Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Antzara, por y para el barrio

Anayet Etxegibel Riezu. Vecina de Mendillorri - Viernes, 2 de Febrero de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Antes de nada me gustaría presentarme. Soy una vecina del barrio de Mendillorri, estudiante en el último año de carrera, me encanta pintar y escuchar música en mi tiempo libre. Práctico deporte, de vez en cuando cuido a mi primo de un año y los fines de semana salgo con mis amigas a cenar y a dar una vuelta por lo viejo. Una vida de lo más normal la verdad, creo que muchas personas se podrían sentir identificadas con el perfil que he descrito, personas de cualquier lugar, de cualquier raza, da igual cuáles sean sus pensamientos o ideologías, es la vida de cualquiera que puede entrar y participar en el espacio comunitario Antzara como lo hago yo.

Me gusta mucho Antzara porque cuando entro me siento una integrante más del gran grupo de vecinos y vecinas que hacemos del proyecto un espacio donde cada una, desde nuestro individualismo, podemos tanto dinamizar como disfrutar actividades de cualquier tipo, podemos ensayar con nuestro grupo de música o nuestro grupo de dantza, traer invitados para gozar de sus charlas, documentales, micromusicales, debates y cualquier idea que uno tenga y quiera compartir con el resto. Me gusta Antzara porque trabajo y pongo todo mi esfuerzo al igual que todos los que participan en el proyecto, y ese esfuerzo se ve recompensado cuando llego y veo el espacio lleno de diversas actividades y personas de diversas edades. Me gusta Antzara porque es un espacio con el que soñábamos y reivindicábamos desde hacía más de diez años, y ese espacio llegó con el cambio de gobierno.

Por todo esto, y por mucho más, me cuesta entender que alguien que se supone que ha estado dentro del espacio, pueda afirmar con rotundidad que se encuentran símbolos de contenido político e identitario, cuando realmente los únicos símbolos que han existido son las esvásticas pintadas en un ataque malintencionado pero que nos hizo todavía más fuertes. La verdad es que estoy harta de leer semana tras semana un texto tras otro y que ninguno de los autores parezca haber estado en nuestro edificio presencialmente. Harta de recibir ataques políticos a un proyecto que sólo tiene ganas de abrir las puertas a todo aquel que quiera participar en él de un modo u otro. Harta de recibir ataques físicos que sólo son cobardes que no dan la cara y destrozan el trabajo de las personas que lo estamos haciendo posible.

Con este texto sólo trato de mostrar cómo estoy viviendo esto, cómo me estoy sintiendo cada día atacada por tan sólo querer mejorar un barrio, el barrio de Mendillorri. A mí siempre me han enseñado que antes de opinar hay que conocer.

Herramientas de Contenido