Silbidos

Tarjeta después de ventaja

Por Manuel Osorio - Miércoles, 31 de Enero de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Galería Noticia

la situación se produce a menudo: un equipo inicia el ataque contra la portería contraria y un jugador del equipo defensor intenta cortar ese ataque, cometiendo una falta, sin conseguirlo, el árbitro concede ventaja y una vez que la jugada concluye los jugadores del equipo atacante y el público partidario se dirigen al árbitro agitando la mano nerviosamente con el pulgar y el índice unidos enseñando la imaginaria tarjeta.

Sin embargo, en la situación descrita, el árbitro amonesta unas veces y en otras no lo hace. Me temo que el aficionado llegue a considerar que su decisión obedezca a motivos caprichosos o partidarios, por eso intentaré aclarar en las siguientes líneas en qué condiciones debe producirse la amonestación.

Es claro que nos estamos refiriendo a lo que en la actualidad se conoce como ataque prometedor y que, si el árbitro no concede la ventaja, la amonestación es indiscutible por haber privado al equipo atacante de una oportunidad razonable.

Normalmente la falta se produce de una de estas tres formas: Mano, zancadilla o sujetar, en cualquier caso el concepto a considerar es que, si el árbitro ha concedido ventaja, es porque no se ha conseguido cortar el ataque, por lo que no se ha producido ningún perjuicio al equipo atacante.

Tanto en el caso de manos como en el de agarrones, la decisión es clara: una vez que la jugada haya concluido, el árbitro no amonestará al jugador que ha cometido el intento de infracción.

Tampoco en el caso de zancadilla, o cualquier otra entrada, el árbitro podrá amonestar al presunto infractor por haber cortado un ataque prometedor, puesto que no ha podido cortarlo, pero en estos casos el árbitro deberá considerar el tipo de zancadilla para encuadrarla dentro de lo que las Reglas de Juego tipifican como “imprudente “ o “temeraria” y sólo en el segundo de los casos amonestará al considerar que el infractor ha actuado sin tener en cuenta el riesgo o las consecuencias que su acción supone para el jugador adversario.

Comité Navarro de Árbitros de Fútbol