Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Skolae: la igualdad en el centro de la educación

Por Pilar Mayo - Domingo, 4 de Febrero de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Galería Noticia

Carta de despedida al machista que hay en mí, Derribando mitos amorosos, La riqueza de la diversidad sexual, son algunas de las más de 200 propuestas didácticas de los itinerarios coeducativos Skolae, el programa piloto que se desarrolla en Navarra para integrar la coeducación en las aulas.

Su horizonte es acompañar a niñas y niños en el aprendizaje de múltiples competencias individuales y colectivas, para construir la capacidad de elegir el proyecto vital propio, desde la libertad y la diversidad, sin condicionantes de género, aprendiendo a ver y luchar contra las desigualdades y a ejercer su derecho a la igualdad en su cultura, religión, clase social, situación funcional, etc.

Pero vayan por delante nuestros acuerdos de partida.

Uno de ellos es la clara conciencia de que la igualdad entre mujeres y hombres, entre niñas y niños no está conseguida. Vale, hay cosas que están cambiando, pero no les confunda este espejismo porque sin ese acuerdo básico, no podremos seguir. Permítanse una parada, miren alrededor y analicen sin trampas.

Mejores resultados académicos de las chicas que no se corresponden con su dificultad para acceder a determinados trabajos y puestos, elecciones profesionales sesgadas, brecha salarial, difícil acceso al poder y a la toma de decisiones, violencia e inseguridad, cuidados no compartidos y una sociedad que atrapa a chicas y chicos alejándoles de su desarrollo libre y diverso.

Nadie conscientemente educa en la desigualdad, ¡faltaría más!, pero ésta se cuela en las estructuras del sistema patriarcal y se perpetúa a través de los medios de comunicación, la familia, los grupos de iguales y también la escuela. El profesorado además de contenidos, transmite valores, modelos y marcos de referencia vitales: un eslabón más de la socialización de género que limita opciones y otorga beneficios, según seas niña o niño. Hoy con sustanciales variaciones de forma y contexto, pero con el mismo resultado: neomachismos que generan la misma desigualdad. Y eliminarla exige cambios estructurales, profundos y complejos, más allá de reivindicaciones puntuales necesarias pero no suficientes.

La comunidad educativa debe revisar contenidos y valores para eliminar la desigualdad escondida en los entresijos del sistema educativo, familiar y social.

La competencia de vivir en igualdad es una conquista de largo recorrido y la coeducación es la filosofía que lo sustenta: acompañar a que cada niña y cada niño sea como, y lo que quiera ser, sin condicionantes de género.

Skolae propone a la comunidad educativa una estrategia coordinada, un itinerario-marco de aprendizaje para la autonomía, los cuidados, la conciencia de la desigualdad, el compromiso con el cambio, la sexualidad, la prevención de la violencia, el empoderamiento y la participación. Tutorías y orientaciones didácticas, un plan de formación y coordinación abierta con las familias y su entorno. Pero el gran valor del programa es el compromiso docente y de los equipos impulsores que garantizan la progresión coeducadora para todas las aulas.

Será clave la existencia de una persona coordinadora de coeducación en cada centro, pero en Skolae la auténtica responsabilidad coeducadora reside en cada docente, que cada día en su aula decide promover la igualdad o mirar para otro lado porque “no hay tiempo, a mí no me toca, yo soy de literatura…”. Nuestro alumnado será capaz de construir colectivamente desde la igualdad nuevas formas de relación en la diversidad, nuevos modelos de belleza, de masculinidad, de cuidados o de sexualidades además de aprender contenidos más justos con las mujeres aún desaparecidas de los libros de texto.

Desplegaremos progresivamente Skolae porque educar en la igualdad sigue siendo necesario y de ello daremos cuentas. Habremos situado desde el comienzo la igualdad en el centro mismo de la educación, en cada familia, cada centro, cada docente y cada grupo de aula.

Y comparto con ustedes la satisfacción y la emoción por formar parte de un proyecto de una talla inusual, único en el estado, integrado en el corazón del sistema educativo y siguiendo el camino abierto por tantas docentes feministas que nos han precedido.La autora es jefa de la Sección de Igualdad y Convivencia del Departamento de Educación