Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Disminuye casi un 14% el número de hogares sin ingresos en Navarra

La Comunidad registra 6.918 hogares en esta situación, el 2,7% del total
Los parados de larga duración bajan un 34,5% en un año, aunque uno de cada tres desocupados suma más de dos años sin empleo

Sagrario Zabaleta Echarte / Oskar Montero - Viernes, 2 de Febrero de 2018 - Actualizado a las 06:02h

De izda a dcha, Patxi Tuñón y Antidio Martínez de Lizarrondo, durante la rueda de prensa de ayer.

De izda a dcha, Patxi Tuñón y Antidio Martínez de Lizarrondo, durante la rueda de prensa de ayer. (Oskar Montero)

Galería Noticia

  • De izda a dcha, Patxi Tuñón y Antidio Martínez de Lizarrondo, durante la rueda de prensa de ayer.

pamplona- El número de hogares sin ingresos en Navarra, ni por trabajo, ni pensiones ni prestaciones por desempleo, se redujo casi un 14% en el último año, hasta los 6.918, cifra que no se había registrado desde 2012, y que supone el segundo descenso consecutivo, aunque todavía queda mucho camino por recorrer, al tener en cuenta que en 2008 el número de hogares en esta situación era de 2.901.

“La pobreza severa afecta a estas familias. Por ello, resulta importante la renta garantizada para ellas”, explicó ayer Patxi Tuñón, director general del Observatorio de la Realidad Social, que presentó el estudio La Evolución del Empleo en Navarra, un análisis a través de la Encuesta de Población Activa (EPA).Tuñón estuvo acompañado del director del Servicio, Antidio Martínez de Lizarrondo.

El estudio mostró una de las principales preocupaciones del Gobierno de Navarra, “el empleo de larga duración -aquellas personas que suman más de un año sin trabajo-, uno de los efectos más nocivos de la crisis”, señaló Martínez de Lizarrondo. A pesar de que en el último año, el perfil de este desempleado ha descendido un 34,5%, hasta registrar 14.425 desocupados, Martínez de Lizarrondo hizo hincapié en los que engloban más de dos años sin un empleo, denominados de muy larga duración. En esta situación se encuentran 9.700 personas, una de cada tres desempleadas. “Suelen desincentivarse porque las expectativas de encontrar un empleo resultan complicadas, sobre todo para aquellos que tienen más edad”, explicó Antidio Martínez de Lizarrondo. Desde 2013, los parados de larga duración han ido disminuyendo de forma consecutiva, pero todavía se está lejos de los 3.000 que marcaba Navarra en los años previos a la crisis.

mecanismos públicosPatxi Tuñón manifestó que previsiblemente “el mercado laboral no absorberá a este perfil de desempleado, sino que habrá que poner en marcha mecanismos públicos, como el empleo protegido y otros medios, para lograr esos objetivos”. De esta forma, la crisis ha favorecido la cronificación del desempleo, con un aumento entre las personas que tienen más edad. Los mayores de 45 han pasado de representar el 22% en 2007 al 31% el año pasado. En cambio, los desempleados entre 35 y 44 años suponen el 24,6% del total (tres puntos más);en cambio, en los de menos de 35, el desempleo ha descendido porque pueden haber encontrado un empleo, haber prolongado más sus estudios respecto a los años previos a la crisis o haber emigrado.

Martínez de Lizarrondo destacó que “a pesar de la incuestionable mejora de las cifras de desempleo -con un descenso de 6.300 personas el año pasado, hasta las 31.800 -, el volumen de personas que lleva largos periodos en desempleo sigue siendo elevado. Esta circunstancia supondrá que en los próximos años, a pesar del cambio de ciclo económico, el volumen del denominado paro estructural será mayor que el del periodo anterior a la crisis”. Actualmente la tasa media anual de paro se situó en el 10,2% en Navarra, la más baja de entre las comunidades autónomas, pero de acuerdo al análisis del director del Servicio del Observatorio se tardará en alcanzar la tasa estructural del 4,7% de hace una década.

características del desempleoLa radiografía de la persona desocupada en la Comunidad el año pasado, según el informe, se correspondería a una mujer extranjera, de más de 45 años, del sector servicios.

En este contexto, Martínez de Lizarrondo mencionó “la pérdida de rotundidad del empleo como garante básico de inclusión social”. El director del Servicio del Observatorio citó “el fenómeno de la normalización de la precarización del trabajo que lleva a incorporar el término de pobreza al propio ámbito laboral que, junto con la cronificación del desempleo y la reducción de la cobertura por parte de las prestaciones estatales derivadas del trabajo, propician un incremento de la vulnerabilidad y exclusión entre los trabajadores y trabajadoras. De ahí, la importancia de la renta garantizada”.

“buen año para el empleo”Tuñón y Martínez de Lizarrondo resaltaron las principales preocupaciones que detectan en el mercado laboral, a pesar de encontrarse Navarra en un ciclo de crecimiento económico, con un aumento del PIB en 2017 del 3,2%. Sin embargo, el director general del Observatorio también dejó claro, nada más comenzar su exposición, que “2017 ha sido un buen año para el empleo” en la Comunidad Foral.

Su conclusión la basó en cinco argumentos del informe: la población activa subió en 5.000 personas;se contabilizó el mayor registro de creación de empleo desde 2006, con 11.200 ocupados más;el desempleo descendió un 16,5%;la tasa de paro del 10,2% fue la más baja de las comunidades autónomas;y la tasa de actividad se aproximó al 60%, porcentaje que recomienda la UE.

los ocupadosNavarra contabilizó una media anual de 278.725 ocupados, un 4% más que un año antes y una cifra semejante a la de 2011 -en plena crisis y a punto de estallar la segunda recesión-. El año pasado, destacó el peso del sector industrial sobre la ocupación, al representar el 27% del total, superior a 2016 y a hace una década. El total de trabajadores en servicios también resultó mayor a los años previos a la crisis, con el 64%, seis puntos más que en 2007.

Por su parte, la población asalariada incrementó un 5,3% en un año, un 10,1% en dos y un 11% desde 2013. Pero hay 3.700 personas asalariadas menos que en 2007. Por tanto, si todavía hay 16.800 personas ocupadas menos respecto a 2007, la razón principal de esa diferencia se encuentra en la mayor caída del empleo no asalariado, es decir, del trabajo por cuenta propia, que componen los empleadores y trabajadores independientes, analizaron.

Además, la tasa de temporalidad en 2017 se redujo en tres puntos, del 26% al 23% en un año, pero la padecen más mujeres que hombres, principalmente porque desarrollan su actividad en sectores más precarizados y también en la Administración. “La tasa en el sector público fue del 26,2% y en el privado del 22,3%. El hecho de que durante estos años no se haya podido ofertar oposiciones influye”, concluyó Martínez de Lizarrondo.

Herramientas de Contenido

etiquetas: navarra, empleo, desempleo