Eduardo Gurbindo lateral derecho de la selección española y del nantes

“Este año, con lo que el equipo ha sufrido en el camino, regresar con esta medalla es especial”

Gurbindo no pierde ocasión de pisar Navarra a la mínima. Hoy mismo, por la tarde, debe estar ya en Nantes. Aun así, quería compartir su éxito con la familia

Jon Viedma/Beatriz Equísoain Patxi Cascante - Miércoles, 31 de Enero de 2018 - Actualizado a las 06:02h

pamplona- La cara de cansancio de Eduardo Gurbindo por el viaje y las celebraciones se mezclaba ayer con la de alegría por el recibimiento de su familia en el Aeropuerto de Pamplona. Poco podrá disfrutar con ellos, porque hoy mismo parte ya a Nantes, pero ese tiempo le servirá para recargar las pilas y volver a una Liga donde está triunfando.

Por fin en Navarra y con gran recibimiento familiar.

-La verdad es que estoy muy contento de volver a casa, aunque sean unas pocas horas. Ver en el aeropuerto a la familia, a estas horas, se agradece. Me hubiese gustado tener un par de días para estar tranquilamente con mi abuela, mis tíos y con mis amigos, pero no me puedo quejar. Al menos nos hemos traído el oro, que no era fácil de conseguir.

La última vez que vino de un Europeo fue con la plata y ahora con el oro. Va subiendo peldaños...

-Siempre es importante volver con algo (se ríe). Pero este año, con todo lo que hemos sufrido en el camino, que ha sido muy difícil, regresar con el oro es especial. Hace dos años perdimos la final y a mí ese momento me escoció mucho. Creo que eso nos ha dado ahora un plus de experiencia y de madurez a todo el equipo.

¿A qué le sabe este oro?

-Todavía es muy pronto para saberlo. Creo que es necesario dejar que pase un poco el tiempo para valorarlo. Es un orgullo lo que hemos conseguido. Llevo muchos años jugando, han sido muchos campeonatos y era algo que llevaba buscando. Para mí, es la recompensa a todos los años que llevo jugando, a las concentraciones, a las veces que he perdido, a no estar en las Olimpiadas... En el deporte pierdes más que ganas y esto hay que recordarlo.

Ha jugado a un gran nivel en el torneo y muchas voces han reclamado el MVP para usted. ¿Qué opina?

-Yo he disfrutado mucho y he jugado todo lo que he querido y más. La confianza que tenía era terrible y Jordi (Ribera) también me lo ha demostrado. Estaba muy a gusto, con ritmo, ilusionado y podía haber seguido jugando veinte partidos más. Soy consciente de que lo he hecho bien, pero no me gusta hablar de mí. Esos premios no van conmigo. Me importa más lo que hemos conseguido. Claro que gusta que hablen bien de ti, pero hay que seguir en la línea.

No se le olvidó en la celebración la bandera de Navarra.

-(Se ríe) Me la llevaron mis padres. Cuando acabó el partido la cogí rápidamente. Para mí es orgullo, hay que promocionar un poco la tierra y siempre que pueda lo volveré a hacer.

Tiene muy presente sus raíces.

-Me gusta viajar, pero estar en casa para mí es básico, sobre todo para mi cabeza. Soy un tío sencillo, feliz con una cerveza, un bocadillo de chorizo y una partida de cartas.

Habrá recibido muchas felicitaciones, ¿alguna en especial?

-Sí, he recibido muchos mensajes y felicitaciones. Lo agradezco, pero no destaco ninguna. Sobre todo me quedo con el cariño de los que están aquí (su familia) y los amigos de siempre.

Por las redes sociales hay quien se ha posicionado para que lancen el Chupinazo de San Fermín.

-Eso no me disgustaría (se ríe). Cómo no me va a gustar, sería un orgullo. Hablando con Iosu de broma decíamos que estaría muy bien lanzarlo, pero hay que tener los pies en el suelo.