Expediente sancionador por el concierto no autorizado en Antzara

El hecho denunciado en Mendillorri puede constituir una infracción muy grave

Kepa García - Martes, 30 de Enero de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Edificio municipal de Mendillorri.

Edificio municipal de Mendillorri. (Foto: Patxi Cascante)

Galería Noticia

Edificio municipal de Mendillorri.

pamplona- El departamento de Interior del Gobierno de Navarra abrirá un proceso sancionador a los responsables del concierto no autorizado que se celebró durante las pasadas navidades en el local municipal de Mendillorri Antzara.

Según explicó ayer la concejala delegada de Seguridad Ciudadana y Convivencia Itziar Gómez, la decisión de remitir la denuncia a Interior viene motivada porque los hechos denunciados -la celebración de un espectáculo o actividad recreativa no autorizada- pudieran constituir “una infracción muy grave” de lo dispuesto en el artículo 22.3 de la Ley Foral 2/1989. La citada ley otorga al Gobierno de Navarra las competencias para imponer sanciones en este tipo de infracciones.

El asunto fue tratado ayer en la comisión de Presidencia, donde la concejala de Seguridad Ciudadana presentó la información relativa a este incidente tras una pregunta formulada previamente por UPN.

Según se recoge en la documentación aportada a los grupos municipales, los hechos se produjeron sobre las 1.15 horas de la madrugada del 26 de diciembre cuando una dotación de la Policía Municipal acudió al citado inmueble tras una denuncia vecinal.

venta de alcoholDurante la intervención, los agentes pudieron comprobar que el local estaba lleno y que se estaba celebrando un concierto. Se recoge en la denuncia tramitada por el área de Seguridad Ciudadana que había una barra para la venta de alcohol y gente fumando en el interior.

Cuando los agentes preguntaron por la presencia de un responsable, acudió uno de los integrantes del grupo motor Antzara que reconoció carecer del permiso para el concierto. Según su declaración, el concierto había comenzado a las 18 horas y estaba previsto concluir a las dos de la madrugada, aclarando que no se estaba cobrando por la entrada al local.

Los agentes permitieron que continuara el espectáculo hasta la hora prevista tras el compromiso de los presentes a no prolongarlo más.

Las explicaciones de la concejala delegada no convencieron ayer a la regionalista María Caballero, que de forma inesperada criticó a la edil de Geroa Bai por acudir con la respuesta por escrito.

No es la primera vez que este asunto sale en el debate municipal. La semana pasada, la concejala delegada de Desarrollo Comunitario Esther Cremaes se refirió a la denuncia interpuesta por UPN ante el Tribunal Administrativo de Navarra por las condiciones de cesión de este edificio para uso de los colectivos y asociaciones de Mendillorri.

Cremaes recordó que los usuarios deberán ajustarse a los horarios y normas de funcionamiento, pero rechazó que sea motivo para retirarles la posibilidad de seguir usando el inmueble.