Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

europeo de croacia España 29 - Suecia 23

Y por fin, medalla de oro

Final | españa, con los navarros Gurbindo y Goñi, logra su primer título continental

Javier Villanueva (Efe) - Lunes, 29 de Enero de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Los jugadores celebran el título europeo tras ganar a Suecia.

Los jugadores celebran el título europeo tras ganar a Suecia. (EFE)

Galería Noticia

  • Los jugadores celebran el título europeo tras ganar a Suecia.
  • Gurbindo intenta el lanzamiento ante la oposición de Petersson.

ESPAÑA Corrales;Solé (5, 3p), Gurbindo (1), Sarmiento (1), Raúl Entrerríos (4), Valero Rivera (1) y Aginagalde (1) -siete inicial-;Sterbik (ps), Balaguer (5), Alex Dujshebaev (4, 1p), Cañellas, Morros, Iosu Goñi (1), Ariño (4), Gedeón Guardiola (1) y Figueras (1).

SUECIA Appelgren;Ekberg (4, 1p), Arnesson (1), Darj, Nielsen (5), Henningsson (2) y Wanne (3) -siete inicial-;Palicka (ps), Jeppsson (1), Tollbring, Petersson, Gottfridsson (2), Cederholm, Otslund, Zachrisson (3) y Nilsson (2).

Marcador cada cinco minutos 3-2, 4-5, 5-7, 7-9, 10-12 y 12-14 (descanso);15-14, 18-15, 20-16, 13-17, 26-20 y 29-23.

Árbitros Gubica y Milosevic (Croacia). Excluyeron a Gurbindo y Morros, de España;y a Zachrisson y Darj (2), de Suecia.

Pabellón Arena de Zagreb. 9.000 espectadores.

Zagreb (Croacia)- La selección española de balonmano rompió su maleficio y, tras quedarse hasta en cuatro ocasiones a las puertas del oro, se proclamó ayer por primera vez en su historia campeona continental al imponerse a Suecia (29-23) en la final del Europeo de Croacia.

Una victoria que representa algo más que un simple triunfo, porque es la confirmación de un estilo de juego que viaja en una dirección diametralmente opuesta a las tendencias del balonmano actual, una manera de entender este deporte que, por fin, sirvió para que España se coronase como rey de Europa.

Desterrados quedaron los fantasmas de la derrotas sufridas en las finales de los Europeos de 1996, 1998, 2006 y la más reciente, hace tan sólo dos años, en Polonia. Pero el balonmano debía un oro continental a los Hispanosy ayer se lo entregó, tras una final en la que, pese a los muchos padecimientos que sufrió en la primera mitad, España acabó por imponer su filosofía y su ritmo de juego. Especialmente en defensa, con el 5/1 por el que apostó Jordi Ribera en la segunda mitad que desarboló por completo a un conjunto sueco que tan sólo fue capaz de anotar tres goles en los 20 primeros minutos de la segunda parte. Una cifra a la que contribuyó notablemente el portero Arpad Sterbik con sus paradas para ajustar un sistema defensivo que condujo a España a la victoria.

“Si les obligamos a atacar en posicional, pueden sufrir ante nuestra defensa. Debemos hacerles sufrir, impedirles que puedan correr, que no puedan jugar al contraataque”, señaló en la previa el central Dani Sarmiento. Y es que tanto españoles como suecos tenían muy claro desde el principio que el ganador del encuentro sería el equipo que lograse imponer su ritmo de juego. Una batalla que ganó de inicio el conjunto escandinavo, que sustentado en las paradas del guardameta Mikael Appelgren, que detuvo en los primeros diez minutos de juego cuatro de los ocho lanzamientos que intentaron los españoles, pudo volar al contraataque.

Así, a la carrera, la selección sueca, un equipo que sigue a rajatabla la filosofía de defender, correr y lanzar a la máxima velocidad, logró adquirir rápidamente una más que inquietante ventaja de tres goles en el marcador (4-7). Una circunstancia que obligó a pedir con urgencia un tiempo muerto a Jordi Ribera, que temía, al igual que ya ocurrió hace dos años en la final del Europeo de Polonia, que los Hispanosse quedasen sin opción apenas iniciado el encuentro. Pero no fue así porque España llegó viva al descanso (12-14) y remontó en el inicio del segundo acto para después vivir un plácido final en el que comenzó a celebrar una ansiada y merecida medalla de oro.

Herramientas de Contenido