Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
La otra crónica

Otro error puntual

Por Javi Gómez - Lunes, 29 de Enero de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Otro error dejó a Osasuna sin rascar botín (y el de ayer era de los gordos). El equipo de Diego Martínez planteó un encuentro de tú a tú en casa del líder, especialmente en la segunda mitad, pero se marchó sin premio alguno de un estadio en el que no gana nadie desde hace casi un año.

Los rojillos visitaban el campo del primer clasificado de la categoría, que por algo comanda la tabla de Segunda División (no por casualidad, precisamente) y rápidamente comprobaron que las credenciales del Huesca estaban bien argumentadas. Cada vez que Osasuna perdía un balón, los jugadores del conjunto oscense desataban un vendaval en forma de contra peligrosísima con cuatro e incluso cinco jugadores a la carrera en busca de la portería defendida por Sergio Herrera.

Pese a la derrota, lo más importante es que Osasuna lo intentó y volvió a mandar el mensaje de que se siente más cómodo con el balón que sin él

Sin embargo, el gol del cuadro local no llegó de esta manera, sino por un error en la salida de balón de Oier, un fallo que Álex Gallar (que tuvo otra ocasión en la segunda mitad de idéntica manera por otro error en un despeje de Sergio Herrera) no desaprovechó.

No son estos los primeros puntos que pierde Osasuna por errores puntuales y es algo que los pupilos de Diego Martínez, también el propio técnico, deberían remediar para poder apostar por acompañar al Huesca en el ascenso. Y es que el equipo de Rubi dio ayer otro paso de gigante para conseguir el ascenso directo.

Pero Osasuna no mereció perder. Los rojillos lanzaron dos balones al palo en la segunda mitad y gozaron de otras tantas ocasiones para al menos empatar. Roberto Torres mostró otra cara (esta vez como media punta) y le dió otro aire al equipo. Osasuna se lanzó hacia la portería contraria, incluso Unai García iba a ser utilizado como ariete por Diego Martínez, hasta que la expulsión de Clerc lo impidió, y eso dejó algún hueco que se encargó de tapar Sergio Herrera, que encajó un gol, pero evito unos cuantos.

Lo más importante es que ayer Osasuna volvió a mandar el mensaje de que se siente más cómodo con balón. Jugadores como Mérida, Torres o el propio Clerc se adaptan mejor a este tipo de juego y pusieron en aprietos al líder. El camino para hacer algo grande lo seguirán los que sean valientes, como ayer Osasuna. El mayor problema llega mirando al futuro. Osasuna pagó un peaje demasiado caro con la expulsión de Clerc y la lesión de Oier. Y además lo hizo para irse de vacío... Por otro error puntual.

Más sobre Osasuna

ir a Osasuna »