Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Puigdemont, pendiente de la decisión ‘in extremis’ del TC

El pleno será a 15.00 horas, y el tribunal decidirá dos horas antes si levanta las medidas cautelares
La otra baza del candidato es la petición de amparo al presidente del Parlament

Míriam Vázquez - Martes, 30 de Enero de 2018 - Actualizado a las 06:01h

El presidente del Parlament, Roger Torrent, con el candidato, Carles Puigdemont, en una anterior reunión en Bruselas.

El presidente del Parlament, Roger Torrent, con el candidato, Carles Puigdemont, en una anterior reunión en Bruselas. (EFE)

Galería Noticia

  • El presidente del Parlament, Roger Torrent, con el candidato, Carles Puigdemont, en una anterior reunión en Bruselas.

pamplona- Catalunya celebrará hoy el pleno de investidura. O no. La sesión, prevista para las 15.00 horas, llega rodeada de incógnitas y nadie sabe a ciencia cierta si llegará a celebrarse, en qué condiciones lo hará, o si será cancelada a última hora por el presidente del Parlament, Roger Torrent. El Tribunal Constitucional trituró el sábado prácticamente todas las opciones de Carles Puigdemont para repetir como president, le impuso estar presente en el Parlament y hacerlo con una autorización judicial porque está en busca y captura. El candidato decidió jugar ayer la carta de la inmunidad parlamentaria y colocó toda la presión sobre Torrent para que le otorgue su amparo y algún salvoconducto que le permita ser proclamado en el Parlament, de manera presencial, regresando a Catalunya sin riesgos. Mientras tanto, el TC aportó su punto de suspense anunciando que se reunirá hoy a las 13.00 horas para estudiar si levanta las medidas cautelares, aunque en principio no es probable que lo haga. Por unas horas, se ha vuelto a abrir la rendija de la investidura a distancia desde Bruselas, la más segura para Puigdemont, que evitaría ser detenido.

Antes de conocer esta noticia, Puigdemont pidió por carta a Torrent que, en vista de las actuaciones judiciales para “impedir que pueda asistir al pleno”, le conceda “amparo” y “adopte las medidas necesarias para salvaguardar los derechos y prerrogativas del Parlament”. Recalcó que tiene “el derecho a asistir” al pleno y goza de “inmunidad con el efecto concreto de que no puede ser detenido si no es en caso de delito flagrante”.

Es muy arriesgado aventurar dónde estará Puigdemont hoy, y nadie ha anunciado oficialmente su regreso desde Bruselas. Aun así, la invocación del principio de inmunidad implicaría volver a Catalunya con la expectativa de que las fuerzas de seguridad no lo arrestasen porque, como diputado, no podría ser detenido salvo en caso de flagrante delito. En su carta, alude constantemente al “derecho de asistir”. La inmunidad es una figura reconocida por el Estatut, el reglamento del Parlament y la Constitución. Puigdemont citó también la figura del amparo parlamentario. La última reforma del protocolo de la Cámara ofrece un resquicio: las fuerzas de seguridad no podrán entrar en el Parlament aunque tengan una orden judicial si no cuentan también con el permiso de Torrent. En definitiva, Puigdemont tendría que llegar al Parlament sin ser interceptado por las fuerzas policiales y, una vez dentro, ningún agente podría apresarlo.

dilemaEl presidente del Parlament tiene ante sí un dilema, porque el Constitucional solo permite una investidura con el candidato presente en el Parlament siempre y cuando haya logrado antes la autorización del juez del Tribunal Supremo, Pablo Llarena, que lo investiga por un delito de rebelión. Cualquier otra fórmula abocaría a Torrent y a los miembros soberanistas de la Mesa (tienen cuatro escaños sobre un total de siete) a incurrir en un delito de desobediencia. Además, en el caso de que siguieran adelante y la votación se produjera, quedaría anulada y Madrid no reconocería al nuevo president. Torrent recibió ayer la notificación del Constitucional, donde le avisa de la responsabilidad penal en la que puede incurrir.

Aunque JxCat había anunciado el domingo que Puigdemont pediría autorización al juez para regresar con garantías, el candidato cambió ayer súbitamente de estrategia. La vía del permiso judicial lo abocaría a ser detenido al cruzar la frontera, y entraría en prisión provisional. Para ser investido, debería solicitar un permiso de salida a Llarena, que ayer rechazó que Oriol Junqueras y Jordi Sànchez acudan de manera presencial al pleno, aunque sí pondrán delegar el voto.

El abogado de Puigdemont, Jaume Alonso Cuevillas, enfrió la petición de permiso al juez, y a la tarde el propio Puigdemont confirmó que no lo pediría. Remitió un escrito al Supremo asegurando que no necesita “autorización judicial” para ejercer derechos políticos que le son inherentes.

Si lograse la inmunidad, lograría ser proclamado y ganaría la batalla de la imagen a Madrid, aunque después fuera ser detenido. Salvo que decidiese atrincherarse, tendría que abandonar en algún momento la Cámara y sería arrestado, siempre que no lograra escapar de incógnito.

Herramientas de Contenido

etiquetas: catalunya, puigdemont, tc

Últimas Noticias Multimedia