Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

“Ir a Pamplona me costará 20 minutos más, pero el problema es la seguridad”

Jexux Baylon, que viaja cada día desde Elizondo a Burlada a trabajar, destaca los riesgos de circular por el puerto

Viernes, 2 de Febrero de 2018 - Actualizado a las 06:01h

El profesor Jesux Baylon.

El profesor Jesux Baylon. (Ondikol)

Galería Noticia

El profesor Jesux Baylon.

pamplona- Para Jexux Baylon, profesor de secundaria del IES Askatasuna de Burlada, el cierre de la carretera N-121-A por las obras en los túneles de Belate y Almandoz le va a suponer un pequeño incordio en su día a día. Para empezar, tendrá que olvidarse de recorrido que realiza habitualmente desde su casa de Elizondo y volver a tomar la viaja carretera del puerto de Belate. “El viaje me costará unos veinte minutos más, pero a mí no me importa despertarme antes, el problema está en que va a ser un trayecto mucho más inseguro”, detalla Jexux.

Para el profesor, la antigua carretera no está preparada para asumir todo el tráfico de vehículos que circulan habitualmente por esa zona. “La N-121-A tiene doble carril y se puede pasar a los camiones, sin embargo por el puerto de Belate no se puede adelantar, por lo que será mucho más lento”, señala. El mayor problema que vaticina en cuanto a seguridad es el paso de los camiones. “Los ayuntamientos recomiendan a los camiones y a los vehículos pesados que circulen por la A-15 (Autovía de Leitzaran), pero no creo que vaya a ser así”, lamenta Jexux, quien dice “entender” los motivos de los camioneros y sus empresas para ir por el puerto de Belate y evitar el kilometraje y los peajes de la A-15.

Además, este vecino de Elizondo recuerda cómo eran los trayectos antes de que se abriesen los túneles en el año 1997. “Al ser una carretera de montaña con muchas curvas los camiones tenían que realizar muchas maniobras y había veces que se quedaban sin frenos, lo que hacía que se produjeran muchos accidentes”.

En cualquier caso, Jexux espera que durante los siete meses que van a durar las obras no ocurra ningún incidente, a parte del mayor tiempo que necesitará emplear para desplazarse hasta Pamplona. Pese a que esta nueva realidad supone un inconveniente para su día a día es consciente de la necesidad de adecuar los túneles a la normativa europea y cumplirla y desea que lo único que le suponga la nueva ruta sea “poner el despertador un rato antes”. - U.Y.