Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
LOS ÚLTIMOS CASOS

Cómo se condenan los atropellos en Navarra

LAS ÚLTIMAS 8 CONDENAS POR ATROPELLOS MORTALES REFLEJAN CONDUCTAS POR IMPRUDENCIA GRAVE Y PENAS QUE SUELEN SER DE UN AÑO DE CÁRCEL Y OTRO SIN CARNÉ. AQUÍ, LOS CASOS


Enrique Conde | Javier Bergasa - Domingo, 28 de Enero de 2018 - Actualizado a las 06:01h

La plataforma 8/80, que conciencia sobre tráfico, en una acción en enero en el paso de peatones en el que murió un anciano en la Txantrea.

La plataforma 8/80, que conciencia sobre tráfico, en una acción en enero en el paso de peatones en el que murió un anciano en la Txantrea. (JAVIER BERGASA)

Galería Noticia

La plataforma 8/80, que conciencia sobre tráfico, en una acción en enero en el paso de peatones en el que murió un anciano en la Txantrea.

El Código Penal castiga los homicidios causados por una imprudencia grave con la pena de prisión de uno a cuatro años. Si se comete utilizando un vehículo a motor o un ciclomotor, se impondrá asimismo la pena de privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores de uno a seis años. Si la condena implica más de dos años sin carné, el condenado tiene que hacer un curso de sensibilización y volver a sacarse el permiso. Las imprudencias de tráfico se vieron afectadas por la reforma del Código Penal de 2015, que dejó las imprudencias leves (aquellas distracciones mínimas) para que se juzgaran en la vía civil (reclamando una indemnización) y no en la vía penal dejando de tener alcance de delito. Pero en la gradación de las imprudencias también se incorporó la figura de la imprudencia menos grave. Las distracciones al frente del volante que acaban en lesiones dolosas y homicidios suelen ser materia de discusión por la gravedad de las imprudencias. Si una es más o menos grave lo ha ido dibujando la jurisprudencia y los criterios que fijó de inicio la Fiscalía General. El hecho de que el atropello se produzca con el peatón cruzando en un paso de cebra y con plena visibilidad merece en la mayoría de los casos la tipificación de conducta imprudente grave.

Como verán en este recordatorio de las últimas ocho sentencias por atropellos mortales ocurridos en Navarra, la mayoría de sentencias se dictan por conformidad y en ninguno de los casos implicó que el conductor ingresara en prisión. Otras conductas agravadas -al ponerse al volante influenciado por alcohol y drogas o realizando alguna maniobra temeraria-, sí que acaban con los implicados entre rejas. Está por juzgar un joven de Milagro de 28 años, Abel L.P.C., que se encuentra en prisión provisional, y que mató en la Semana Santa de 2017 en un atropello múltiple en el camino de Las Norias de Tudela a Carlos Pellejero, un zaragozano de 20 años. Circulaba a una velocidad de locura en una pista rural y en día de fiesta en la capital ribera. Además había tomado marihuana y cocaína. En el juicio la Fiscalía le pedirá 7,5 años de cárcel. También fue enviado a prisión recientemente Arturo U.J., de 37 años, después de haber atropellado el 10 de enero, a las 20.10 horas, en un paso de peatones en la calle Mendigorría de Pamplona a Cirilo Artola Montón, de 90 años. El conductor cuadruplicó la tasa de alcohol y circulaba a velocidad excesiva. Desplazó el cuerpo del anciano hasta 30 metros.

27-9-2015, pamplona (san juan)

2 años de cárcel por matar a un joven al salir del aparcamiento

Una de las sentencias que más ha dado que hablar la dictó hace poco la Sección Primera de la Audiencia Provincial al ver el recurso sobre el atropello de un joven universitario a la salida de un bar de San Juan. La juez de lo Penal había condenado a un burladés de 25 años de edad, Asier E.M., a 3,5 años de cárcel por homicidio imprudente y omisión del deber de socorro, pero la Audiencia le absolvió de este último delito y le dejó la pena en dos años. Sobre las 4 horas del 27 de septiembre de 2015, el condenado atropelló al joven Emilio Rekalde Proaño, estudiante en la UN, y se dio a la fuga. La Audiencia entendió según la jurisprudencia del Supremo que la víctima no quedó desamparada al haber múltiples personas en el lugar. Le condenaron a la pérdida de tres años del carné de conducir, por lo que tendrá que volverse a sacar el permiso. No ingresará en prisión si no delinque en los próximos tres años.

31-3-2016 pAMPLONA (av. pío XII)

Un año de cárcel y sin carné

En los atropellos propiamente dichos, la mayoría de las últimas condenas alcanzadas han sido de conformidad. Así ocurrió por ejemplo en la sentencia que condenó a una acusada, B.E.A., en el Juzgado de lo Penal 4 a un año de cárcel y a otro año sin carnet. El delito por el que se le condenó, como en la mayoría de estos casos, fue un delito de homicidio por imprudencia grave debido a la falta de diligencia de la conductora. El fallecido fue Ángel María García Sádaba, de 74 años. Cruzaba por un paso de peatones regulado por semáforos en la avenida Pío XII 35, de Pamplona. El semáforo para peatones estaba verde y el de conductores, ámbar. Ocurrió a las 8.30 horas de la mañana del 31 de marzo de 2016.

15-7-2016 pAMPLONA-barañáin

Un año de cárcel y 2,5 sin carné

En julio de 2016 se produjeron dos atropellos mortales en Pamplona. El primero fue el día 15, a las 11.15 horas, en la avenida Barañáin, en el paso de peatones frente al supermercado Carrefour. Allí murió Pedro Usoz, un varón de 83 años que falleció en el hospital dos meses después. El acusado E.L.I., de 31 años, aceptó un año de prisión, una multa y a 2,5 años sin carnet. Circulaba totalmente desatento, lo que es una imprudencia grave.

19-7-2016 pAMPLONA (ROCHAPEA)

Un año de cárcel y 3 sin carné

También en julio de 2016, el día 19 y a las 12.25 horas, ocurrió el atropello que acabó con la vida de Ana María Larumbe Huarte, de 78 años. Cruzaba por un paso de peatones en el barrio de la Rochapea, al comienzo de la calle Bernardino Tirapu. Una furgoneta procedente de la calle Artica y que buscaba un lugar para aparcar la arrolló. Su conductor, H.B.I., de 80 años, aceptó de conformidad una pena de un año de cárcel y tres años sin carnet, que lo perdió del todo.

7-8-2016 pAMPLONA-ermitagaña

Un año de cárcel y otro sin carné

Días más tarde volvió a repetirse un suceso negro en paso de cebra. Fue en agosto cuando Ana María Elizari, una mujer de 76 años, fallecía al ser atropellada por un vehículo en el barrio de Ermitagaña. El conductor, F.J.U.O., de 70 años, fue a juicio y se le condenó en el Juzgado de lo Penal 1 a un año de cárcel y a otro año sin carnet de conducir en abril de 2017. La sentencia refleja que la fallecida tenía dificultades para caminar pero que el hombre, que paró el coche segundos antes para dejar pasar a peatones, reanudó la marcha sin percatarse de que la mujer pasaba por allí.

diciembre de 2015 Barañáin

Imprudencia menos grave: multa

En diciembre de 2015 otro paso de peatones se tiñó de luto. Fue en la avenida del valle de Barañáin. Allí perdió la vida Lidia Urcelay, de 81 años. El atropello ya era de noche, a las 18.50 horas, y el acusado, un pamplonés de 38 años, circulaba sin la debida atención ni precaución. Aceptó un delito de homicidio por imprudencia menos grave. En este caso se le multó con 720 euros y se quedó 3 meses sin carné.

13-12-2013 travesía de acedo

Un año de cárcel y uno sin carné

En la travesía de Acedo, un 13 de diciembre de 2013 y a las 18.30 horas, en una jornada nocturna y lluviosa que rebajaba la visibilidad del lugar, fue atropellado mortalmente Feliciano Echeverría, de 83 años. La víctima, que según la sentencia vestía de negro y con el paragüas abierto, salía de la gasolinera de tomar un café y cruzaba por un paso de peatones. El conductor aceptó un año de cárcel y sin carnet por imprudencia grave.

18-7-2012 PAMPLONA (C.SADAR)

Un año de prisión y sin permiso

En septiembre de 2015 se condenó a R.L.C., a un año de cárcel y a otro año sin carnet por atropellar mortalmente en un paso de peatones de Pamplona a un varón de 43 años, Ramón Javier Gaztelu. Cruzaba por un paso en la calle Sadar, 6. El coche procedía de la calle Tajonar. Era la tarde del 18 de julio de 2012. La sentencia refleja que el conductor, de 52 años, circulaba completamente desatento a las circunstancias del tráfico. El acusado dijo que el sol le había deslumbrado y la juez le recriminó en la sentencia que, debido a ello, su obligación era reducir la velocidad al acercarse al paso.