Se regulan por primera vez los pisos turísticos para controlar su actividad y proliferación

La iniciativa, de marcado carácter preventivo, fue aprobada por unanimidad

Podrán ubicarse en planta baja y primera planta para evitar molestias al vecindario

Kepa García - Viernes, 2 de Febrero de 2018 - Actualizado a las 06:02h

El alcalde Asiron conversa con Iñaki Cabasés, con Javier Leoz, sentado, atento a las explicaciones.

El alcalde Asiron conversa con Iñaki Cabasés, con Javier Leoz, sentado, atento a las explicaciones. (Unai Beroiz)

Galería Noticia

El alcalde Asiron conversa con Iñaki Cabasés, con Javier Leoz, sentado, atento a las explicaciones.

pamplona- Prevenir antes que lamentar. Con este planteamiento, el Pleno del Ayuntamiento aprobó ayer por unanimidad la modificación inicial del artículo 28 de la normativa urbanística que permitirá regular los apartamentos turísticos y controlar su actividad y proliferación.

Queda pendiente la ordenación de los apartamentos turísticos en el Casco Viejo, a través de un sistema de distancias entre los edificios destinados íntegramente a alojamiento turístico;y los estudios que permitan ajustar al máximo la normativa con las necesidades de la ciudad, pero como señalaron los portavoces de todos los grupos municipales, el Ayuntamiento ya dispone de una herramienta contra los problemas que se puedan generar por culpa de un turismo desbordado.

No es el caso de Pamplona, aunque existen diferentes análisis que señalan la creciente tendencia a la implantación de este fenómeno, sobre todo en el Casco Viejo. Los datos, según el concejal Joxe Abaurrea, de momento no son preocupantes, pero pueden llegar a serlo si no se adoptan medidas reguladoras que eviten la ruptura del “razonable equilibrio” que debe tener el barrio.

En noviembre del pasado año, en Pamplona había 149 apartamentos turísticos reglados, con 939 plazas ofertadas. Tan solo cuatro meses antes, según un estudio encargado por el Gobierno de Navarra, se contabilizaban 99 con 636 plazas, el 44% de ellos en la zona histórica. Es decir, en ese tiempo se regularon 50 de estos establecimientos (una subida del 50%) con capacidad para 303 personas y la mayoría de ellos localizados en el Casco Viejo.

Además, otro estudio encargado por el Ayuntamiento ha identificado 227 apartamentos turísticos ilegales que actúan en Pamplona, con 790 plazas en total. El 34% de ellos, que representan el 41,6% de las plazas no regladas, se ubica en el Casco Viejo.

Tras la aprobación de ayer, los apartamentos turísticos se incluyen dentro de la categoría de “uso eventual residencial”, categoría que engloba a todos los locales que ofertan alojamiento turístico: hoteles, pensiones, albergues u hostales.

limitar molestiasSe especifica que este tipo de locales se podrán ubicar en planta baja y en primera planta salvo en la zona centro (Casco Viejo y Ensanches), donde se ubicarían exclusivamente en la primera planta de los edificios (para minimizar las afecciones que el trasiego de personas ocasionan al resto del vecindario). Sí se contempla la posibilidad de alquilar habitaciones (que no el piso entero) como alojamiento eventual en viviendas a otras alturas siempre y cuando sean la residencia habitual de los ofertantes.

La regulación no afecta a los pisos de estudiantes o trabajadores foráneos. Finalmente, se completa con la previsión de que los pisos turísticos no reglados localizados actualmente en plantas superiores a la primera y que estén inscritos en el registro del Gobierno de Navarra (227), tendrían un plazo de 6 meses para regularizar su situación una vez entre en vigor la nueva normativa.

debate con acuerdoEn el turno de intervenciones, Abaurrea calificó la medida de preventiva y destacó la importancia de contar con esta normativa para no llegar a los problemas que existen en otras ciudades. El edil de EH Bildu abogó por un turismo sostenible y evitar que el vecindario del Casco Viejo sufra las consecuencias de no hacer nada como sucedió con la proliferación de locales de ocio en el barrio.

Enrique Maya (UPN) mostró su apoyo a la iniciativa, pero para no generar falsas expectativas rápidamente precisó que no está de acuerdo con la propuesta de distancias para el Casco Viejo, ya que en su opinión dificulta la implantación de nuevos hoteleros. Acabó señalando su sospecha de que detrás de esta iniciativa esté el rechazo al proyecto del hostel de Unzu, comentario que molestó a Abaurrea.

Armando Cuenca (Aranzadi) apoyó la regulación de los apartamentos turísticos por los problemas que pueden generar y por su relación con la subida de los precios del alquiler de la vivienda.

Por parte de Geroa Bai intervino Javier Leoz, quien planteó la regulación como necesaria y dijo que antes de detallar las condiciones finales habrá que esperar a los informes. Maite Esporrín (PSN) apoyó la medida, aunque consideró que el equipo de Gobierno se está poniendo la venda antes de la herida, mientras que Edurne Eguino (I-E) comentó que los datos aconsejan la regulación de la citada actividad viendo cómo se está desarrollando el fenómeno en otros lugares.