Benito Jiménez Cambra director general de congelados de navarra

“Queremos ser una empresa global con implantaciones industriales en América y Asia”

Este ingeniero agrónomo está inmerso en un proyecto ambicioso para que en los próximos cinco años Congelados de Navarra dé “el gran salto a todo el mundo”

Sagrario Zabaleta Echarte Patxi Cascante - Miércoles, 31 de Enero de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Benito Jiménez Cambra posa con el cuadro entregado por el premio.

Benito Jiménez Cambra posa con el cuadro entregado por el premio.

Galería Noticia

Benito Jiménez Cambra posa con el cuadro entregado por el premio.

pamplona- “Si estoy en la oficina y preguntan por mí, me gusta recibir a todo el mundo”, explica Benito Jiménez Cambra. Este ingeniero agrónomo por la Universidad Politécnica de Catalunya, con un MBA en el IESE, firmó el 18 de febrero de 1998 la constitución de Congelados de Navarra y en 1999 ya inauguró la planta de Arguedas. “Fundé la empresa con el objetivo de sacar adelante a mi familia”, destaca. Casado con Ana Carmen Jaso, tiene cuatro hijos, Carmen de 24 años;Juana María, de 23;Esperanza, de 18;y Benito, de 15. Residente en Valtierra, considera que parte de las claves del éxito se basan en el autoconocimiento, la acción y la actitud, que asocia a la “constancia”. Entre sus fortalezas destaca la perseverancia y la humildad. “Si escuchas a los demás aprendes”, dice. Y entre sus debilidades: “Ser demasiado optimista”. Además manifiesta que su ambición ha evolucionado: “Cuando comencé solo quería avanzar en mi negocio y ahora mi sueño es lograr ser la mejor empresa del mundo en soluciones de productos congelados, no la más grande”.

¿Qué objetivos se propone ahora?

-Hemos conseguido pasar de empresa local a internacional y ahora queremos ser global. En los próximos cinco años trabajaremos por estar en todo el mundo con implantaciones industriales no sólo en Europa sino también en Asia y América.

¿Por qué van a dar este salto?

-Del plan no podemos adelantar mucho más, pero con la apertura de plantas en otros países abaratamos el coste de transporte en esos mercados. Además, las empresas buenas deben ser grandes para ser más atractivas para clientes, proveedores, financiación, talento y nuevas tecnologías.

Este año concluye el plan de inversiones 2015-2018. ¿Cuánto han desembolsado finalmente?

-65 millones, principalmente en la planta de Fustiñana. Ahora estamos construyendo una cámara de almacenamiento para doblar su capacidad: se van a añadir 86.000 huecos de palés a los 110.000 actuales. Se inaugurará en verano. Además, en 2015 compramos una planta en Valladolid, junto al Grupo AN;y otra en Alfaro (La Rioja) en 2017. Ambas se unieron a las de Fustiñana (2008) y Arguedas.

¿Cuánto empleo ha generado?

-En 2014 éramos unos 550 en plantilla;en 2017 convertimos unos 170 eventuales en fijos y ahora sumamos unos 800 trabajadores.

¿Con cuántos agricultores trabajan?

-Unos 2.000, distribuidos en el Valle del Ebro, principalmente de Navarra, pero también de Aragón y La Rioja. A estos se añaden profesionales de Valladolid y Extremadura. Nos abastecemos a través de 19.000 hectáreas.

¿Qué porcentaje de la facturación se destina a I+D?

-Vamos a facturar este año más de 200 millones, y entre el 2% y 3% se dirige a este departamento.

¿Qué opina del Canal de Navarra?

-En vez de discutir de su tamaño, que cuanto más grande, mejor;se debe hablar de dónde se va a construir el próximo pantano, porque en 25 años va a llover menos. Antes, comprábamos el 100% de las judías en Francia;pero gracias al Canal, ahora el 30% procede de la Comunidad Foral.

¿Cuántas oficinas comerciales han abierto en otros países?

-Hace dos años inauguramos en EEUU. Tenemos en Inglaterra, Francia y Cuba. La próxima será en Asia.

¿Trump puede perjudicar al sector?

-Si rompe relaciones con México, puede que nos beneficie, ya que EEUU es el mayor importador de verdura congelada y necesita comprar.

¿Cómo celebrará el 20º aniversario?

-Con una convención de trabajadores en marzo, que repetiremos en años sucesivos.