo, interpretan de facto el reglamento del Parlament -que no establece el requisito exigido por el TC-, usurpando esa función a la propia Cámara, con lo que, presuntamente, se vulnera -como ya ocurriera con el Parlamento Vasco- la independencia del Legislativo. La decisión, en cualquier caso, aumenta la presión sobre Puigdemont y el independentismo. El president destituido debe decidir si acepta la estrechísima puerta abierta por el TC -lo que supondría su regreso y su segura detención e ingreso en prisión- o se hace a un lado. De igual modo, eleva la presión sobre el presidente del Parlament, Roger Torrent, en el caso de que Puigdemont mantenga el pulso de una investidura a distancia, ya que se arriesga a un delito de desobediencia. Pese a que el Gobierno de Rajoy y el PP se mostraron eufóricos por la resolución del TC, lo cierto es que es también un varapalo para el Ejecutivo español, empeñado en instrumentalizar a la Justicia, incluido el Constitucional, para arreglar asuntos políticos. Ya el informe del Consejo de Estado desaconsejaba el recurso y, pese a todo, lo ignoró. En efecto, el TC anula la posibilidad de que Puigdemont sea investido a distancia, pero en ningún caso avala, como afirmaba el Gobierno, que alguien acusado de rebelión no pueda ser president, lo que hubiera supuesto un evidente fraude de ley.

Más sobre Editorial

ir a Editorial »