Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Podemos-Ahal Dugu Nafarroa: hablando claro

Por Irene Otal Larequi - Jueves, 1 de Febrero de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Tal y como apuntaba mi compañero José Ramón Loayssa hace escasos días, interpretar que lo que está sucediendo en Podemos-Ahal Dugu Nafarroa se debe a una mera “lucha de poder” supone adoptar una visión demasiado reduccionista y políticamente sesgada del nudo central de los últimos acontecimientos. Ojalá usted lectora, ciudadana, y por tanto sujeto de todos los derechos que de ello derivan, no se sienta en ningún caso interpelada ni responsable de entender de esta forma cada nuevoepisodio que diariamente conocemos acerca de nuestro partido. Puede que así haya sido -y, entonces, merece unas disculpas-, o puede que ya haya sido capaz de adivinar los intereses pulcramente camuflados y la intencionalidad de fondo que existe de lograr quelo personal supere lo político hasta el punto de acaparar prácticamente todas las informaciones públicas.

Hablemos claro. La dura campaña mediática emprendida contra Laura Pérez, bajo acusaciones de corrupción, de “secuestro” del grupo parlamentario o de “ir por libre”, entre otras, no supone más que una forma de desviar la atención de una estrategia claramente definida, trazada a lo largo de diferentes territorios, e ideada bajo el único objetivo de apartarde los espacios de decisión a aquellas personas que incomodan a la dirección del partido con cada cuestionamiento hacia unas líneas políticas cada vez más verticales y centralizadas, recién salidas del horno madrileño, y caracterizadas por una ausencia absoluta de debate previo.

En efecto, Laura Pérez representa en Navarra esa vocación de “cambiarlo todo” que emergió de aquel movimiento ciudadano sin precedentes dispuesto a desbordar la lógica institucional alimentada por la perpetuación de las desigualdades sociales, económicas, de género y raciales;representa la libertad de quienes no dependen de nada ni nadie para seguir defendiendo la ruptura de un régimen que nos somete y, sobre todo, nos representa a todas aquellas que apostamos por la valentía y rebeldía institucional como única forma de desarrollar una política decidida sin subordinaciones ni concesiones, pensada desde abajo y dirigida hacia fuera. Nadie más incómodo que quien no teme evidenciar las contradicciones e incoherencias de aquellos que dijeron apostar por un proyecto de base y exclusivamente centrado en la defensa de los intereses de toda la ciudadanía navarra. Y nadie más peligroso que quien no pretende aferrarse a la clase política indefinidamente ni hacer de ella su medio de vida.

Mientras no avancemos hacia la construcción de un modelo de partido tendente a la descentralización, es natural analizar cada movimiento en Nafarroa bajo el prisma del marco y estrategia política seguida desde la capital. Convenio Económico, reforma fiscal, deuda pública de Navarra o modelo territorial de Estado y apertura de nuevos procesos constituyentes, entre otras materias, han estado a lo largo de los últimos meses en el punto de mira de aquellos que recelábamos de un hipotético y más que posible viraje político a la vista de lo que paralelamente estaba aconteciendo a nivel estatal.

Nadie más peligroso que quien no pretende aferrarse a la clase política indefinidamente ni hacer de ella su medio de vida

Por tanto, sí, tras el espectáculo mediático centrado en cuestiones personales, subyace un claro conflicto de naturaleza política. Procurar ocultarlo, además de una pésima estrategia debido a su limitado recorrido, es un error de consecuencias incalculables.

Quienes en su día apostamos por Podemos y todo lo que ello significaba, lo hicimos siendo plenamente conscientes de que pasábamos a formar parte de un proyecto en el que la discrepancia política era una constate en torno a múltiples matices. Pero, al mismo tiempo, también bajo la firme convicción de que tales discrepancias eran positivas y enriquecedoras en la medida en que debían de formar parte de la construcción de un espacio amplio, plural y con vocación de sumar. Debate y diálogo eran nuestras más potentes herramientas;ésas que nos permitieron aunar tanta fuerza ciudadana reunida bajo la ilusión y esperanza de que, entre todas, sí se podía.

A día de hoy, esta discrepancia está siendo atajada indisimuladamente, de forma organizada y dirigida frente a un perfil demasiado concreto y definido de personas como para lograr hacer pensar con éxito que estamos ante casos aislados de ilícitos ono permisibles comportamientos dentro de nuestro partido. Resulta tristemente paradójico cómo se acusa a las cuatro personas parlamentarias de Podemos-Ahal Dugu Nafarroa en general, y a Laura Pérez en particular -por su supuestoliderazgo del grupo parlamentario- de poner en riesgo el cambio en nuestra Comunidad cuando precisamente su empeño por preservarlo ha originado la situación en la que hoy nos encontramos.

Estamos a tiempo de revertir estas perversas dinámicas que nos abocan al fracaso, imaginar nuevas formas de entendimiento y, de esta forma, centrarnos en lo que realmente interesa a la ciudadanía: aunar esfuerzos para seguir aglutinando la fuerza colectiva que posibilite rebasar la mera aspiración de conservar el cambio, apostar por una mayor profundización del mismo y conseguir su consolidación a futuro.

La autora es consejera del Consejo Ciudadano de Podemos-Ahal Dugu Nafarroa

Herramientas de Contenido

Últimas Noticias Multimedia