Las empresas de la Comarca de Pamplona impulsan la mejoría del empleo en Navarra en 2017

Solo la capital concentra la mitad de la creación de puestos de trabajo
El área de Tafalla y Baztan-Bidasoa flaquean
La agroalimentación, con 1.900 ocupados más desde 2013, beneficia a La Ribera

Juan Ángel Monreal / Javier Bergasa - Lunes, 29 de Enero de 2018 - Actualizado a las 06:01h

El área comercial de Itaroa ha impulsado el empleo en Huarte, uno de los municipios que más crecen.

El área comercial de Itaroa ha impulsado el empleo en Huarte, uno de los municipios que más crecen. (Javier Bergasa)

Galería Noticia

El área comercial de Itaroa ha impulsado el empleo en Huarte, uno de los municipios que más crecen.Variación del empleo en los municipios navarros en el año 2017. paro - desempleo

pamplona- Las empresas de la comarca de Pamplona impulsaron la mejoría del empleo en 2017 en Navarra, un año que se saldó con un sensible incremento en la afiliación a la Seguridad Social (8.954 cotizantes más), común a todos los sectores económicos, pero desigual en su intensidad y sobre todo en su distribución geográfica. Municipios importantes de la Zona Media y del norte de Navarra siguen mostrando muchas dificultades para crear empleo, mientras que el cinturón de la capital, con algunas excepciones, mantiene un notable dinamismo y supera el ritmo de avance medio.

Es el caso por ejemplo de localidades como Berrioplano y Orkoien, cuyos polígonos industriales acogen a algunas de las empresas que más incrementaron su ocupación durante el año pasado. Con crecimientos cercanos o superiores incluso al 10%, multiplican por tres el avance medio de la ocupación en Navarra, que se incrementó a un ritmo del 3,4%. La propia Pamplona, cuyo empleo crece un 4,6% muestra un dinamismo superior a la media que le ha servido para crear 4.454, el 49,74% del total. Es decir, la capital creó el año pasado prácticamente la mitad de los nuevos puestos de trabajo.

Este porcentaje resulta muy superior al peso global que la capital tiene respecto al empleo total de Navarra (37%) y queda también por encima de la media acumulada de los últimos cuatro años. Desde que en 2014 regresó la creación de empleo, las empresas localizadas en el municipio de Pamplona han añadido 10.565 de los 26.907 nuevos cotizantes a la Seguridad Social, el 39,26%. Una cifra, por tanto, más alineada con el impacto que la capital tiene en el conjunto de la comunidad, que en cualquier caso no deja de crecer, sobre todo si se tienen en cuenta las localidades más cercanas. Los datos de 2017, en cualquier caso, no se explican sin la industria del auto, localizada en buena medida en la comarca de Pamplona y que fue capaz de crear más de 740 puestos de trabajo, regresando así a los niveles de 2009, año también de lanzamiento de modelo en VW.

Norte a la bajaLos datos de afiliados a la Seguridad Social muestran por tanto la salud de las empresas y su capacidad para contratar. Pero no se corresponden exactamente con el descenso del desempleo en cada una de las localidades, al trabajar muchas personas en municipios al que residen. Pese a ello, el mapa de ocupados por localidad ofrece una idea del tejido productivo por cada comarca y alerta así de la situación en la que se encuentran localidades como Tafalla, cuyas empresas no solo no crearon empleo, sino que destruyeron 33 puestos de trabajo el año pasado. Su comportamiento desde 2013 resulta algo mejor, pero, al igual que en el caso de Sangüesa, su avance medio anual apenas llega en este cuatrienio al 1%, frente a un crecimiento general del 2,5%. Tampoco Estella (0,75% de avance medio) da muestras de un gran dinamismo.

Si bien algunos municipios resultan la excepción -en Olite el crecimiento medio es del 3% desde que se inició la recuperación- la Zona Media parece acusar el impacto del cierre y las dificultades de empresas industriales vividos desde los años 90. También el norte de Navarra presenta dificultades similares. Y el caso más llamativo es el de Baztan, cuyas empresas pierden ocupados entre 2014 y 2017, mientras que el conjunto de Navarra genera empleo. Algo similar ocurre en Lesaka, donde ArcelorMittal no genera nuevo empleo.

Diferente es la situación que se vive en algunas de las zonas más castigadas entre 2008 y 2013. Alsasua genera empleo a un ritmo algo superior a la media en el último cuatrienio (casi un 3% de media anual) y también lo hace Corella, si bien a un ritmo algo menor. Si bien Tudela no avanza a la misma velocidad de Pamplona, otros municipios del sur de la comunidad y de la Ribera Alta, como Cortes, Ablitas, Funes, Villafranca, Marcilla, San Adrián y Azagra registran elevados incrementos en de empleo, superiores al 3% anual de media. No es ajeno a ello el comportamiento de la industria alimentaria, que ha creado casi 1.900 empleos en cuatro años.

apunte

Burlada y Barañáin, cada vez más dormitorio. Dos de las localidades más grandes situadas alrededor de Pamplona siguen acusando la falta de suelo industrial, así como el cierre de algunas empresas importantes. Tanto Burlada como Barañáin pierden actividad económica.

Barásoain. De la mano de Acciona y de otras empresas, Barásoain ha duplicado su empleo en los últimos cuatro años, hasta rebasar el millar de afiliados a la Seguridad Social.

Esteribar crece con Cinfa. El dinamismo de Cinfa no solo se deja notar en las cifras globales de la industria farmacéutica, que duplica su empleo desde el año 2009 en toda Navarra. También en las de Esteribar, donde la empresa tiene su sede principal (Olloki), que crecen un 20% desde el año 2013.

Valle de Egüés. Todavía en desarrollo, este municipio se anota un fuerte crecimiento en los últimos cuatro años (17%). Huarte, con la ampliación de Itaroa, crece por encima del 4% en el año 2017 y un 19% en cuatro años.