La selección unificada de Corea debuta sobre el hielo

hockey prepara los juegos de invierno que empiezan el día 9 en pyeongchang

Lunes, 5 de Febrero de 2018 - Actualizado a las 06:02h

incheon- Con un lleno absoluto, enorme expectación y sonadas protestas, el equipo femenino de hockey hielo unificado de las dos Coreas jugó ayer su primer partido antes de los Juegos Olímpicos de invierno de PyeongChang 2018, una histórica cita que busca acercar a dos países en guerra.

El estadio Seonhak de Incheon (al oeste de Seúl) tuvo lleno absoluto para presenciar el único amistoso de preparación antes de los Juegos, en el que la escuadra intercoreana perdió por 3-1 ante la de Suecia, aunque el resultado fuera lo de menos.

Su debut levantó una enorme expectación por lo simbólico que resulta para dos países divididos desde 1945, envueltos después en una guerra fratricida que se cerró con un alto el fuego (no un tratado de paz) y enfrascados ahora en una profunda crisis a cuenta del programa nuclear norcoreano.

También porque un equipo intercoreano no disputaba un partido internacional desde junio de 1991, cuando la Corea unificada cayó ante Brasil en el Mundial sub-20 de fútbol de Portugal.

Ahora, casi 27 años después, las dos Coreas vuelven a jugar juntas gracias a los acuerdos alcanzados en enero entre ambos países para lograr la participación norcoreana en los Juegos de Invierno que se celebran en el condado surcoreano de PyeongChang a partir del 9 de febrero.

Pero ni Pak Chol-ho, técnico que ha viajado al Sur con las 12 jugadoras norcoreanas del equipo unificado, ni Jong Su-hyon, una de las norteñas que debutaron este domingo, parecieron mostraron entusiasmo alguno al respecto.

En la rueda de prensa posterior al partido no aceptaron preguntas y abandonaron la sala tras decir que el equipo unificado “puede jugar bien si se emplea a fondo”, en una muestra de que el régimen norcoreano está dispuesto a limitar al máximo la exposición de sus deportistas a los medios durante los Juegos.

En todo caso, el gobierno de Seúl está convencido de que la participación norcoreana en PyeongChang 2018, donde ambos países también desfilarán juntos en la inauguración, puede ayudar a rebajar la tensión y a facilitar el acercamiento. - Efe