Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
Paco Caballero cineasta, director de ‘perdiendo el este’

“Pasar del infierno de Hong Kong a la tranquilidad de Pamplona es un privilegio”

El director de la 2ª parte de la taquillera ‘Perdiendo el Norte’ asegura estar disfrutando estos días del rodaje en Pamplona, que se extenderá hasta el próximo día 7

Paula Etxeberria Julio Vergne - Jueves, 1 de Febrero de 2018 - Actualizado a las 06:02h

pamplona- ¿Cómo está yendo el rodaje en Pamplona?

-Ha sido todo muy loco, imagínate, vivo en Barcelona y me voy a Madrid, mi ciudad natal, a preparar la peli, empezamos a localizar en Pamplona, en Madrid, en Hong Kong, luego nos fuimos a rodar a Hong Kong y después aquí... Está yendo bastante bien. Estamos muy a gusto aquí, se vive muy bien en Pamplona comparando con cómo hemos vivido en Hong Kong, una ciudad súper desorganizada, un caos, está llena de gente, es ruidosa... es un infierno.

Ya solo la diferencia de tamaño...

-Exacto. Y con el estrés y los gritos de Hong Kong, llegas aquí y, pum, te encuentras en una burbuja, en una cápsula en el tiempo, y estás muy tranquilo, con la sensación de estar en un pueblo. Vas todos los días andando a rodaje y eso es un privilegio, no me había pasado en la vida.

Esa tranquilidad se respira aquí ahora, que no son Sanfermines, pero ya vivió el ambiente en plenas fiestas...

-Sí, vine a San Fermín a rodar unos planos de ambiente, de los encierros, y eso fue una locura... acabé loco, me dolía todo porque, encima, en medio de Sanfermines tú estás trabajando;no solo rodábamos los encierros sino que luego nos íbamos a ver las localizaciones y a hacer localizaciones técnicas. Imagínate, estar en la plaza del ayuntamiento a las doce del mediodía en Sanfermines, diciendo qué vas a rodar y cómo... pues a gritos todo el rato. Una locura. Y yo venía a Pamplona ahora con el recuerdo de lo cansado que fue rodar en Sanfermines, y de repente ves que hay muy poca gente y es todo muy tranquilo. Muy bien en ese sentido. Mucho frío en el otro, pero bueno, estamos muy cómodos. Se está muy bien en la ciudad. ¿Qué te voy a decir? Se come muy bien aquí, cosa que en Hong Kong no tanto...

Han rodado en Pamplona en interiores y en pleno casco viejo...

-Sí. La mayoría de la peli transcurre en Hong Kong, aunque hay una trama en Madrid. Y los interiores de la película los estamos haciendo en Pamplona, tenemos aquí un decorado con el piso de Braulio y estamos haciendo sitios en interiores que en la película son Hong Kong. Pero en el tercer acto de la peli, los protagonistas se vienen a San Fermín, y hemos estado estos tres días haciendo exteriores de San Fermín, rodando en Puente la Reina y en Pamplona, dos días en la plaza del Ayuntamiento, en la cuesta de Santo Domingo, en la calle Campana... en los sitios sobre todo de alrededor del recorrido del encierro.

En Sanfermines transcurre “la parte más climática de la película”, según adelantó recientemente el productor Antonio Sánchez. Sin querer desvelar nada, ¿qué aporta el ambiente de los Sanfermines a la historia de Perdiendo el Este?

-El tema es que necesitábamos un lugar que fuese punto de encuentro para la pareja protagonista, es una comedia romántica y uno está de repente en Hong Kong y otro en Madrid. Por lo visto, para los chinos es muy famoso San Fermín, aparte del Real Madrid, y estas fiestas eran un buen punto de encuentro para hacer este tercer acto. Aparte de eso nos da una espectacularidad, una festividad y una secuencia de acción cómica, que es la marca de la productora;queríamos hacer algo de acción y creíamos que San Fermín nos venía muy bien para ello, que era muy intereseante que de repente a Braulio, a Julián López, cuando está buscando a una chica le pillara una manada de toros y tuviera que correr, o sea, correr el encierro por accidente.

¿Cómo está viviendo su debut como director de cine con un tema que recupera las peripecias del protagonista de Perdiendo el Norte, la emigración forzosa a culturas muy distintas?, ¿qué le está aportando?

-Me siento muy cercano a lo que estamos contando, tengo muchos amigos que se han tenido que ir fuera, yo mismo hubo un momento hace años en que estuve a punto de irme a Chile a vivir porque allí me ofrecían cosas en una productora de publicidad y aquí yo estaba en el paro, entonces me veo muy cerca de esa generación que ha estado muy perdida con la crisis... Y que siente que quiere ir a un sitio porque se cree que le va a ir mejor en ese sitio, y de repente vas a un sitio donde tampoco te ha llamado nadie para que vengas;tú crees que vas allí porque te necesitan, y llegas y de repente sobras también. Esa sensación agridulce la tenía yo muy presente por lo que me había pasado a mí y por los amigos que habían emigrado a otros lados y de repente llegaban allí y decían: esto es una mierda, no es lo que parece...En menor medida, yo me fui de Madrid a Barcelona a buscarme la vida, a cambiar de todo, del trabajo que tenía, en busca del sueño del cine, y claro, llegas allí y pasas un montón de años de tu vida pasándolo mal, y sin un duro. Esa sensación la conozco muy bien. Me apetecía contar esas vivencias en una película. La primera parte (Perdiendo el Norte) me divirtió mucho, y por otro lado tengo bastante amistad con el elenco de actores y me apetecía rodar con ellos. Y en este caso, que el galán de la comedia romántica fuera Julián López, me parecía divertidísimo, que de repente este perfil que tiene algo de patán fuera protagonista de una comedia romántica, saliéndose de los cánones. Me apetecía el proyecto por eso, más que por viajar a otros lados, que es algo que me da mucha pereza, porque me descuadra la cabeza...

Sobre todo el contraste que habrán vivido en Hong Kong.

-Buff... bueno, bueno, bueno, es que Hong Kong ha sido muy duro, el choque cultural es tan fuerte... La primera película no tenía eso, era un choque lingüístico más que otra cosa, del alemán con el español;pero es que aquí no es solo el chino como idioma, es que la cultura que hay allí es totalmente diferente. Lo vi el primer día en cuanto bajé del avión. Al encontrarme con el equipo de producción que iba a enseñarnos localizaciones, yo me lancé: ¿qué tal?, ¿cómo estáis?, besos, abrazos... y se me quedaban tiesos, como diciendo, ¿qué hace éste, me está tocando?...

¿Hasta cuándo rueda en Pamplona?

-Hasta el 7 de febrero incluido. En total, casi 4 semanas enteras. Luego vamos a Madrid y acabamos la peli allí, donde hay una trama con Carmen Machi y Leo Harlem en una ferretería, y se ve el pequeño comercio que tiene delante un bazar chino que abre y de repente se come la clientela, en contraste con lo que le está pasando a Braulio en Hong Kong. Es la ferretería del padre de Braulio, al que interpreta Leo Harlem, y él también vive este mundo nuevo, cómo los chinos están emigrando a otros lados y están comiéndose todo.

¿Cuándo finalizará el rodaje?

-El 16 de febrero.

¿Y hay fecha de estreno?

-No está decidida todavía. Se barajan dos, en octubre o en marzo, eso ya depende de la agenda de Antena 3... Todavía no lo tenemos muy claro.

Herramientas de Contenido