Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Los alcaldes de Odieta y Basaburua dicen que todo fue cosa de Ultzama

Soraluce, primer edil de Basaburua hasta 2007, revela que en las reuniones previas estaba el empresario Bezdicek

Sábado, 3 de Febrero de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Galería Noticia

“A mí la mierda no me asusta, pero sin planta de purines muchos turistas no vienen por el olor” “Entendíamos que el titular era Ultzama y ni siquiera contábamos con información explícita”

pamplona- La de Arantxa Martínez no fue la única comparecencia de la mañana, aunque sí la más larga. Con una hora de retraso sobre lo previsto por la cantidad de preguntas que formularon los grupos a la actual alcaldesa de Ultzama, llegó el turno del exalcalde de Basaburua hasta 2007, Ignacio Soraluce, y el actual primer edil de Odieta, Alberto Urdániz, quien lleva más de dos décadas al frente del pequeño municipio ultzamarra. El motivo por el que fueron convocados radica en que el proyecto se impulsó desde una mancomunidad formada por Ultzama, Basaburua y Odieta que nunca llegó a constituirse como tal, pero a través de la que se solicitaron varias ayudas públicas, que eran mayores si se pedían desde entidades mancomunadas. Soraluce y Urdániz comparecieron solos, muy tranquilos. Dijeron que ellos no tuvieron nada que ver en el proceso de creación de la mancomunidad, descargaron toda la responsabilidad y empeño en la iniciativa en el Ayuntamiento de Ultzama y se fueron con la conciencia tranquila de haber actuado de buena fe, por el bien de sus vecinos y sin conocer qué hacía o dejaba de hacer el Consistorio de Ultzama.

ignacio soraluce

Exalcalde de Basaburua

alberto urdániz

Alcalde de Odieta

El primero en someterse a las preguntas de la comisión fue el exalcalde de Basaburua hasta 2007, cuando lo dejó por haber terminado “muy quemado”. Soraluce, propietario de un restaurante, afirmó ser amigo personal de Patxi Pérez Arregui y defendió la puesta en marcha de la planta, que “mientras funcionó dio buen resultado”. Consideró que ese sistema, mientras duró, hacía que todo fuese bien. Una vez se volvió al sistema de balsas, precisó, volvieron los problemas entre ganaderos y empresarios del sector turístico, sobre todo por los olores. Lo expresó de manera directa, y muy gráfica: “A mí la mierda no me asusta: fui ganadero antes de tener árboles, sidrería y restaurante. Pero a la gente de la capital venir a la Suiza foral y encontrarse con esto pues echa para atrás. Incluso he tenido espantadas de la terraza”.

las reuniones de bezdicekAl margen de consideraciones particulares, Soraluce reveló un hecho importante: que en las reuniones con los ganaderos previas a la puesta en marcha del proyecto participaba también “el famoso empresario checo”, en referencia a Jiri Bezdicek. Sobre este extremo consideró que participaba “a título de técnico”, aunque no descartó que lo hiciese “también para vender su producto”. Bezdicek consiguió a través de Levenger, su empresa, la adjudicación del proyecto de la planta de biogás. - A.I.R.

Herramientas de Contenido