Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
Eduardo Santos Itoiz | Podemos Navarra

“Si alguien va a crear su propio proyecto político no es legítimo que lo haga usando el acta de parlamentario de Podemos”

Podemos Navarra vive sus días más difíciles. Con cuatro de sus siete parlamentarios en rebeldía, amenaza no solo su futuro, sino la capacidad de legislar el Gobierno foral

Una entrevista de Juan Ángel Monreal | Fotografía Mikel Saiz - Domingo, 28 de Enero de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Eduardo Santos, a las puertas de la sede de Podemos.

Eduardo Santos, a las puertas de la sede de Podemos. (MIKEL SAIZ)

Galería Noticia

Eduardo Santos, a las puertas de la sede de Podemos.

PAMPLONA.- Eduardo Santos Itoiz es el secretario general de Podemos en Navarra desde que en mayo del año pasado derrotó por 28 votos a Laura Pérez. La parlamentaria, al frente del proyecto hasta entonces, reclamó en un primer momento una auditoría sobre los resultados, que calificó de “empate técnico” y aceptó a regañadientes, y fue apartada después de la portavocía del grupo. Se abrió entonces una herida que ha comenzado a sangrar definitivamente este invierno. La apertura de un expediente a Pérez por un incumplimiento del código ético ha derivado en una suspensión cautelar de su militancia y en una más que posible expulsión del partido. Con el respaldo de otros tres parlamentarios (Carlos Couso, Rubén Velasco y Fanny Carrillo), Pérez controla el grupo en lo que Santos califica como “golpe de estado palaciego” y un intento de crear su propio proyecto político aprovechando los recursos y la visibilidad que les confiere su puesto. Por ello les pide que, tras situarse fuera de Podemos, devuelvan el acta de parlamentarios.


¿Cómo explicaría lo que está sucediendo?

-Hay un conflicto entre Podemos y parte del grupo parlamentario, que no acepta los resultados del debate interno y las directrices que salen de él. Podemos tiene en su identidad la participación y el cumplimiento del código ético, que implica que los cargos públicos se deben comportar de una determinada manera y por ejemplo no beneficiarse personalmente de su cargo. Y por parte de Laura Pérez ha habido una resistencia a cumplir todo esto. A raíz de este funcionamiento del grupo parlamentarios, el consejo ciudadano encargó a la dirección que tomase medidas. A partir de ahí se adoptó una decisión, que fue someter a la comisión de garantías lo que nosotros entendíamos que era una vulneración grave del código ético por parte de Laura Pérez. Es el origen de todo el conflicto.

Los problemas parecen arrancar antes, tras la celebración de las primarias. ¿Cree que Laura Pérez aceptó la derrota?

-Es público y notorio que Laura no aceptó las primarias desde el minuto uno. Lo dijo ella en una declaración tras el escrutinio. La dirección ha intentado ir integrando y se ha conseguido en buena medida. Pero es evidente que no lo ha aceptado. Ahí está el origen de su posición actual: no reconoce la legitimidad de las decisiones tomadas por los órganos del partido ni la que puede surgir de la observancia del código ético. Tanto ella como los tres parlamentarios que la apoyan se están situando fuera del ámbito de Podemos. Lo están diciendo ellos mismos. Están diciendo que son los depositarios de los votos de Podemos y quienes auténticamente pueden representar esa voz. Y por otra parte piden diálogo, la retirada del expediente y prácticamente la dimisión del secretario general, que soy yo, y de todo el consejo de coordinación. Esto es un auténtico golpe de estado palaciego.

Habla de un incumplimiento del código ético, pero no lo concretan. Se le acusa entre otras cuestiones de forzar su presencia en una comisión parlamentaria para votar una moción que podría beneficiarle profesionalmente (moratoria en la exigencia del CAP o Master), de cuestionar decisiones, de no acudir a reuniones o de faltas de respeto. ¿Pero ha sucedido algo tan grave como para abrir un expediente que puede concluir en la expulsión de quien fue cabeza de lista en 2015?

-Yo no voy a hablar del contenido del expediente y no corresponde a esta dirección valorarlo. Ella puede defenderse dentro de los órganos del partido, pero me da la sensación de que ha preferido defenderse en público. En el país de la Gürtel, donde nadie asume responsabilidades, es muy difícil hacer comparativas. Pero lo cierto es que Podemos surgió con un planteamiento respecto a la ética de los cargos públicos y eso incluye comportamientos que no beneficien a las personas por el hecho de tener un escaño de una manera personal y también incluye una limitación de salarios y unas donaciones al partido.

¿Laura Pérez ha dejado de donar la parte de su salario al partido?

-Lo alteró tras perder la secretaría general y la portavocía. Aumentó la retención que le practica Hacienda y de esta manera ha dejado de donar. Nos hemos hartado de decir que no nos financiamos con banca, sino con aportaciones de particulares y mediante los salarios de los cargos públicos. Pues bien, resulta que la secretaria general de este proyecto, cuando deja de serlo, corta su contribución. ¿Qué tipo de identificación tiene con este proyecto?

¿No aporta nada al partido?

-A ver, muy poco. El cambio respecto a lo que daba antes ha sido drástico. Esto no es en cualquier caso lo principal, está unido a una serie de circunstancias que nosotros consideramos graves. Los cargos públicos no pueden beneficiarse de su posición para obtener un beneficio personal. Y no pueden blindarse con su cargo cuando se les exigen responsabilidades. Esto se encuentra en la base de la corrupción política.

¿No había otra solución que la expulsión del partido?

-Hay una suspensión cautelar que puede derivar en una comisión si así lo acuerda el comité de garantías. Pero es que lo que ha pasado es grave: no se arregla con una charla o una amonestación. Hay una pérdida de confianza evidente.

¿Quien toma la decisión de abrir un expediente?

-El consejo de coordinación la toma por unanimidad de sus siete miembros y la pasa a la comisión de garantías. Es una decisión pensada y meditada, que no desconocía las consecuencias que podía haber. Otra cosa es lo que ha sucedido, que no tiene lógica alguna. Estamos hablando de que han usurpado las funciones del consejo ciudadano, que es quien nombró al portavoz parlamentario, que no convocan reuniones del grupo parlamentario y que se valen presuntamente del reglamento de la Cámara para nombrar otro portavoz que habla en nombre de Podemos, cuando al mismo tiempo ellos se sitúan fuera de este partido...

Ella no está sola, tiene el apoyo de tres parlamentarios más, que hablan de diferencias de cariz ideológico.

-Estos tres parlamentarios se han puesto del lado de alguien que ha incumplido el código ético. y además han convertido este problema en un conflicto entre el partido y el grupo parlamentario. La dirección siempre ha estado dispuesta a hablar, yo he mandado mensajes, he convocado reuniones. Todos saben cuál es mi teléfono. Y no hay discrepancia ideológica de ningún tipo que justifique una posición como la suya. Y aunque las hubiera se pueden plantear dentro de los órganos del partido. La línea la define el consejo ciudadano de Navarra, no se define en el grupo parlamentario ni el secretario general ni el consejo de coordinación, que vendría a ser la Ejecutiva.

Carlos Couso ha dicho que la actual dirección de Podemos está aplicando el “manual del perfecto burócrata reformista” ¿Se siente concernido por ello?

-Es que no entiendo a qué se refiere. Desde mayo hemos intentado recuperar los espacios de decisión democrática. Antes se decidía todo desde el grupo parlamentario, porque la secretaria general era al mismo tiempo la portavoz. Casi no había consejo ciudadano ni un consejo de coordinaación, por lo que las decisiones se tomaban ahí. Y este fue el debate de las primarias. Y cuando se celebran, no se acepta el resultado y se construye una oposición desde el grupo parlamentario basada más en los privilegios que en motivos ideológicos.

¿No están aprovechando la oportunidad para quitarse de encima a una posible rival?

-Esa lucha se dirimió en mayo en unas primarias en las que por abrumadora mayoría se votaron unos documentos políticos, organizativos y éticos que eran los que nosotros defendíamos.

Pero en la lucha por la secretaría general ganó por pocos votos...

-El resultado ajustado pudo ser en cuanto a la secretaría general, pero no en cuanto a los documentos, que obtuvieron una amplia mayoría en el consejo ciudadano que se ha ido ampliando. No hay un conflicto dentro de Podemos, hay un conflicto entre Podemos y cuatro parlamentarios que han decidido salirse de los órganos de decisión de Podemos. Ellos deberán explicar por qué pero me parece que están mucho más cerca del concepto de transfuguismo. Han secuestrado un grupo parlamentario, que pertenece a un partido que se presentó a las elecciones con un programa, para quedárselo y presentarse a las elecciones con un nuevo proyecto. Pueden hacerlo, pero que lo digan y yo tengo la obligación de pedirles el acta porque pertenece a un proyecto del que ellos ya no forman parte. Si van a crear su propio proyecto no es legítimo hacerlo con el acta de Podemos.

¿Cree que volvería a ganar a Laura Pérez en unas primarias?

-Pues claro que sí. Y de hecho creo que hemos avanzado muchísimo en Podemos en la consolidación del partido en Navarra.

¿Existe alguna posibilidad de encauzar este conflicto?

-La dirección tiene la obligación de hablar con todo el mundo y tratar de solucionar los conflictos sin tomar decisiones apresuradas. Por dos cosas, porque tenemos que velar por un proyecto como Podemos y por el cambio político de Navarra, que es lo que siempre hemos querido. Esas dos cuestiones le generan a la dirección una responsabilidad máxima y le obligan a agotar todos los procedimientos para reconducir el conflicto. Pero es difícil hacerlo con quien voluntariamente se sitúa fuera.

¿Cuando habló por última vez con Laura Pérez?

-Yo no tenía una relación fluida con ella. El úktimo mensaje se lo mandé el 18 de enero para convocarla a una reunión a la que no vino. Y antes, le envié otro mensaje el 21 de diciembre.

¿Ayudaría retirar el expediente abierto contra Laura Pérez tal y como piden los parlamentarios rebeldes?

Estamos dispuestos a hablar con un límite: nadie puede disponer del mandato de la asamblea, con sus documentos políticos, organizativos y éticos. Eso es una votación del conjunto de militantes de Podemos. No puedo cambiar el código ético ni retirar un expediente que ahora está en manos del comité de garantías, que es un órgano independiente.

¿Ha hablado con Pablo Iglesias del asunto?

-Cuando alguien toma una decisión como esta, se informa a Madrid por los cauces oportunos, a través de la secretaría de organización que tiene presencia en la ejecutiva de Podemos. Pero las decisiones que afectan a Navarra se toman en Navarra y las toma la dirección en Navarra, sin pedir permiso. Otra cosa es que exista lealtad y se informe. Yo hice un informe de lo que podía hacer y de lo que podía pasar. En Podemos no hay una relación jerárquica entre el secretario general y los secretarios regionales. Hemos hablado, pero en términos de confianza política.

¿Ha pensado en dimitir?

-Yo personalmente no tengo ningún problema, pero hay que ser consciente de lo que simbolizamos cada uno en cada momento. Si permito que cuatro parlamentarios decidan sobre la continuidad de un secretario general mando un mensaje nefasto y antidemocrático.

Una ruptura del grupo de Podemos amenazaría la mayoría de las fuerzas que apoyan al Gobierno en el Parlamento. ¿Sigue siendo Podemos leal al cambio?

-Nosotros hemos sido leales, pero no es posible mantener ilusión de lealtad cuando hay parlamentarios que se sitúan fuera y rompen la disciplina de voto. Ahora mismo podemos garantizar la estabilidad con tres parlamentarios y hay cuatro que están en otro proyecto. Veremos si se concreta en unas siglas o en qué se concreta, pero no es posible quedarse con el grupo parlamentario de Podemos sin ser de Podemos. Esto solo responde a la lógica de asegurarse el puesto.

¿Pero va a terminar alguno de los parlamentarios fuera del grupo?

-Es que ni siquiera somos capaces de saber lo que van a hacer. Pero para nosotros es una preocupación máxima y una prioridad el mantenimiento del cambio político. Y creo que es una prioridad para los siete parlamentarios. Otra cosa es cómo cambia la relación en el cuatripartito con cuatro personas que están fuera del consenso, de los acuerdos. Si yo tuviera que explicar a la gente que Podemos se ha cargado el partido no solo sería triste y doloroso, sino mucho más. Nosotros hemos nacido para conseguir el cambio y algunos estuvimos en la negociación del acuerdo programático para conseguirlo. Pero no es solo cosa nuestra, todos deben remar en la misma dirección.

Decenas de miles de personas llevaban años esperando un Gobierno diferente. ¿Entiende que haya preocupación incluso en el propio Ejecutivo?

-Si no la sintiera sería un absoluto frívolo. Y yo comprendo que nos pregunten cómo hemos hecho esto. Pero este tema iba a acabar estallando en uno u otro momento. Y decidimos que, si esto era insostenible, íbamos a aplicar lo que había que aplicar ya. Y vamos a explicarselo a la sociedad. Este un proyecto a largo plazo que debe tener bases sólidas.

las claves

“Desde que perdió la secretaría general, Laura Pérez dejó de aportar parte de su sueldo a Podemos”

“Es público y notorio que Laura no aceptó el resultado de las primarias. Ese es el motivo de su posición actual”

“Si permito que cuatro parlamentarios decidan sobre mi continuidad envío un mensaje nefasto ”

“Para nosotros es una prioridad máxima mantener el cambio político en Navarra: hemos nacido para ello”

“En la dirección estamos dispuestos a hablar, pero nadie puede disponer del mandato de la asamblea”

“Este tema iba a terminar estallando tarde o temprano y decidimos que era mejor actuar ya”