Aval de los vecinos del Ensanche a bajar la altura de Salesianos

Piden más aparcamientos y un civivox mayor

Torres de 17 y 16 bajaría a 14, “insuficiente” pero palía la “alta densidad”, dice, un informe técnico municipal

Ana Ibarra - Miércoles, 31 de Enero de 2018 - Actualizado a las 06:01h

La propuesta de modificación del Plan Especial de Salesianos se debate hoy en el Consejo de Urbanismo.

La propuesta de modificación del Plan Especial de Salesianos se debate hoy en el Consejo de Urbanismo. (CEDIDA)

Galería Noticia

La propuesta de modificación del Plan Especial de Salesianos se debate hoy en el Consejo de Urbanismo.

pamplona- La asociación de vecinos del II Ensanche apoya una rebaja de alturas en las torres del solar de Salesianos (máximo de 14 alturas) tal y como propone el Gobierno de Navarra pero también ven en este momento una oportunidad para introducir otras mejoras en el proyecto que redunden en la calidad de vida del barrio. En concreto, los vecinos quieren más plazas de aparcamiento, la ampliación del civivox y armonizar la ordenación urbanística. Consideran, según su presidente Michel Iturralde, dado que el proyecto es “irreversible” al menos “que se haga bien”. De hecho, la reducción de alturas a 13 posibilita, indican, “un mayor soleamiento de los edificios contiguos, sobre todo para los vecinos de la calle Leyre”.

El encuentro se produjo ayer, un día antes de que Consejo de Gerencia de Urbanismo debata la iniciativa planteada por el Gobierno foral para modificar el Plan Especial. Este trámite es preceptivo para cambiar el número de pisos programados en la segunda subasta, y es necesario en cumplimiento del acuerdo alcanzado en su día entre ambas administraciones. Es decir, cualquier cambio en el proyecto debe contar con el visto bueno del Ayuntamiento aunque se hizo con rango supramunicipal.

En la reunión mantenida ayer con el gerente de Nasuvinsa José María Ayerdi, la concejala de barrio Itziar Gómez (Geroa Bai) y los arquitectos redactores del plan, la representación vecinal manifestó su “satisfacción” con la iniciativa y “confiamos en que el Ayuntamiento no ponga palos en la rueda ni UPN quiera mantener el proyecto sin cambios”. “No entenderíamos que porque al cuatripartito no le gustan las torres no se acepte una propuesta de Nasuvinsa que, en definitiva, es mejor para el barrio”, subrayó Iturralde.

“Los arquitectos están trabajando en un estudio de detalle que uniformice el diseño para que no haya torres distintas y inconexas”, subrayó. En relación a las plazas de aparcamiento, ven necesario ampliar el ratio previsto (1,3 coches por vivienda) hasta 1,7 o 2 para no saturar de vehículos la nueva manzana y, a su vez, “sacar más plazas al mercado” para “muchos vecinos que no tienen ahora plaza de garaje”.

Otra demanda es que se garantice una urbanización conjunta de la parcela o se obligue a construir en un plazo para evitar que se queden zonas degradadas ante un posible desarrollo escalonado de las torres si “éstas no se venden”.

En principio, la segunda subasta de los solares pendientes de adjudicar está previsto para el próximo mes de julio, según comunicaron ayer a los vecinos desde Nasuvinsa.

envolvente nueva En relación al nuevo equipamiento cultural del barrio la apuesta es por redimensionarlo, “mejorar la volumetría de 3.000 a 4.000 o 5.000 metros cuadrados ampliando superficie en el subsuelo (el centro está proyectado en planta baja)”. “Creemos que tiene que ser un civivox a la medida de un barrio de 23.000 habitantes”, remarcó.

Por otro lado, el cambio que ofrece el Gobierno (propuesta de 28 de diciembre que incorpora un desarrollo detallado de la envolvente de la edificación), según fuentes de Nasuvinsa, mantiene en manos del Ayuntamiento el solar dotacional, los tres millones para el civivox, una parcela edificable y el 10% de cesiones. De estas cesiones habría una merma aproximada de 400.000 euros al rebajar la edificabilidad. En el caso del Gobierno, exponen, las pérdidas se cuantifican en unos cinco millones de euros.

En su propuesta se expone que el cambio de Plan Especial permite que Nasuvinsa pueda renunciar a parte de la edificabilidad de las parcelas que actualmente son de su propiedad “renunciando a agotar su edificabilidad máxima, consiguiendo de esta forma una nueva volumetría que pretende ser más sensible en la construcción de la nueva escena urbana, en particular de la calle Leyre, suavizando su perfil actual respecto a la edificación existente”. “De esta forma, buscando el consenso social, Nasuvinsa asume la pérdida de valor que la reducción de volumen conlleva, por lo que a su vez propone al Ayuntamiento que comparta dicha pérdida mediante la oportuna negociación de las compensaciones que obtiene en la actuación urbanística”, detalla.

El Ayuntamiento de Pamplona aporta a su vez dos informes técnicos. El firmado por el director de Planeamiento de la Gerencia de Urbanismo releva que con la propuesta de modificación del plan las alturas ya no tienen carácter “obligatorio” sino “que pasa a ser máximo”. La posible reducción de alturas se considera “insuficiente desde el punto de vista de la ordenación adecuada para este ámbito”. A su juicio, debería basarse “en la manzana del Ensanche o en adaptaciones contemporáneas a ese modelo”. Las máximas, subraya, deberían estar en el rango de lo previsto en el PERI. Sin embargo, aunque el resultado final “no responde a lo que consideramos más adecuado como ordenación del ámbito, la reducción de alturas propuesta sí que logrará paliar en alguna medida los efectos de la alta densidad del Plan Especial vigente. Por lo tanto, se considera aceptable la reducción de alturas que se propone”.

La ordenación final del ámbito del Plan Especial se remite desde Nasuvinsa a un futuro Estudio de Detalle. La rebaja del número de plantas produciría la disminución de superficie edificable pero “ésta no se cuantifica en la propuesta presentada”. A su juicio sería necesario modificar el Plan Especial y la parcelación para aquellos solares donde se propone una disminución de altura y edificabilidad”, abunda. Y “este documento de modificación debería especificar estos extremos”. Aparece acertada por otro lado la propuesta de homogenización de fachadas.