Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

La charla

Su nueva tribu

Por Álvaro Meoqui - Viernes, 2 de Febrero de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Galería Noticia

había un chiste bastante conocido de un aficionado del Betis que en su lecho de muerte pidió a sus hijos el último deseo. Aquel anciano que durante 50 años fue socio bético pidió hacerse socio del Sevilla para que quien abandonara este mundo fuera un sevillista y no uno de los suyos. Supongo que contado por un sevillano tendrá su gracia, pero haciendo un análisis más frío puedes llegar a alguna conclusión. Un aficionado no se cambia de equipo si no es para intentar ganar su último partido en vida. Quizás el chiste suene a serio y lo serio del tema suene a chiste.

Se hizo muy famoso en las redes sociales un aficionado mexicano por su cambio de camiseta en la misma grada, y esto no es un chiste. Cuando su equipo encajó el tercer gol el bravo chaval cambió de chaqueta y celebró el gol que entró en su portería. Lo más suave que le dijeron es que un guerrero nunca abandona su tribu y ahora es considerado como el peor aficionado del mundo.

Esta misma semana se ha cerrado el mercado que permite cambiar de equipo a los futbolistas y como todos los años la cosa ha estado movidita. Si usted tiene un vecino futbolista, mírele el tendedero porque su ropa igual ha cambiado de color si es que vive ahí todavía.

Supongo que estarán al tanto de todo y de todos. El Barça trae al más caro de su historia, el Madrid se fía de su míster y no mueve ficha, pero los Atlético, Valencia, Betis... han sacado la billetera de nuevo. Osasuna también ha salido con el carrico al mercado y ha hecho sus pinitos.

De todos ellos, el movimiento más sonado del mercado lo ha protagonizado Íñigo Martínez, el jugador criado en Zubieta y moldeado a su gusto por la Real Sociedad ha cogido la AP-8 y ahora tiene su nueva tribu en Lezama.

Las cosas están claras. Los aficionados se mueven por sentimientos y pasión. Los futbolistas le ponen pasión y sentimientos pero se mueven por otras cosas. Respeto para todos.

El autor es técnico deportivo superior

Herramientas de Contenido