Titular inadecuado en reportaje sobre VPO

Pablo E. Branchi Dr. en Ingeniería y Arquitectura. Empresario residente en Navarra - Jueves, 1 de Febrero de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Bajo el titular La segunda fase de VPO públicas reactiva el sector profesional de la arquitectura, se publicaba el pasado domingo 28 de enero un extenso e interesante artículo sobre la concurrencia e interés que despertó la licitación promovida por la sociedad pública navarra Nasuvinsa. Sin embargo, debo decir que el titular es muy poco acertado o, cuanto menos, inadecuado, ya que lo que realmente existe detrás de un concurso -éste y cualquier otro- es una cantidad ingente de esfuerzo acompañado, si se quiere, de una gran carga de ilusión.

Tomando los datos que aparecen en el reportaje, la primera reflexión a realizar es que hay 46 estudios ilusionados en ganar la posibilidad de realizar los proyectos y posterior dirección de obras de alguno de los 8 lotes que se sacan a concurso, pero que para ello se han tenido que realizar 65 propuestas. Es decir, que 7 de cada 8 acabarán en un cajón, por no decir en la basura. Si consideramos un tiempo (muy optimista) de 100 horas de trabajo para realizar cada propuesta, se tirarán por la borda unas 6.000 horas de trabajo que nunca serán remuneradas. Por ello hubiera sido de agradecer algo más de sensibilidad al redactar el titular, cambiando la palabrareactiva por ilusiona o, quizás, moviliza, ya que la reactivación real se producirá, en el mejor de los casos, para los 8 ganadores.

De más está decir que es muy importante para el sector que empresas públicas como Nasuvinsa promuevan el desarrollo de este tipo de edificios y, más aún, cuando éstos se pretenden realizar con los más altos estándares de calidad y alcanzar el menor consumo energético. Pero la conclusión más inmediata que surge de estos datos es que el sector sigue estando muy necesitado, ya que en caso contrario no se hubieran presentado tantas propuestas, viajando incluso alguna de ellas desde Madrid o Santoña. Y no me quiero adelantar, pero no sería de extrañar que todas las propuestas ganadoras lo consigan, además de por la calidad de sus propuestas, por haber realizado la baja máxima de honorarios establecida en los pliegos de licitación, que implica nada más y nada menos que una rebaja del 30% del precio establecido en las bases.

En resumen: que 57 anteproyectos sin destino, más de 6.000 horas de trabajo no remuneradas y 8 proyectos con los más altos requisitos de calidad a precios más que ajustados, si bien son un pequeño avance respecto a lo vivido en los últimos años, dista bastante de una reactivación real para el sector.

Últimas Noticias Multimedia