Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Navarra avanza en la recuperación de la memoria de las víctimas de ETA, del franquismo y de otras violencias

Lidera en el Estado las medidas de recuperación de la Memoria Histórica del 36 y retirada de simbología fascista
El Ejecutivo ha creado la Oficina de Atención a las Víctimas del Terrorismo, a las que atiende sin equiparaciones
Trabaja con víctimas de la violencia política hasta ahora abandonadas y olvidadas

Ibai Fernandez - Domingo, 4 de Febrero de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Autoridades, en la inauguración de un monolito en el campo de concentración de Gurs.

Autoridades, en la inauguración de un monolito en el campo de concentración de Gurs. (UNAI BEROIZ)

Galería Noticia

Autoridades, en la inauguración de un monolito en el campo de concentración de Gurs.

Pamplona- Nunca es fácil contentar a todos, y menos en un tema tan sensible como la atención a las víctimas. Ya sean las de ETA, las del franquismo o las de otras violencias de motivación política. Siempre resulta complicado avanzar en la memoria y la convivencia sin dañar sensibilidades. Sobre todo si cualquier movimiento se intenta desacreditar desde el interés partidista en busca de un beneficio electoral. Un terreno difícil pero en el que poco a poco el Gobierno Navarra avanza en su intento de cerrar heridas antiguas y recientes, todas ellas profundas, y muchas de las cuales todavía siguen abiertas. Desde la memoria, la justicia y la reparación, y con el fomento de una cultura de convivencia que permita al conjunto de la sociedad seguir adelante sin olvidar el pasado. El difícil equilibrio entre la mirada al futuro y la reparación del dolor del pasado.

Es el reto que asumió la dirección general de Paz y Convivencia que dirige Álvaro Baraibar. Un área creada esta legislatura para ofrecer una política de atención integral y específica a todas las víctimas, porque hasta ahora no había un departamento que asumiera directamente la labor institucional en esta materia. La dirección general basa su trabajo desde la premisa de que cada persona tiene “su propio contexto victimológico”. Por lo que toda labor se debe realizar “sin comparaciones, compensaciones ni diluciones de ningún tipo, analizando la dimensión real que cada contexto violento ha tenido en nuestra historia reciente”.

Para ello, ha dividido su trabajo en tres áreas distintas: la atención a las víctimas de ETA, la recuperación de la Memoria Histórica y la atención a las víctimas de violencia de motivación política. Tres ámbitos que trabaja por separado con el objetivo de “promover una cultura de paz y convivencia que promueva activamente el respeto a los derechos humanos”.

Navarra se ha convertido así en una referencia institucional pionera en la recuperación de la Memoria Histórica, desarrollando la ley de reconocimiento y reparación de las víctimas del 36, aparcada prácticamente desde su aprobación en 2007. Y ha elaborado un programa de exhumaciones que ha permitido recuperar los restos de 58 personas desaparecidas durante 80 años e identificar a 21, al tiempo que trabaja en la eliminación de toda la simbología franquista.

El Gobierno también se ha centrado en el ámbito de la memoria reciente, mucho más sensible por su cercanía en el tiempo, y que trabaja desde la Oficina de Atención a las Víctimas, creada expresamente esta legislatura. Una estructura de Gobierno cuyo objetivo es atender de forma específica a los heridos y familiares de asesinados, y dar respuesta al deber institucional de memoria con las víctimas del terrorismo.

El caso de las víctimas de ETA, durante 2016 la oficina se centró en las víctimas mortales de ETA, y en 2017 lo ha extendido a personas que resultaron heridas, que hasta ahora habían estado más desatendidas. Para ello, ha elaborado tres informes con los que documentar las personas fallecidas, los heridos y secuestrados, así como la situación en la que se encuentran los atentados no resueltos. El Gobierno ha participado además en diversos actos de homenaje y memoria, ha organizado jornadas de estudio, colaborando con la AVT en una sesión que tendrá lugar este lunes, y prevé organizar un acto de homenaje el próximo 10 de marzo.

Respecto a las víctimas de motivación política, el Ejecutivo realizó un acto de reconocimiento y reparación de carácter genérico, y ha promovido estudios universitarios

con los que documentar sucesos como las muertes de Germán Rodríguez o Gladys del Estal. Un trabajo que sin embargo se está encontrando con la dificultad que implica el recurso interpuesto por el Gobierno del PP a la ley navarra que reconoce a las otras víctimas, y que le impide desarrollar determinadas actividades.

Un contexto complejo en el que se mezclan heridas del pasado con intereses políticos, pero en el que el área que gestiona Baraibar intenta transitar con el menor ruido posible, evitando polémicas y tratando de forma individualizada a cada víctima para evitar equiparaciones o comparaciones. Un trabajo que empieza a ver sus frutos con hechos concretos, pero que seguramente no será reconocido hasta que el ruido político deje analizarlo con perspectiva.