“He tirado como si no hubiera un mañana”

iván acereda el fiterano consiguió el triunfo tras imponer un fuerte ritmo a sus rivales

Fermín Pérez-Nievas - Lunes, 5 de Febrero de 2018 - Actualizado a las 06:02h

Iván Acereda aprieta los puños poco antes de entrar en meta.

Iván Acereda aprieta los puños poco antes de entrar en meta.

Galería Noticia

Iván Acereda aprieta los puños poco antes de entrar en meta.

tudela- El gesto con el que Iván Acereda apretó los puños al cruzar la meta era la muestra más clara de la entrega y la ilusión que había volcado el de Fitero en esta prueba. Era su tercer campeonato navarro de cross largo pero corría en casa y todos los suyos se habían desperdigado por el recorrido para animarlo. La estrategia era clara, salir a muerte desde el principio para aprovechar el posible cansancio de su más directo rival, Javier Nagore. Sólo Antonio Etxeberria pudo seguir durante una vuelta su estela. “Sabía que el circuito era bastante duro y que castiga mucho al atleta, pero si intentas romper la carrera, tienes suerte y te acompañan las fuerzas tiene una oportunidad. He hecho un carrerón, he ido cuatro vueltas y media solo tirando como si no hubiera un mañana, Mucha gente había venido a verme y eso ayuda”, explicó.

Así, la intención en cuanto tomaran la primera cuesta era evidente, máxime conociendo la velocidad del atleta del Ardoi. “Sabíamos que Nagore venía de correr un 3.000 ayer (por el sábado) y hemos salido a morir al principio y castigarle. No se podía hacer una carrera fácil porque si llegas al final con él te gana, así que he intentado endurecer la carrera desde el principio y poner un ritmo que nadie pudiera mantener”.

Las vueltas iban pasando y la distancia se incrementó hasta la tercera vuelta y ahí, el atleta del Grupompleo volvió a tirar de estrategia, algo en lo que se maneja bien a sus 26 años y solo dos en el mundo del atletismo federado. “Iba controlando en las cuestas arriba y frenaba en las cuestas abajo. Me quedaba aún fuerzas para un cambio de ritmo por si acaso”. Pese al frío y a la lluvia, se mostró muy seguro de si mismo, “el cross tiene que ser así, barro, lluvia y frío, cuanto más, mejor”.

“La verdad es que he hecho un carrerón, he ido cuatro vueltas y media tirando solo”

iván acereda

Campeón Navarro Cross Largo 2018

“Lo he dado todo y al final de la carrera he tirado, algo que no suelo hacer”

ama

Después de cuatro meses lesionado, su puesta a punto no ha podido ser mejor y las siguientes citas a las que se presentará serán el campeonato de España por clubes y el autonómico en Gijón y Mérida, respectivamente, además del Campeonato Ibérico de 10.000 metros en pista que se celebrará en Portugal.

“ha sido muy duro”A sus 31 años, Amaia Melero está consagrándose como una de las atletas más prometedoras del panorama foral. Segunda en el Campeonato del Cross Corto de Estella y ahora Campeona del Largo salía también de una importante lesión sufrida en el verano. Era la primera ocasión en que pisaba el suelo del circuito tudelano del que ya le habían hablado, tanto su hermana (Maitane Melero que no acudió a la cita por estar preparando otras pruebas) como otros compañeros, “mucha gente me había comentado de la dureza de este circuito y decían que algunos se quedaban incluso sentados en las cuestas”, decía con una sonrisa a la llegada.

Al igual que en el caso de Acereda, era su primer título y lo logró pese a ser segunda después de una meteórica Aicha Bani que sacó 1 minuto y 33 segundos a la segunda en 9.700 metros y pese a ello más parecía que estaba entrenando. Al no poder ser aspirante al Campeonato Navarro (por problemas de nacionalidad, aunque si puntúa por equipos), sus perseguidoras se olvidaron de ella, no se cebaron en su persecución y prefirieron centrase en la lucha entre ellas ya que como señaló Melero “Aicha iba muy rápida y no llegábamos de ninguna manera, iba ahogada”.

Pese a ello la prueba femenina fue muy rápida y la atleta del Ardoi comenzó siguiendo la estela de Vanesa Pacha y de Ana Llorens que tiraron en las dos primeras vueltas de un grupo de cinco de la que pronto se destacaron Melero y Pacha. “Ha sido superduro porque iban todas muy rápido”, explicó la campeona navarra. Pero su espera terminó y en la última vuelta vio la oportunidad de atacar “en la última cuesta, cuando me he dicho lo intento y si no que me pase. Lo he dado y al final he tirado, algo que, la verdad, no lo suelo hacer”.

El esfuerzo tuvo su premio y en la línea de meta sacó 12 segundos a la veterana Pacha que llegó extenuada. En su primer examen en Santa Quiteria, pasado con nota, veía el terreno “en buenas condiciones, pero es verdad que es muy duro para las piernas y las cuestas fuertes”. Los dos debutantes en el podio han puesto en su nombre en ese plantel de cinco o seis corredores que aspiran siempre a estar en el grupo de cabeza y representan sabia nueva en el palmarés del cross navarro.

Últimas Noticias Multimedia