La movilidad sostenible es calidad de vida

Por Aritz Ayesa - Domingo, 4 de Febrero de 2018 - Actualizado a las 06:01h

cada día se aprecia una mayor sensibilización respecto al concepto de movilidad sostenible. Muchas ciudades y áreas metropolitanas planean alternativas al uso generalizado del coche particular para evitar los problemas medioambientales y sociales que ocasiona ese modelo de transporte. En la Comarca de Pamplona también estamos trabajando con este propósito.

El pasado mes de noviembre, en un acto celebrado en el Baluarte de Pamplona, la Mancomunidad de la Comarca de Pamplona presentó el Plan de Movilidad Urbana Sostenible para la Comarca de Pamplona (PMUSCP). El plan, en el que trabajan 18 ayuntamientos de la Comarca, el Gobierno de Navarra y la Mancomunidad, tiene como objetivo racionalizar el reparto modal en los desplazamientos de la comarca, reorientándolo hacia una movilidad que favorezca un desarrollo socialmente equilibrado, integrador y sostenible desde el punto de vista ambiental. En definitiva, a través de los cambios en la movilidad se pretende mejorar la calidad de vida en nuestra Comarca.

El PMUS apuesta de manera decidida por una movilidad sostenible que prioriza al peatón, a la bicicleta y al transporte público. El objetivo es conseguir que los desplazamientos no motorizados (peatones y ciclistas) lleguen a representar el 50% del total de los desplazamientos, que el uso del transporte colectivo se incremente hasta el 20% y que la utilización del vehículo privado se reduzca desde su cuota actual hasta el 30%.

Hay que recordar que el Plan de Movilidad Urbana sostenible va más allá del Transporte Urbano Comarcal y aborda diferentes facetas. El primer documento de trabajo del PMUS recoge 19 estrategias en las que se tratan cuestiones de urbanismo u ordenación del territorio, movilidad peatonal, movilidad ciclista, vehículo privado, ámbitos singulares (movilidad por estudios, trabajo o compras) y medidas transversales (información y coordinación de actuaciones previstas), además del citado transporte urbano.

En la misma jornada de noviembre dimos a conocer el proceso participativo ligado a este plan, una iniciativa por la que los impulsores del mismo nos comprometemos a escuchar, analizar, razonar y responder a todas las propuestas que lleguen a través de los canales habilitados para ello. Queremos construir este plan junto a la ciudadanía y a los colectivos interesados;para ello estamos desarrollando un proceso de participación amplio de toma de opinión, aportaciones y diagnóstico.

Desde el pasado mes de diciembre se ha realizado una sesión informativa y participativa en cada municipio perteneciente al ámbito del Transporte Urbano Comarcal. Estos días han comenzado las sesiones en los barrios de Pamplona. Tras estas sesiones territoriales la fase inicial del proceso participativo finalizará el 7 de marzo. En total se habrán realizado 35 sesiones en todos los municipios y barrios de Pamplona implicados en el plan. Por otra parte, las sesiones deliberativas darán comienzo en marzo y se extenderán hasta junio. Con todas las aportaciones al borrador del plan por parte de la ciudadanía y de agentes de interés se iniciará la fase de aprobación del mismo y redacción final por parte de las administraciones. Se trata, en resumen, de una apuesta ambiciosa en la que se ha dado prioridad al consenso político y administrativo, trabajando siempre con visión de futuro, ya que el plan abarca una década. Cuando el plan esté completado con las aportaciones de la ciudadanía, dispondremos de una base de trabajo para que cada entidad -ayuntamientos, Gobierno de Navarra y Mancomunidad-, sea capaz de tener una visión compartida y equilibrada junto con el resto de la Comarca.

El PMUS se está desarrollando sobre la base de un compromiso institucional, el Pacto por la Movilidad Sostenible, aprobado en febrero de 2017 por las mismas entidades públicas que ahora impulsan el plan. Además, más de 60 colectivos de interés participaron en la redacción del primer borrador del PMUS y en el diagnóstico del mismo.

Pero la apuesta con la que arrancó este plan deberá ser refrendada de nuevo cuando el plan esté ya finalizado: todo el camino recorrido nos lleva a una nueva apuesta política, a un compromiso político e institucional que exigirá un esfuerzo mantenido más allá de una legislatura, con una planificación que conjugue el corto, el medio y el largo plazo. Además, no hay que olvidar que el éxito de este plan requiere que pensemos en la Comarca de Pamplona en su conjunto: una visión que trascienda las demarcaciones geográficas y que permita trabajar con un objetivo común, independientemente del municipio o barrio en el que residamos, trabajemos o al que nos acerquemos. Nos encontramos ante una gran oportunidad de proyectar nuestro futuro. Si logramos racionalizar la movilidad, lograremos reducir la emisiones sonoras y contaminantes, lo que supondrá más salud para nuestra Comarca. Además, se limitará el tráfico y el aparcamiento de automóviles lo que hará posible recuperar espacio público para la vida social y comercial. También permitirá mejorar considerablemente la seguridad vial. Por ello, animo a la ciudadanía de Pamplona a que acuda a las sesiones participativas programadas en los barrios de la ciudad durante el mes de febrero. Independientemente de su lugar de residencia, cada persona puede acudir a la sesión que le resulte más adecuada. Igualmente quiero agradecer el interés de muchos vecinos y vecinas de la Comarca que ya nos han hecho llegar sus aportaciones sobre la movilidad.

Con el Plan de Movilidad Urbana Sostenible, entre todos y todas podemos conseguir una comarca más saludable y más justa desde una perspectiva medioambiental y social. Estamos, por tanto, ante una oportunidad para concebir y planificar el entorno en el que queremos vivir.

El autor es presidente de la Mancomunidad de la Comarca de Pamplona