Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Porteros, en primera línea ante el conflicto

El personal que controla los accesos de locales colabora con las policías para intentar evitar altercados

Un reportaje de Jesús Morales. Fotografía Unai Beroiz - Domingo, 4 de Febrero de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Un portero controla el acceso.

Un portero controla el acceso.

Galería Noticia

Un portero controla el acceso.

la colaboración del personal que controla los accesos a las discotecas con los cuerpos policiales resulta de gran importancia para atajar los problemas que puedan suscitarse en ellas. “Los porteros y el personal de seguridad son los que primero actúan cuando se produce algún incidente de baja o media intensidad, es decir, aquellos que empiezan con una discusión entre dos o tres personas, con algún empujón, sin proyección de patadas o puñetazos, sin esgrimir armas. Esos casos se resuelven separando a las personas y sacándolas del local. Lo indicado es que la seguridad privada actúa dentro y la policía, fuera”, explica el subinspector de la Policía Foral, Richard Aldave .

Carlos Amorín es el jefe de seguridad de la discoteca ubicada en Villava, en cuyos aledaños se han producido múltiples incidentes en los últimos años. Él mismo ha tenido que intervenir para mediar en peleas. “El caso habitual es el de algún cliente o clientes que causan problemas en el interior de la sala. En esos casos, los porteros actúan reduciendo a estas personas y sacándolas al exterior. El objetivo es garantizar la seguridad del resto de los clientes”.

Una vez en el exterior, y aunque no es responsabilidad suya, el personal de la discoteca ha tenido que actuar para impedir agresiones o retener a autores de lesiones. “Cuando hay algún incidente, alertamos a la Policía con la mayor celeridad posible. Mientras tanto, valoramos la situación y vemos si alguna persona está en situación de riesgo, hemos tenido que meternos por medio y yo, y algún otro compañero, hemos sido agredidos y lesionados”, afirma.

Amorín, que preside la Asociación Foral de Porteros (Asforp), reivindica la labor que realizan los trabajadores del sector y en ese sentido defiende la necesidad de profesionalizarlo. En ese sentido, recuerda que está pendiente de aplicar el Decreto Foral, que data del año 2011, que regula al personal de control de accesos. “Es algo que aún no está funcionando. No se han hecho las convocatorias para habilitar a los trabajadores y aún sigue habiendo personas en la noche que no cuentan con la capacidad necesaria, incluso con antecedentes penales, algo que impide la normativa”.

En el Casco Viejo de Pamplona, los locales con portero siguen siendo minoría, pero su colaboración con la Policía Municipal es estrecha. También algunos han llegado a ser agredidos por clientes, incluso con armas blancas. “Entre nuestras funciones está impedir que accedan personas en malas condiciones porque pueden generar problemas y en cuanto observamos algún incidente, alertamos a la Policía”, señala un trabajador, que advierte de que “es cierto que aún hay muchos locales sin portero que dejan sacar vasos de cristal, lo que puede ser un peligro y está prohibido”.

Últimas Noticias Multimedia