Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Los hosteleros temen que el cierre pueda afectar a los visitantes de un día

Profesionales de los gremios coinciden en que el perjuicio puede ser puntual y para los turistas de una jornada

Domingo, 4 de Febrero de 2018 - Actualizado a las 06:01h

“No afectará al que venga para una semana, pero sí a los que hayan pensado acercarse para pasar el día” “Ayudar seguro que no nos va a ayudar y los visitantes desde Pamplona se lo van a pensar dos veces”

elizondo- Los profesionales de los gremios de hostelería, en concreto a los restaurantes, bares y cafeterías y al comercio, estiman que la clausura de los túneles de Belate y de Almandoz pueden afectar de forma negativa al turismo de un día, a quienes se encuentren alojados en Pamplona y proyecten acercarse a los pueblos de la cuenca del Bidasoa a conocerlos y pasar una jornada, pero que no tendrá gran incidencia entre los que acudan a pasar un periodo mayor. “La afluencia turística está asentada en la época veraniega y va a más de forma progresiva, y no creemos que esta circunstancia vaya a tener mayor repercusión”, manifiestan.

Esa es la opinión generalizada y la de Marijoxe Iparragirre, familiar de la casa rural Urruxka en Beartzun de Elizondo, una de las mejor valoradas y de las pioneras de esta modalidad turística y gerente de otras, el cierre de los túneles “no tiene porqué afectar a quienes vengan para una semana pero sí a los que hayan pensado acercarse a pasar el día”. “Una vez pasado Belate, todas las vías de comunicación de la comarca son buenas y en ese sentido aquí no van a encontrar ningún problema”, afirma convencida.

De idéntica manera opina Mikel Albisu, titular del albergue Orbela Aterpea de Beintza Labaien y presidente hasta hace unos días de la Asociación de Turismo de Baztan Bidasoa a quien ha sustituido en el cargo el etxalartarra Patxiku Irisarri. “El que piensa en venir a pasar un día es posible que se lo piense según como vayan transcurriendo los acontecimientos, pero a los visitantes de más larga duración no creo que les suponga mayor trastorno”, afirma.

marijoxe iparragirre

Presidenta de las Casas Rurales

Rubén Gárate

Cocinero del restaurante Olari de Irurita

En lo que sí considera es en que se adopten “las máximas medidas de vigilancia y de seguridad y en el caso de que surjan problemas, como puede ser el cruce en la carretera de un camión de gran tonelaje, se resuelva la incidencia con la mayor brevedad posible”. Mikel Albisu, que es también geógrafo de profesión, autor de varias publicaciones y folletos, “podría tener una influencia negativa entre clientes de hoteles de Pamplona a la hora de programar una visita a la comarca, pero esa es una cuestión que habrá que ir viendo y valorando”.

Por su parte, Rubén Gárate, cocinero del Olari de Irurita, uno de losmás acreditados restaurantes de la cuenca del Bidasoa, opina que “está claro que ayudar, seguro que no va a ayudar”, aunque limita igualmente las molestias que puedan surgir a los visitantes de un día que quizás se lo van a pensar dos veces. En cualquier caso comenta que “si hay que hacerlo, habrá que hacerlo” (el cierre y mejora de los túneles) y que, en definitiva, ya ha ocurrido en otras ocasiones y tampoco ha supuesto un problema mayor.

La clausura de los túneles está claro que va a ser negativa o tener alguna incidencia tanto para los que quieran venir como para los que tengan que desplazarse a Pamplona. “Por supuesto”, comenta la empleada de una muy conocida pastelería, famosa por su elaboración del codiciado chocolate de Elizondo “si se empiezan a registrar retenciones exageradas, me lo pensaría y optaría por desplazarme a Irún o San Sebastián, pero tampoco vamos a adelantar acontecimientos”.

La realidad es que los habitantes de la comarca y usuarios de la carretera N-121-A para desplazarse a Pamplona, ya han conocido, y sufrido, un más que elevado número de cierres de los túneles por distintos acontecimientos. En ocasiones por defectos de construcción y en otras por accidentes en el interior de los túneles “no es una novedad y ya estamos más que curados de espanto”, es la impresión general y la factura por una obra mal hecha. - L.M.S.

Herramientas de Contenido