Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
Música

Bendita Nerea

Por Javier Escorzo - Viernes, 2 de Febrero de 2018 - Actualizado a las 06:02h

CONCIERTO DE MALDITA NEREA

Fecha: 27/01/2018. Lugar: Zentral. Incidencias: Rozando el lleno. Público entregadísimo, que coreó, bailó y acompañó con palmas absolutamente todas las canciones. Casi dos horas de actuación.

la visita de Maldita Nerea había levantado expectación y la sala Zentral presentaba el aspecto de las grandes ocasiones. Una larga cola de gente esperaba su turno para entrar, y eso que la organización cambió la puerta de acceso y este se produjo de manera más rápida que en otras ocasiones. No llegaron a venderse todas las entradas, pero faltó muy poco. Público heterogéneo, mayoritariamente femenino y de todas las edades, con muchos niños acompañados por sus padres hasta personas que ya habían cumplido los cuarenta y que, es de suponer, habían crecido con la banda murciana. Y es que han pasado ya once años desde que El secreto de las tortugas, su segundo álbum, les lanzase a la fama. Después, cuatro discos con los que se consolidaron como una de las bandas importantes dentro del pop nacional (y también fuera de nuestras fronteras). Venían a Pamplona a presentar Bailarina, el trabajo que publicaron el año pasado y que todavía les tendrá unos cuantos meses en la carretera.

Antes de que los músicos saliesen, ya podía verse el esmero con el que cuidan su espectáculo: el escenario estaba lleno velas, cirios y árboles secos, un ambiente otoñal que contrastaba con el calor de las primeras filas. Con veinte minutos de retraso apareció la banda, que inició su actuación con Me pesan las alas. Si el título decía la verdad, allí había centenares de gargantas dispuestas a llevarles en volandas, cantando todas y cada una de la estrofas. La sensación de karaoke se incrementó en la segunda canción, ¿No podíamos ser agua?, uno de sus mayores éxitos. Después de interpretar Por miedo a equivocarnos, Jorge Ruiz, cantante, frontman y objeto de múltiples piropos a lo largo del concierto, saludó y puso al público sobre aviso: las canciones más coreadas seguirían formando parte de sus futuros repertorios. Si en todos los conciertos sucede como en el de Pamplona, lo tendrán difícil para elegir, ya que todas eran cantadas con idéntico fervor. Algunas, como En el mundo genial de las cosas que dices, sobre una constelación de teléfonos móviles (¿alguien recuerda los mecheros de antaño?). Otras, como Cuando todas las historias, con espléndidos juegos de luces sobre el escenario. Entre tanto alborozo, resulta difícil resaltar algún tema: quizás la tímidamente folk Calcetines, o el coqueteo dance de Bailarina, con la que se despidieron.

Su triunfo fue absoluto. ¿Cuál es su secreto? Musicalmente no inventan nada, y tampoco parece que lo pretendan. Sus letras cuentan historias (como ellos mismos dijeron) y resultan cercanas, eso no puede negarse. La instrumentación que practican es dócil, estándar y para todos los públicos. Sin embargo, la fórmula que utilizan funciona y consigue emocionar a legiones de seguidores. No seremos nosotros quienes pongamos en cuestión sus métodos ni su valía, y menos después de haber visto a centenares de personas disfrutar, bailar y bendecir con su sudor el nombre del grupo. Bendita Nerea.

Herramientas de Contenido