Dueños de apartamentos turísticos destacan su papel como revitalizadores del Casco Antiguo

Aplauden una regulación, pero recuerdan que en Pamplona solo hay un 2% de pisos
Apuestan por la convivencia con los vecinos

Marivi Salvo Mikel Saiz - Domingo, 4 de Febrero de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Odei Olalde, secretario de Aparturna;Stephanie Mutsaerts y Virginia Pezonaga, en uno de los apartamentos.

Odei Olalde, secretario de Aparturna;Stephanie Mutsaerts y Virginia Pezonaga, en uno de los apartamentos. (MIKEL SAIZ)

Galería Noticia

Odei Olalde, secretario de Aparturna;Stephanie Mutsaerts y Virginia Pezonaga, en uno de los apartamentos.

“Al inquilino se le dan unas normas;nunca han dado ningún problema a los vecinos” “Regular sí, y somos partidarios, pero hay que permitir que crezca el sector” “Queremos convertir la figura de los pisos turísticos en la casa rural de la ciudad”

Pamplona- Se instalan en viviendas vacías de la ciudad, muchas de ellas incluso en zonas degradadas, y sus propietarios ponen en valor los viejos inmuebles, rehabilitándolos y acondicionándolos para el uso turístico. Pisos que no consiguen encontrar comprador, porque no tienen ascensor o están en zonas que no gustan, por ejemplo, encuentran así una segunda oportunidad. Se calcula que en Pamplona, según datos de noviembre de 2017, hay censados 149 apartamentos turísticos legales, con un total de 936 plazas, aunque hay detectada una oferta ilegal de 227 alojamientos (81 de los cuales, el 34% de la oferta, y unas 329 plazas, estaría en el Casco Viejo).

Dueños de pisos turísticos de Iruña que el año pasado crearon la Asociación de Apartamentos Turísticos de Navarra (Aparturna/Naparture) quieren destacar el importante papel que este tipo de negocios pueden llegar a jugar como elementos revitalizadores del Casco Viejo de Pamplona. De la misma forma, el colectivo nace para dignificar el sector, y “ayudar a los apartamentos turísticos a consolidarse como un producto sostenible y de calidad”.

Ahora, el Ayuntamiento de Pamplona quiere regularizarlos, para evitar que a futuro su desarrollo pueda ser un problema en la ciudad (como ha ocurrido en Barcelona o en la vecina Donosti), y algunos de los propietarios de estos alojamientos ya plantean sus sugerencias. Porque “no se puede aplicar una normativa como la de Donostia-San Sebastián en una ciudad como Pamplona, donde solo hay un 2% de pisos utilizados por apartamentos turísticos”, mientras que en el barrio Gótico de Barcelona el porcentaje es del 58%. Según señalan, era necesario una regulación de un sector donde había mucho intrusismo, pero hay que hacerlo bien: “Hay que regular, sí, pero también permitir que crezca el sector”. Quien habla es Odei Olalde, secretario de Aparturna, asociación que se constituyó antes incluso de que el Ayuntamiento anunciara una nueva normativa y agrupa ya a una docena de alojamientos de Pamplona. “Entonces ni sabíamos que se iba a lanzar una propuesta de regulación, pero en el sector ya había voluntad por desarrollar una normativa, sobre todo porque habíamos detectado

Entre los asociados se encuentra Virginia Pezonaga, pamplonesa de 42 años y tres hijos, quien comenzó en el mundo de los alojamientos turísticos en diciembre de 2016, tras adquirir una vivienda en la calle Mañueta. Se trata de un primer piso, con capacidad para tres personas, que reformó de arriba a abajo y que desde que puso en marcha como apartamento para turistas “ha estado ocupado” prácticamente todos los fines de semana. Virginia tuvo claro el uso de esta vivienda y desde el primer momento lo dio de alta en el registro del Gobierno de Navarra (web centerpamplona), un trámite para el que el apartamento debe cumplir una serie de requisitos: “No vale cualquier vivienda para piso turístico, tiene que tener unas medidas determinadas, contar con la cédula de habitabilidad..., y hay que realizar otros trámites, como señalar en planos las salidas de emergencia, disponer de extintores...”. Desde febrero de 2017, su preciosa vivienda ya se alquila en las redes: “San Fermín tiene demanda, pero también agosto, Semana Santa, septiembre... ¿Qué perfil de clientes? En su mayor parte son familias con hijos y gente del Camino de Santiago”.

La figura del apartamento turístico es una alternativa en creciente demanda, que propietarios como Virginia Pezonaga -que como turista también ha recurrido a ellos en sus vacaciones- quieren poner en valor: “Los turistas que recibo buscan la comodidad de estar independientes, sin los horarios de un hotel, y tienen la ventaja de que se pueden preparar el desayuno, por ejemplo, o retirarse pronto y hacerse la cena”, detalla y añade que “desde Aparturna apostamos por dignificar este tipo de alojamientos, que nuestros inquilinos se sientan un vecino más de la comunidad”, considera.

PROHIBIDO fiestasUno de los requisitos del alojamiento turístico de Virginia Pezonaga es que sus inquilinos deben respetar a los vecinos (el bloque es de 4 alturas) y, según señala, “nunca he tenido ningún problema”. Así, al llegar, “se encuentran con unas normas que considero básicas”, y si hay problemas, “mis vecinos tienen mi teléfono para llamarme;la expulsión sería inmediata”.

En la misma línea, aunque con una estrategia turística mucho más desarrollada, la empresaria canadiense Stephanie Mutsaerts defiende que “cuando son muchos, les doy una charla amable y les explico que hay que cuidar a los vecinos;no hacer ruido por las escaleras...”. Y “jamás en la casa hay una fiesta”, explica Sthephanie, quien recuerda que gracias a las alarmas de su apartamento de la calle Zapatería y a que sus inquilinos, 9 chavales, se despertaron y alertaron a los vecinos, se evitó una desgracia en el incendio que ocurrió debajo de su apartamento el año pasado.

Stephanie recaló en Pamplona en 1996, hace más de 20 años, y la aventura, que primero empezó con la compra de un apartamento en la calle Tejería, 7 se ha convertido en toda una empresa (heartofpamplona.com) de pisos turísticos con 5 alojamientos y 20 plazas en total. Porque, después del de Tejería, ha ido adquiriendo inmuebles en calle Zapatería, 42;Zapatería, 58 (éste con 4 habitaciones), Nueva, 27) y Bajada de Javier, 9, ahora en construcción. De hecho, Sthephanie, profesora en la UPNA, ha pedido un permiso laboral de 4 años para dedicarse al turismo. “Este mundo es divertido, encaja con mi manera de ser y, además, ¡Navarra es tan bella para enseñarla!”, defiende esta empresaria turística, que se confiesa además una apasionada del interiorismo. “Me encanta crear espacios con estilo y que los inquilinos se sientan como en su hogar”. Todo una empresa turística, porque en estas dos décadas, la oferta de Stephanie Mutsaerts se ha multiplicado cualitativamente y, además del alojamiento, ha creado todo un paquete de servicios dirigido a los turistas (www.northernspain.travel), para cuya gestión Stephanie cuenta con el arquitecto Odei Olalde, que se ha convertido en su mano derecha.

Empresarios que preparan con mimo sus pisos y que “se implican en la comunidad, y eso en el Casco Viejo hace falta”. Así, Odei Olalde recuerda al Ayuntamiento que estos propietarios participan en la rehabilitación de las viviendas del Casco Viejo. “Yo lo compré en el 2016, y sabía que había prevista una reforma del portal con ascensor. Y gracias a que participo, se va a hacer, porque yo también quiero ofrecer un servicio de calidad”, añade Pezonaga.

DAR SALIDA A PISOS VACÍOS En este sentido, Olalde recuerda que en el Casco Viejo hay cientos de pisos vacíos “que no tienen un potencial de vivienda habitual, con difícil reforma o en zonas que para un turista son accesibles porque quiere estar en el Casco Viejo pero para un ciudadano habitual no se venden”, por lo que “los apartamentos turísticos ofrecen una posibilidad, y pueden ser una herramienta, de recolonizar ciertas partes del Casco Viejo que están bastante degradadas”, del estilo de la zona de Descalzos, Jarauta... Aunque, esto no significa “llenar estas zonas de apartamentos turísticos”, añade Olalde, porque “nuestra propuesta al Ayuntamiento podría ir más destinada a que solo hubiera un apartamento turístico por portal”, porque “si son hogares, o queremos ofrecer hogares, no tiene sentido que haya tres apartamentos turísticos en un bloque”. En la misma línea, Stephanie añade que “buscamos un modelo de turismo nuevo”, en el sentido de convertir la figura de los apartamentos turísticos en “la casa rural de la ciudad”, hogares para que el turista disfrute de las ciudades.

la asociación

Aparturna

Para un servicio turístico de calidad

Promover la figura de apartamento turístico. Aparturna/Naparture, la Asociación de Apartamentos turísticos, se ha constituido para “promover y fomentar” este tipo de turismo urbano, y consolidar este servicio como “una alternativa turística sólida para las ciudades “.

Interlocutor de la Administración y de las comunidades vecinales. La asociación se ofrece como interlocutor ante las administraciones de cara a desarrollar una normativa satisfactoria. Además, para

mediar entre sus socios y comunidades de vecinos en posibles conflictos.

¿Cómo asociarse? Para propietarios interesados en ser socios, contactar con Aparturna/Naparture en www.aparturnaparture.com (aparturnaparture@gmail.com).

La oferta legal

149

Apartamentos turísticos regulados hay cuantificados en este momento en Pamplona, con 936 plazas.

La oferta ilegal

227

Apartamentos (790 plazas) que se ofertan en las redes no están regulados. Los ilegales se ubican en mayor parte en Casco Viejo (81) y Ensanches (35 pisos)